[metroimage ids=”38-242748,38-242755,38-242759,38-242761,38-242766,38-242768,38-242769,38-242771,38-242774,38-242778,38-242781,38-242783,38-242786,38-242790,38-242791,38-242792,38-242794,38-242795,38-242796,38-242797,38-242800,38-242802,38-242803,38-242805,38-242806,38-242808,38-242810,38-242812″ imagesize=”large”]

Review Sony VAIO Pro 11 [FW Labs]

¿Vuelven los netbooks? Sony busca renovar el formato con este equipo ligero y pequeño, pero que esconde un gran rendimiento.

¿Se murió el netbook? Para Sony no, llegando ahora el VAIO Pro 11 como una oferta profesional para aquellos que extrañan el formato de mini-notebook con pantalla pequeña. La diferencia acá es que estamos en el año 2013 y eso permite la inclusión de excelentes tecnologías para hacer funcionar como corresponde al formato: pantalla táctil Full HD a 1080p, unidad de estado sólido (SSD) y un procesador Intel Core i5 de última generación Haswell.

Todo esto permite un peso ligero y tamaño muy reducido, en una oferta que choca sólo en su precio (USD$1.190 / CLP$600.000 / MXN$16.800). ¿Valdrá la pena adquirirlo? Eso esperamos que cada uno pueda concluir luego de esta revisión.

Especificaciones

  • Modelo: Sony VAIO Pro 11 SVP11215CL.
  • Disponibilidad y precio: Aproximadamente USD$1.190 en países de América Latina.
  • Procesador central (CPU): Intel Core i5 4200U, generación Haswell y lanzado a mediados del año 2013, doble núcleo corriendo a 1,6GHz que escalan a 2.6GHz cuando está bajo carga. Soporta tecnología HyperThreading (para mover dos hilos de procesamiento en cada núcleo). Tiene 3MB de memoria cache y está hecho bajo un proceso de manufactura a 22nm.
  • Chip gráfico (GPU): Intel HD Graphics 4400 corriendo a 200MHz base que escalan a 1GHz bajo carga.
  • Memoria RAM: 4GB a 1600MHz . No ampliable.
  • Almacenamiento: Unidad de estado sólido (SSD) de 128 GB integrada.
  • Pantalla: Táctil capacitiva de 11,6 pulgadas, resolución Full HD de 1920 x 1080 pixeles, tipo IPS con retroiluminación LED.
  • Conectividad: Lector de tarjetas SD, dos puertos USB 3.0, salida de video HDMI, Bluetooth 4.0, WiFi 802.11a/b/g/n, NFC.
  • Batería: Hasta 7,2 horas de duración según el fabricante.
  • Dimensiones y peso: 28,5 cm de ancho, 19,7 cm de fondo y 1,7 cm de espesor. 870 gramos de peso.
  • Otros: Cámara web. No tiene lector de unidades ópticas CD/DVD ni puerto Ethernet.
  • Software pre-instalado: Microsoft Windows 8 Pro Single Language, Microsoft Office (sin licencia), Kaspersky Internet Security 2013 (licencia de 30 días), utilidades de software Sony VAIO, Skype.

Diseño físico y pantalla

Reviviendo el formato de los populares netbooks, el VAIO Pro 11 posee un tamaño reducido que se aprovecha de la plataforma ultrabook de hardware para modernizar la oferta y ofrecer esta vez gran delgadez, bajo peso y un diseño mejorado. Porque el equipo tiene apenas 1,7 centímetros de espesor, con 870 gramos de peso que lo ubican como uno de los más portables que jamás hemos visto, siendo extremadamente cómodo para transportar en cualquier bolso durante largas jornadas.

Esto no quita el hecho de que está bien construido, porque lo está. Si bien se utiliza plástico para la mayoría de la cubierta exterior, éste se muestra firme a las presiones y el manejo diario, entendiéndose que la decisión por priorizar el bajo peso y dejar de lado el uso de materiales más cercanos al metal y el aluminio. Pero de todas formas la máquina se ve bien, y nosotros revisamos la versión color azul marino sobrio, elegante, pero no menos atractivo, mostrando los ya típicos elementos de diseño que definen la marca VAIO, reconocible a simple vista en toda su línea de computadoras portátiles. Nada malo que decir por este lado de la vereda.

Sin duda uno de los aspectos más interesantes es la pantalla de 11,6 pulgadas, la que acomodará a algunos usuarios y disgustará a otros, siendo cosa de preferencias personales escoger o no este tamaño. Pero quienes estén a gusto obtendrán buena tecnología para el panel frontal, que es de esperarse dado el elevado precio a pagar por el VAIO Pro 11: resolución Full HD de 1920 x 1080 pixeles, retroiluminación LED tipo IPS que asegura excelentes ángulos de visión que no distorsionan el color cuando se mira desde posiciones no-frontales, como una hoja de papel, y por su puesto, sensibilidad al tacto con los dedos.

Esto ofrece una nueva dimensión para interactuar con el PC, pues la pantalla táctil es de tecnología capacitiva como la vista en teléfonos móviles o tabletas, siendo muy precisa y sensible además de multitáctil. El único problema que se ve es una ligera atenuación del brillo al utilizarse esta clase de paneles, siendo no tan brillante como otros equipos que no son táctiles, pero nada tan molesto siquiera como para notarlo a simple vista.

