Review HP Envy 15 [FW Labs]

Review HP Envy 15 [FW Labs]

Un notebook que está pensado para reemplazar al PC de escritorio por su rendimiento, pero de todas maneras ofrece un perfil delgado y ligero.

Existe una categoría olvidada de notebooks que HP aún persigue: el reemplazo a los PCs de escritorio. Estas máquinas fueron concebidas para ofrecer un rendimiento a la par de de las grandes torres de sobremesa, pero en un empaque de notebook que sin embargo es poco portátil, ya que no se fija mucho en el peso o grosor del equipo.

En este caso, HP va en contra al paradigma establecido y propone el suyo propio con el Envy 15: un modelo de buen tamaño pero perfil delgado, ostentando además un peso reducido. Esto, sin sacrificar en el rendimiento que busca el cliente a la hora de deshacerse de su PC de escritorio y al que no le sirve el desempeño acotado de un ultra-portátil con CPU de bajo consumo energético y gráficos integrados.

Acá el Envy 15 ofrece una CPU de cuatro núcleos y GPU NVIDIA de grandes capacidades, junto a un masivo disco duro de 1TB y generosos 12GB de memoria RAM, sin exagerar en el tamaño del equipo ni en su peso. ¿Será posible que HP cambie el paradigma?

Especificaciones

  • Modelo: HP Envy 15 j003la E2B61LA.
  • Disponibilidad y precio: Aproximadamente USD$1.190 en países de América Latina.
  • Procesador central (CPU): Intel Core i7-4700MQ, generación Haswell y lanzado a mediados del año 2013, con cuatro núcleos físicos corriendo a 2,4GHz que escalan a 3,4GHz cuando está bajo carga. Soporta tecnología HyperThreading (para mover dos hilos de procesamiento en cada núcleo), resultando en un total de ocho procesos simultáneos. Tiene 6MB de memoria cache y está hecho bajo un proceso de manufactura a 22nm.
  • Chip gráfico (GPU): Intel HD Graphics 4600 corriendo a 400MHz base que escalan a 1,15GHz bajo carga. NVIDIA GeForce GT 740M.
  • Memoria RAM: 12GB (1x8GB, 1x4GB), DDR3 corriendo a 1600MHz, en dos ranuras con soporte máximo para 16GB.
  • Almacenamiento: Disco duro de 1TB girando a 5400 revoluciones por minuto.
  • Pantalla: 15,6 pulgadas, resolución de 1366 x 768 pixeles, con retroiluminación LED.
  • Conectividad: Lector de tarjetas SD, 4 puertos USB 3.0, salida de video HDMI, Bluetooth 4.0, WiFi 802.11a/b/g/n, Intel Widi, puerto Ethernet.
  • Batería: Iones de litio de 6 celdas.
  • Dimensiones y peso: 37,9 cm de ancho, 25,0 cm de fondo y 2,7 cm de espesor. 2,1 Kg de peso.
  • Otros: Cámara web y micrófono integrados. Incluye lector de huellas dactilares. No tiene lector de unidades ópticas CD/DVD.
  • Software pre-instalado: Microsoft Windows 8 Pro Single Language, Adobe Photoshop Elements, Adobe Premiere Elements, CyberLink YouCam, juegos WildTangent, Magic Desktop, Microsoft Office (sin licencia), Norton Internet Security, Windows Essentials 2012, Skype, Netflix y 13 utilidades de software propietarias de HP.

Diseño físico y pantalla

Llama la atención el enfoque que HP ha dado en términos de diseño a este equipo. Porque se presenta como un equipo grande con pantalla de 15,6 pulgadas y prestaciones técnicas que apuntan al reemplazo del PC de escritorio, sin embargo, el fabricante de todas maneras se esmeró en conseguir un grosor moderado (2,7cm de espesor) y un peso nada exagerado para lo que es la máquina (2,1Kg).

El HP Envy 15 se preocupa de mantener la línea y eso se aplaude, pese a que a cambio perdemos el lector de CD y DVD. Pero aparte de aquello, HP mantiene el estilo de diseño basado en el gris claro del aluminio y los detalles en negro que a esta altura ya son muy familiares en el rubro de los notebooks, quizás revelando una falta de innovación un poco inexplicable en términos de estética.

Respecto a la calidad de fabricación no hay nada para quejarse: la estructura de aluminio es firme y muy segura, ideal para transportar durante el día a día, lo que como ya dijimos, se complementa a un muy buen peso no acostumbrado a verse en equipos de esta categoría.

