[metroimage ids=”38-248835,38-248838,38-248842,38-248845,38-248848,38-248852,38-248855,38-248859,38-248862,38-248866,38-248873,38-248877,38-248882,38-248886,38-248887,38-248890,38-248894,38-248896,38-248897,38-248898,38-248899,38-248900,38-248901,38-248902,38-248903,38-248906,38-248909,38-248910″ imagesize=”large”]

Review Sony VAIO Duo 13 [FW Labs]

¿Es un tablet? ¿Es un notebook? ¡No! Es un Sony VAIO Duo 13.

Apostando nuevamente por los portátiles híbridos o convertibles, Sony trae el VAIO Duo 13 para quienes desean la portabilidad y comodidad de una tableta junto a las prestaciones técnicas de un notebook, gracias a un diseño con pantalla que se acuesta sobre el teclado en forma horizontal y un perfil delgado con bajo peso.

Por el “lado notebook”, encontramos un procesador Intel Core i5 y 8GB de memoria RAM, pareciendo a simple vista una oferta que mezcla de manera perfecta portabilidad y prestaciones técnicas. ¿Será tan así?

Especificaciones

  • Modelo: Sony VAIO Duo SVD13215CLB.
  • Disponibilidad y precio: Aproximadamente USD$1.800 en países de América Latina.
  • Procesador central (CPU): Intel Core i5 ULV 4200U, generación Haswell lanzado a mediados del año 2013, con dos núcleos físicos corriendo a 1,6GHz que escalan a 2,6GHz cuando están bajo carga. Soporta tecnología HyperThreading (para mover dos hilos de procesamiento en cada núcleo), resultando en un total de cuatro procesos simultáneos. Tiene 3MB de memoria cache y está hecho bajo un proceso de manufactura a 22nm.
  • Chip gráfico (GPU): Intel HD Graphics 4400 corriendo a 200MHz base que escalan a 1GHz bajo carga.
  • Memoria RAM: 8GB (2 x 4GB) DDR3 corriendo a 1600MHz.
  • Almacenamiento: Unidad de estado sólido (SSD) de 128GB.
  • Pantalla: 13,3 pulgadas, resolución de 1920 x 1080 pixeles (Full HD), de retroiluminación LED.
  • Conectividad: Lector de tarjetas SD, 2 puertos USB 3.0, salida de video HDMI, Bluetooth 4.0, WiFi 802.11a/b/g/n, tecnología NFC.
  • Batería: Iones de litio de 6 celdas.
  • Dimensiones y peso: 33 cm de ancho, 21 cm de fondo y 2 cm de espesor. 1,3 kg de peso.
  • Otros: Cámara web delantera (2Mpx) y micrófono integrados. Cámara trasera de 8Mpx. Pantalla táctil (incluye lápiz Stylus). No tiene lector de unidades ópticas CD/DVD.
  • Software pre-instalado: Microsoft Windows 8 Pro Single Language, ArtRage Studio Pro 3.5, Music by Sony, PlayMemories Home, Album by Sony, ArcSoft Camera for VAIO, Note Anytime for VAIO, CamScanner, VAIO Gesture Control, VAIO Care, Servicio Antirrobo Intel, Adobe Reader, Microsoft Office (sin licencia), Kaspersky Internet Security 2013 (licencia de 30 días).

Diseño físico y pantalla

Cuesta encontrar una definición para el formato que presenta el Sony VAIO Duo 13, y quizás la compañía le acierta al denominar este modelo bajo el apelativo de “Duo”, ya que a primera vista todo indica que la intención de Sony es entregar una tableta que puede “transformarse” en un notebook convencional, gracias a una pantalla que se acuesta en forma horizontal o bien se levanta para revelar el teclado físico y trackpad que se esconden bajo el capó.

La transformación es simple: un movimiento de “levantar solapa” al borde de la pantalla y ya sacamos a relucir el teclado dejando la pantalla casi vertical, lo que sirve a la hora de trabajar con textos largos u otras labores que requieran teclas “de verdad” y no los teclados virtuales que se manejan a través de la pantalla táctil.

La idea es buena, sin embargo, en términos de diseño los 2 centímetros de grosor y los 1,3kg de peso no contribuyen a la definición de este aparato como “tableta”, ya que a pesar de lucir como una de ellas cuando la pantalla está acostada sobre el teclado, sus dimensiones incomodan a la hora de sostener el dispositivo con una sola mano o simplemente comparar con tabletas “de verdad” en el mercado.