En lo que sí quedamos cortos es en el tema de la pantalla. Primero, porque no es táctil y por el rango de precios podemos encontrar ofertas con dicha tecnología. Pero se le perdona porque al ser un PC profesional, no es tan necesario. Lo que no se perdona es la resolución de 1366 x 768, lo que en 15,6 pulgadas hace casi impracticable su uso en labores serias de edición de fotografía y video, considerando que hay múltiples equipos de la competencia con paneles Full HD a 1080p.

Teclado y trackpad

Lo cómodo de tener al frente un notebook de gran tamaño, es la disponibilidad de un amplio teclado que incluso permite la inclusión de un teclado numérico al lado derecho, sirviendo para labores relacionadas al estudio y trabajo donde deben ingresarse gran número de cifras en poco tiempo. Aparte de aquello, tenemos los buenos aspectos a los que HP nos tiene acostumbrados en sus teclados: retroiluminación, buen material y teclas tipo isla, las que no colindan directamente con sus vecinas y disminuyen los errores de tipeo.

Por la otra vereda, el trackpad para variar queda al debe ya que se nos presenta una superficie de material poco preciso para el manejo del puntero del mouse, pese a que se trata de una única superficie más amplia sin botones físicos que interfieren el uso. No es el peor trackpad del universo, pero tampoco es uno bueno y a estas alturas nos preguntamos si acaso nadie se atreve a fabricar dicho accesorio con uno de los pocos materiales que ha demostrado ser excelente en la tarea: el vidrio.

Experiencia de uso y software

En el HP Envy 15 nos enfrentamos a una experiencia de uso clásica, basada en el rendimiento del sistema operativo Windows tradicional a través del mouse y teclado, ya que existe ausencia de una pantalla táctil que permita aprovechar las virtudes y optimizaciones de la interfaz de usuario Modern UI en Windows 8.

Al encender el equipo, lo primero que notamos es que no es tan fluido y veloz como uno podría esperar según las prestaciones técnicas adquiridas, siendo posible identificar a un único gran responsable de aquella lentitud en comparación a los ultrabooks: la ausencia de una unidad de estado sólido (SSD) en almacenamiento interno masivo. Porque el HP Envy 15 opta por incluir un disco duro de 1TB (1.000GB) en lugar de un SSD que necesariamente hubiera sido de mayor costo económico y menor capacidad de almacenamiento, entendiéndose que la difícil decisión de sacrificar rendimiento por espacio se debe a que muchos usuarios profesionales necesitan de 1TB para guardar todos sus proyectos.

Lamentablemente, vemos que existe además otro factor que disminuye el rendimiento de nuestra máquina considerablemente: el exceso de software pre-instalado desde fábrica. Ya sabemos que éste sirve poco y nada, pero llama particularmente la atención que en esta ocasión tenemos nada menos que trece utilidades de software desarrolladas por HP, con herramientas como HP Quick Start que curiosamente añade un menú de inicio a Windows 8 donde se muestran los programas instalados, ya que dicho sistema operativo no posee la función de antaño:

Otra herramienta que vale la pena destacar y es de las pocas que sirven, es el gestor para configurar el lector de huellas dactilares presente en el equipo. Con él, podremos administrar características de seguridad como el uso de credenciales personales y la autenticación para el inicio de sesión en el PC:

Fuera de eso encontramos muchas aplicaciones que corremos a desinstalar: el software de Adobe, el antivirus Norton, los juegos integrados de WildTangent y varias aplicaciones de HP que no tienen mucho uso y no son más que repeticiones de opciones de configuración que se pueden encontrar en el Panel de Control de Windows 8.

Rendimiento y hardware

Sin duda, el factor clave que podría motivar la compra del HP Envy 15 es su buen hardware, mostrándose altas prestaciones técnicas gracias a las cuales deberíamos obtener excelente desempeño a la hora de realizar tareas específicas como editar audio, video y fotografía, además de ejecutar cualquier clase de software profesional –como los de diseño– y por supuesto, ejecutar videojuegos.

Para lograrlo, el equipo hace gala de un procesador central Intel Core i7-4700MQ, el que posee cuatro núcleos físicos y es capaz de correr a una frecuencia máxima de 3,4GHz, siendo de cuarta generación (Haswell) que en el papel debiera rendir lo mismo o más que la generación pasada, pero consumiendo menos energía. Además, tenemos 12GB de memoria RAM y gráficos NVIDIA GeForce GT 740M con 2GB de memoria dedicada, los que intercalan su funcionamiento con otros gráficos integrados Intel HD Graphics 4600 que bien rinden menos, pero a la vez consumen muy poca energía.