Lo bueno es que la calidad de fabricación en términos de materiales y firmeza es excelente. El cuerpo que sostiene la estructura del VAIO Duo es tan rígido como en la mejor tableta, algo de especial cuidado si tomamos en consideración que para desplegar la pantalla en cualquiera de sus dos posiciones, debemos tomar desde algún borde al equipo y empujarlo con un poco de fuerza, algo que produce quiebres y sonidos molestos en modelos de PCs baratos. Este no es el caso.

Otro aspecto que devela la buena calidad del equipo es su pantalla. Porque no sólo es táctil capacitiva (claro está, Sony quiere que pensemos que estamos frente a una tableta…), sino que además es Full HD con resolución de 1920 x 1080 pixeles, lo que en 13,3 pulgadas (que son más anchas que altas de lo usual) resulta en pixeles casi indistinguibles unos de otros al ojo humano, muy al estilo Cretina Display Retina Display del innombrable.

Por si fuera poco la pantalla tiene soporte para un lápiz Stylus, accesorio no muy popular entre los usuarios pero al cual muchos artistas frustrados (como yo) sabrán darle un buen uso. Como por ejemplo:

Teclado y trackpad

Sí, a primera vista parece una tableta y Sony quiere que la veamos como un “convertible” o “híbrido”, por lo que este modelo tiene teclado físico y… ¡trackpad! No hablamos de la “bolita táctil” famosa en los ThinkPad y que Sony quiso adoptar en su momento, sino que de un trackpad hecho y derecho que se esconde bajo la pantalla y le roba un diminuto espacio al teclado.

El trackpad es realmente pequeño, pues consta de una superficie acotada en forma de rectángulo que a primera vista incluso causa gracia. Pero ojo, que este trackpad funciona muy bien. Has leído bien: funciona muy bien, incluso mejor que algunas soluciones tradicionales con cuatro veces mayor área. ¿Cómo es eso? No sabemos, seguramente la buena elección de material y gran sensibilidad del trackpad en el VAIO Duo le permiten que en la práctica, el periférico funcione bien.

Por el lado del teclado hay más dudas, ya que el diseño alargado hacia los lados del equipo y un espacio reducido en altura para disponer de las teclas hacen que el teclado sea achatado, con botones alargados y muy distante al modelo estándar de teclados en el resto de los equipos. Esto hace que sea difícil escribir en él sin un período de acostumbramiento largo, lo que se contradice con la intención de Sony por querer que utilicemos el teclado en labores de producción cuando la pantalla táctil no sea suficiente. Bueno, al menos es retroiluminado.

Experiencia de uso y software

El sistema operativo Windows 8 pre-instalado desde fábrica cobra total sentido cuando se ejecuta en el VAIO Duo. Porque si hasta ahora era casi inexplicable la presencia de dos interfaces de usuario en Windows (Modern UI con sus cuadrículas y el escritorio de Windows tradicional), cuando nos enfrentamos a un portátil “convertible” entendemos que la idea de Microsoft era ofrecer un producto compatible tanto con pantallas táctiles dispuestas como tabletas, como con notebooks que posean teclado y trackpad tradicional.

Es por eso que pese a lo misterioso de su diseño, el VAIO Duo 13 de hecho es cómodo de utilizar si generamos una rutina de trabajo específica para cada instancia: ¿quiero estar en Modern UI para escuchar música, ver algunos videos y navegar por Internet? Lo despliego como tableta. ¿Deseo escribir textos largos y moverme en el escritorio tradicional de Windows? Lo despliego como notebook.

En una línea diferente, el rendimiento cotidiano ayuda a camuflar el dispositivo como una tableta. Porque el procesador Intel Core i5 junto a la unidad de estado sólido (SSD) le otorgan al equipo gran fluidez al momento de encenderse, entrar/salir del reposo, abrir aplicaciones y programas, etc.

Pese a aquello, Sony nos da un golpe bajo con la gran cantidad de software pre-instalado desde fábrica. La lista completa está en el apartado de Especificaciones más arriba, sin embargo, cabe destacar la inutilidad de programas como PlayMemories, VAIO Care y el Servicio Antirrobo de Intel, que ni siquiera viene activado:

Sí llama la atención el programa FastAccess para utilizar la cámara web frontal del equipo como “lector de rostros”, ya que se puede configurar para reconocer nuestra cara como credencial para desbloquear el PC. Esto, en la teoría, porque cuesta hacerlo funcionar bien…

Como siempre, queda el consuelo de que este exceso de programas pre-instalados, que hacen más lento el inicio del PC y menos fluida la experiencia de uso, se pueden desinstalar luego de darle una visita al Panel de Control en Windows, lo cual es altamente recomendable antes de darle un uso serio al equipo.

Rendimiento y hardware

Una de las características de estas tabletas/notebooks convertibles es su configuración de hardware, la que generalmente prioriza el alto rendimiento en tareas cotidianas y en definitiva es responsable del considerable grosor, peso y precio del dispositivo. Porque encontramos un procesador central Intel Core i5 ULV 4200U que si bien es de ultra bajo voltaje (ULV), alcanza a correr a 2,6GHz cuando está bajo carga y además es de arquitectura Haswell de cuarta generación, asegurando un buen desempeño sin gran consumo energético.

Si a esto sumamos la unidad de estado sólido (SSD) para el almacenamiento interno y 8GB de memoria RAM DDR3 corriendo a 1600MHz, estamos frente a una máquina muy decente excepto por el chip gráfico integrado Intel HD Graphics 4400, el que otorga rendimiento estándar para tareas cotidianas que no involucren gráficos 3D complejos. Ni videojuegos, ni software profesional. Nada que mirar por este rincón.

Pero fijándonos en el resto de los componentes, veremos el benchmark integrado en Windows 8 para darle un puntaje del 1,0 (mínimo) al 9,9 (máximo) a cada pieza principal del PC:

A primera vista: bajo puntaje en gráficos y alto en procesador y memorias RAM, tal como se veía venir, aunque la mejor cifra se registra en la unidad de estado sólido que según veremos más adelante, es bastante veloz.

Ahora, otra prueba que revelará el funcionamiento del PC en general es Futuremark PCMark 7benchmark capaz de medir el desempeño de la plataforma funcionando al unísono, en ambientes de trabajo reales como la edición y manipulación de imágenes de alta calidad, la navegación web intensiva y la reproducción de video HD; tres escenarios que emulan de manera automatizada el uso en la vida real:

Futuremark PCMark7 Reproducción y codificación video (Frames por segundo) Procesamiento de páginas web (Páginas por segundo) Manipulación de imágenes (Mpx por segundo) General
Lenovo U300s 23,1 8,19 6,3 3117
Sony VAIO Serie E14P 23,0 12,4 9,1 2287
Lenovo U310 23,0 10,3 8,2 3451
HP Pavilion m6-1076la 22,9 10,8 11,4 2005
HP Folio 13 23,1 8,3 6,5 3170
Samsung Series 7 Gamer 23,0 14,9 9,5 3456
Sony VAIO Serie T13
22,9 10,2 8,5 2376
Samsung Series 5 Ultrathin 21,1 4,74 4,7 1289
Toshiba Satellite U845W 22,9 10,5 8,5 4488
Acer Aspire S7 23,3 12,0 18,7 5133
Toshiba Satellite U925t 23,4 10,6 16,2 4707
HP Envy X2 23,4 2,4 3,9 1455
Sony VAIO Pro 11 23,2 11,9 17,9 4417
HP Envy 15 23,5 19,9 22,2 5038
Sony VAIO Duo 23,2 11,8 18,0 4550 

Muy en línea con lo obtenido en otros equipos de plataforma similar (Sony VAIO Pro 11), se aprecia un rendimiento general muy parejo y que si bien no está a la altura de un notebook total enfocado en rendimiento (con gráficos dedicados y todo el show), sí destaca positivamente por sobre los ultrabooks generación 2012/2013 gracias al procesador Intel Core de cuarta generación Haswell, que consumiendo menos o igual energía que sus predecesores, rinde más.

Siguiendo adelante con las pruebas, toca darle una mirada más atenta a los gráficos integrados Intel HD Graphics 4400, los que sabemos que no darán gran rendimiento pero de todas maneras hay que atender para ver si acaso corren mejor que los gráficos integrados Intel de generaciones pasadas. Para esto, el programa Futuremark 3DMark ejecutará tres escenarios automatizados distintos: Ice Storm siendo el más ligero y destinado para teléfonos móviles o tabletas, Cloud Gate que sube la exigencia al nivel de un notebook tradicional y Fire Strike que estruja al máximo el chip gráfico y procesador central del PC

Futuremark 3DMark Ice Storm Cloud Gate Fire Strike
Acer Aspire S7 32.471 3.693 501
Toshiba Satellite U925t 32.435 3.394 449
HP Envy X2 3.633
Sony VAIO Pro 11 30.152 3.764 515
HP Envy 15 61.641 7.061 1.033
Sony VAIO Duo 20.966 4.435 646

Llama la atención que en la prueba más fácil (Ice Storm) no fue posible obtener un puntaje mayor que en gráficos Intel integrados de generación pasada (HD 4000 en Ivy Bridge), sin embargo, se demuestra que el HD 4400 de Haswell escala muy bien cuando se le pide más rendimiento bajo carga, superando con facilidad a los chips del año pasado y aumentando ligeramente las expectativas entre quienes pese a adquirir una máquina que no está pensada para videojuegos o programas 3D profesionales, quieran darle una segunda oportunidad a los gráficos integrados Intel.