Lo primero que haremos para comprobar el desempeño pieza por pieza es ejecutar la herramienta de benchmark integrada en Windows 8, la que otorga un puntaje del 1,0 (mínimo) al 9,9 (máximo) a cada componente principal del PC:

En general muy bien, siendo el punto más bajo registrado el disco duro giratorio, el que como ya dijimos, fue una decisión que HP tomó en desmedro de un SSD de alto rendimiento, a modo de extender la capacidad de almacenamiento sin elevar demasiado el precio. Ya veremos más adelante el detalle del desempeño del disco en particular.

Pero ahora pasemos a Futuremark PCMark 7, benchmark capaz de medir el desempeño general de la plataforma funcionando al unísono, en ambientes de trabajo reales como la edición y manipulación de imágenes de alta calidad, la navegación web intensiva y la reproducción de video HD, en tres escenarios que emulan de manera automatizada el uso en la vida real:

Futuremark PCMark7 Reproducción y codificación video (Frames por segundo) Procesamiento de páginas web (Páginas por segundo) Manipulación de imágenes (Mpx por segundo) General
Lenovo U300s 23,1 8,19 6,3 3117
Sony VAIO Serie E14P 23,0 12,4 9,1 2287
Lenovo U310 23,0 10,3 8,2 3451
HP Pavilion m6-1076la 22,9 10,8 11,4 2005
HP Folio 13 23,1 8,3 6,5 3170
Samsung Series 7 Gamer 23,0 14,9 9,5 3456
Sony VAIO Serie T13
22,9 10,2 8,5 2376
Samsung Series 5 Ultrathin 21,1 4,74 4,7 1289
Toshiba Satellite U845W 22,9 10,5 8,5 4488
Acer Aspire S7 23,3 12,0 18,7 5133
Toshiba Satellite U925t 23,4 10,6 16,2 4707
HP Envy X2 23,4 2,4 3,9 1455
Sony VAIO Pro 11 23,2 11,9 17,9 4417
HP Envy 15 23,5 19,9 22,2 5038

Al ser una prueba que exige a la máquina en conjunto y no tanto pieza por pieza, vemos un rendimiento moderadamente alto —en particular el mejor que hemos visto, pero no por mucho. Y es que el disco duro girando a 5400 revoluciones por minuto nos provoca un cuello de botella que no permite el flujo equitativo en la máquina, ya que el procesador, el chip gráfico y la RAM pueden ser las más veloces del universo, pero si no tienen un disco duro lo suficientemente rápido como para extraer los archivos necesarios y escribirlos al mismo tiempo, la velocidad total del sistema que verá el usuario estará determinada en gran parte por su factor más débil, que en este caso es el disco.

Así que ahora nos interesa explorar en detalle cada pieza, para lo cual el benchmark Futuremark 3DMark aportará desde el lado de los gráficos, poniendo a prueba el chip NVIDIA GeForce GT 740M en tres escenarios distintos: Ice Storm siendo el más ligero y destinado para teléfonos móviles o tabletas, Cloud Gate que sube la exigencia al nivel de un notebook tradicional y Fire Strike que estruja al máximo el chip gráfico y procesador central del PC:

Futuremark 3DMark Ice Storm Cloud Gate Fire Strike
Acer Aspire S7 32.471 3.693 501
Toshiba Satellite U925t 32.435 3.394 449
HP Envy X2 3.633
Sony VAIO Pro 11 30.152 3.764 515
HP Envy 15 61.641 7.061 1.033

Sabemos que 3DMark es una prueba muy exigente, especialmente en el escenario Fire Strike, donde se obtuvo un buen puntaje que nos revela varias cosas: la máquina es completamente capaz de ejecutar la mayoría del software profesional para la edición de diseño gráfico, fotografía y video, además de servir muy bien a la hora de ejecutar videojuegos de alta exigencia que hayan sido lanzados el año 2013.

Vamos ahora por otro benchmark que se enfocará en dos elementos: RAM y procesador central. La idea acá es exigir al procesador central en tareas de procesamiento de imágenes de alta resolución, mientras que el puntaje de OpenGL probará el rendimiento gráfico a grandes rasgos:

Cinebench 11,5 CPU OpenGL
Acer Aspire S7 2,67 15,84
Toshiba Satellite U925t 2,51 13,36
HP Envy X2
0,56
Sony VAIO Pro 11 2,43 15,21
HP Envy 15 3,60 42,28

No hay mucha novedad: el desempeño en OpenGL confirma las excelentes capacidades para el cómputo gráfico profesional de la GT 740M, mientras que la CPU de cuatro núcleos también se lleva el premio a lo mejor que hemos visto dentro de nuestra lista de equipos probados.

Finalmente, toca revisar en detalle el rendimiento del ya mencionado disco duro de 1TB girando a 5400 revoluciones por minuto, lo que llega cortesía del benchmark CrystalDiskMark 3:

¿Resultado general? El disco lee datos a 64,1MB/seg y escribe a 120,4MB/seg, lo que cuesta explicarse ya que intentamos de todo para subir las velocidades: deshabilitar servicios, cerrar procesos, ejecutar en un ambiente aislado y en definitiva, sacar del camino todo lo que pudiera estar interfiriendo con la lectura de datos.

Pese a aquello, el resultado es pésimo considerando que un disco duro tradicional de menor capacidad lee en promedio a 100MB/seg, mientras que una unidad de estado sólido (SSD) oscila con facilidad entre los 300MB/seg y 500MB/seg. Quizás esto ocurre en esta clase de discos duros tan densos de mucha capacidad, ya que a mayor espacio de almacenamiento generalmente va disminuyendo la velocidad de lectura, lo que en este caso, se entiende dados los 1.000GB disponibles en un disco de 2,5 pulgadas.

Esto explica la poca fluidez del equipo al abrir programas o cargar carpetas plagadas de archivos, ya que el disco duro es el encargado de entregar la información que posteriormente la CPU, GPU y RAM procesarán en forma independiente. Pero si ésta llega con lentitud, no importa qué tan rápidos sean el resto de los componentes, siempre habrá una demora entre el momento que hacemos click y cuando realmente se ejecute la acción.

Duración de la batería

Como tenemos al frente un procesador central de cuarta generación (Haswell), debiéramos notar una mejora sustancial en cuanto a duración de la batería en relación a generaciones anteriores de CPU Intel, ya que esta arquitectura se enfoca en mantener o aumentar el rendimiento logrando un recorte importante del consumo energético.

Para dar cuenta de aquello recurriremos al benchmark Futuremark Powermark, el que ejecuta de manera automatizada varias labores que corresponden a un uso del PC en la vida real: visualizar vídeos, navegar por la web, etcétera. Todo esto corre hasta que se agota la batería del equipo, entregándose un tiempo estimado:

Futuremark PowerMark Tiempo de batería (hr:min)
Acer Aspire S7 3:17
Toshiba Satellite U925t 2:17
HP Envy X2 4:49
HP Envy X2 (con batería secundaria) 10:40
Sony VAIO Pro 11 3:32
HP Envy 15 2:37

El tiempo conseguido no es de los mejores que hemos visto, pero hay que entrar a considerar varios factores antes de emitir un juicio. Primero, Powermark corre una tanda de actividades automatizadas que en general son bastante exigentes, por lo que en uso durante la vida real, si es que atenuamos el brillo de la pantalla al 50% y realizamos actividades ligeras, podemos conseguir el doble o más de tiempo en autonomía energética.

Y segundo, no olvidemos que estamos frente a una CPU de alto rendimiento con cuatro núcleos físicos, en un notebook destinado como reemplazo al PC de escritorio con una GPU de alto desempeño que si bien se acompaña por los gráficos integrados Intel de bajo consumo energético, de todas maneras se activa a menudo y reduce el uso del equipo.

Conclusión

A primera vista, entendimos la idea de HP para con este modelo: crear un reemplazo al PC de escritorio que sea distinto a los demás, en el sentido de ofrecer un bajo peso y grosor delgado sin en sacrificar rendimiento, lo que creemos se cumplió a cabalidad y merece aplausos para HP por atreverse con este novedoso concepto, en un mundo plagado de notebooks de alto rendimiento que parecen pesar toneladas.

Sin embargo, para dar en el clavo con el concepto el fabricante tuvo que realizar algunos sacrificios. Por ejemplo, la ausencia de un lector y grabador de CD y DVD. O bien la inclusión de un disco duro en desmedro de una unidad de estado sólido, lo que afecta notablemente el rendimiento del equipo en general, pero permite otorgar 1TB de capacidad a un precio accesible. En estos puntos el usuario será quien decida si le conviene o no la oferta de HP, según sus necesidades.

Sin embargo, hay elementos que sí podemos juzgar negativamente de manera rotunda y aquí apuntamos directamente a la pantalla. Que no sea táctil se perdona, pero es imposible pasar por alto su mediocre resolución de 1366 x 768 pixeles en un equipo que pretende ser de uso profesional. Además, molesta el exceso de software pre-instalado desde fábrica por parte de HP, aunque afortunadamente esto último se puede solucionar.

Lo Imperdible

  • Gran desempeño de la CPU y gráficos.
  • Generosa capacidad de disco duro y memoria RAM.
  • Buena calidad de fabricación.
  • Perfil delgado y ligero pese a su tamaño y rendimiento.
  • Buen teclado —se agradece el teclado numérico.

Lo Impresentable

  • Desempeño del disco duro produce cuello de botella.
  • Pantalla de baja resolución.
  • Trackpad dudoso.