Pasando la página, el benchmark Cinebench R11.5 exigirá al procesador central (CPU) en la específica labor de procesar una imagen de ata resolución, mientras que la API OpenGL dará otro vistazo al desempeño del chip gráfico en la máquina:

Cinebench 11,5 CPU OpenGL
Acer Aspire S7 2,67 15,84
Toshiba Satellite U925t 2,51 13,36
HP Envy X2
0,56
Sony VAIO Pro 11 2,43 15,21
HP Envy 15 3,60 42,28
Sony VAIO Duo 1,64 15,33

Puntaje con dos caras: la CPU estuvo débil en comparación a ultrabooks con mayor disponibilidad de energía (lo cual es comprensible), sin embargo, el chip gráfico volvió a sorprender demostrando que sí hay una mejoría en la nueva generación de gráficos integrados en Haswell.

Ya cerrando la batería de pruebas, CrystalDiskMark 3 nos dará una mirada a la unidad de estado sólido (SSD) de 128GB que otorga el almacenamiento interno:

Alcanzamos 490MB/seg en lectura de datos y 134MB/seg en escritura, lo que es bastante bueno considerando el perfil delgado del equipo, superando con creces los 100MB/seg que promedian los discos duros tradicionales que giran. ¿Qué significa esto? Mayor velocidad en la carga del sistema operativo (menores tiempos de inicio) y rapidez a la hora de cargar archivos de programas, resultando en que éstos se abran más rápido.

Duración de la batería

Una de las grandes promesas de la cuarta generación de procesadores Intel (Haswell) es el menor consumo energético. Ya comprobamos que el rendimiento es suficiente para lo que es nuestra plataforma, pero toca demostrar ahora si el equipo es lo suficientemente autónomo energéticamente.

Para esto, el benchmark Futuremark Powermark ejecuta de manera automatizada varias labores que corresponden al uso del PC en la vida real: visualizar vídeos, navegar por la web, etcétera. Todo esto corre hasta que se agota la batería del equipo, entregándose un tiempo estimado:

Futuremark PowerMark Tiempo de batería (hr:min)
Acer Aspire S7 3:17
Toshiba Satellite U925t 2:17
HP Envy X2 4:49
HP Envy X2 (con batería secundaria) 10:40
Sony VAIO Pro 11 3:32
HP Envy 15 2:37
Sony VAIO Duo 3:46

El estimado parece bajo para ser una tableta, pero hay que hacerle una traducción: Futuremark Powermark es bastante pesimista y si bien es útil para comparar varios equipos de manera objetiva, no otorga un tiempo de uso real que se puede alcanzar por un usuario normal.

En la vida real y corriendo aplicaciones en Modern UI o sólo navegando por Internet, escuchando música y viendo algunos videos ocasionales en YouTube, conseguimos cerca de las ocho horas de autonomía, aunque alcanzar las 10 horas prometidas por el fabricante parece algo más difícil y quizás una promesa no cumplida.

Conclusión

Para dar un veredicto sobre el Sony VAIO Duo 13 hay que tomar en cuenta dos criterios de evaluación. Primero, si nuestro deseo es utilizar el dispositivo como tableta deberíamos mirar hacia otro lado. Porque el elevado peso y el tamaño grande en que resulta la máquina de verdad no da la impresión de que se está usando una tableta. Esto afecta tanto a la hora de sostenerlo en las manos como al transportarlo en el día a día.

Por otro lado, si se quiere utilizar como notebook la historia es distinta. El hardware otorga buen rendimiento a la par de un ultrabook tradicional, el trackpad es sorprendentemente bueno (pese a ser diminuto) y el teclado no es perfecto, pero uno se acostumbra. Ayuda la presencia de pantalla táctil y luego de un par de horas de verdad el equipo es un buen notebook.

Pero no es una buena tableta, siendo dicha función más “un adorno” que un aspecto realmente funcional. Entre quienes desean un buen notebook quizás deban mirar hacia el campo de los ultrabooks, mientras que los amantes de las tabletas ya saben qué vitrinas explorar. Sólo los usuarios que gustan de experimentar o creen que tienen un buen uso que darle a este formato híbrido, deberían arriesgarse.

Lo Imperdible

  • Gran calidad de fabricación.
  • Pantalla de excelente resolución.
  • Buenas prestaciones técnicas.

Lo Impresentable

  • No es útil como tableta.
  • Precio elevado.
  • Exceso de software preinstalado de fábrica.