Teclado y trackpad

Es una oferta clásica, que rememora los antiguos netbooks pero los mejora. En ese sentido, el teclado y el trackpad responden bien a dicha expectativa. Por un lado, el teclado es retroiluminado y permite trabajar en la noche sin problemas, aunque para variar no pudimos encontrar la opción para deshabilitar dicha iluminación cuando no la necesitamos. Esto nos ha pasado al menos con cinco equipos diferentes y no sabemos si el problema somos nosotros o ellos…

Sea como sea, la disposición de las teclas es cómoda y cercana a los estándares vistos en otras marcas, por lo que es fácil acostumbrarse a escribir en él. Además, cada tecla está insertada en su propio agujero y deja un espacio vacío para separarse de la tecla siguiente, lo que reduce los errores de tipeo cuando escribimos rápido. Sí notamos que el teclado es algo blando y cede frente a las presiones, siendo acá el único punto donde nos viene mal la elección de plástico para la cubierta, que se muestra algo débil en dicho sentido.

En cuanto al trackpad, también es plástico y si bien es suave, cuesta desplazarse en él con las manos húmedas. Al menos exhibe bastante precisión y es relativamente cómodo trabajar con él; la superficie no es tan grande como la de otros notebooks de 15 pulgadas, pero es un espacio único sin botones que aprovecha bien la poca área de la que dispone. Sí cuesta un poco hacer “click” y hay que ejercer una presión fuerte, haciendo un poco insufrible dicha experiencia.

Experiencia de uso y software

La pantalla táctil cobra sentido cuando la utilizamos con Windows 8, sistema operativo que viene preinstalado en su versión Pro Single Language y que permite a través de su interfaz de usuario Modern UI acceder a un diseño optimizado para pantallas táctiles. Aquí no hay casi nada nuevo que podamos analizar y sea exclusivo de este VAIO Pro 11, aunque sí cabe destacar que dado el pequeño tamaño del equipo se hace más cómodo que en otros modelos de mayor tamaño interactuar con la pantalla táctil, teclado y trackpad al mismo tiempo, ya que todo queda más cerca y al alcance de las manos.

Pero estamos casi frente a un netbook “en esteroides”, por lo que corremos de inmediato a la vista de escritorio clásica de Windows 8 que permite lanzar toda clase de programas como Microsoft Office, Adobe Photoshop y un largo etcétera. Cabe destacar que desde el apagado absoluto hasta tener el PC prendido 100% funcional siempre pasan menos de diez segundos, siendo uno de los arranques más veloces que hemos visto.

Esta es la primera evidencia de que estamos frente a un rendimiento que excede con creces al visto en los netbooks de 2010, lo que es de esperar considerando el precio pagado por este VAIO Pro 11 pero que sorprende un poco dada la delgadez del equipo, su bajo peso y la decente duración de la batería que posee, lo que veremos con detalle más adelante. En resumen, disfrutamos una experiencia fluida, veloz, sin compromisos para tareas cotidianas y que se coloca a la par de lo visto en los mejores ultrabooks de 13 o 15 pulgadas.

El único “pero” que encontramos es algo que tiene simple solución, pero de lo que siempre peca Sony: el exceso de software basura preinstalado desde fábrica. Partimos por una versión de Microsoft Office que viene sin licencia, por lo tanto es casi inútil. Después, el antivirus Kaspersky Internet Security 2013 cuya suscripción dura apenas 30 días y que deberíamos desinstalar de inmediato, pues hacerlo incrementa notablemente el rendimiento del equipo. Y finalmente, tenemos un gran número de aplicaciones desarrolladas por Sony para su línea VAIO, donde hay gestores de actualizaciones, monitores de estado, editores de video y hasta el software necesario para sincronizar el PC con un teléfono móvil Sony XPERIA. ¿Y si no tenemos un XPERIA?

Rendimiento y hardware

Es muy interesante ver que la plataforma interna de hardware del VAIO Pro 11 es bastante reciente: procesador central Intel Core i5 4200U, de generación Haswell y que fue lanzada al mercado a medidados del año 2013, es decir, un par de meses atrás. Esto significa que trae gráficos integrados actualizados y mejores que los HD 4000 que rigen a la gran mayoría de los ultrabooks vigentes en el mercado hoy. Hablamos de los Intel HD Graphics 4400, que si bien no son tan buenos como los HD 5000 que exhibe con elegancia Haswell de gama media, pertenecen a una gama baja de la misma generación y traen consigo notables mejoras en rendimiento.

Pero esto lo comprobaremos ejecutando pruebas de software, es decir, nuestros queridos benchmarks. Y partimos con el benchmark integrado en Windows 8, el que nos dará un puntaje desde el 1,0 al 9,9 máximo para cada componente principal del PC, entregando un panorama general de lo que debemos esperar:

Nada mal, especialmente en el apartado de gráficos y disco duro principal. Más adelante veremos el rendimiento en detalle de la unidad de estado sólido (SSD) integrada, la que es gran responsable del rendimiento fluido que vemos en el uso cotidiano.

Seguimos con Futuremark PCMark 7, con el que mediremos el desempeño general de la plataforma funcionando al unísono, en ambientes de trabajo reales como la edición y manipulación de imágenes de alta calidad, la navegación web intensiva y la reproducción de video HD, en tres escenarios que emulan de manera automatizada el uso en la vida real:

Futuremark PCMark7 Reproducción y codificación video (Frames por segundo) Procesamiento de páginas web (Páginas por segundo) Manipulación de imágenes (Mpx por segundo) General
Lenovo U300s 23,1 8,19 6,3 3117
Sony VAIO Serie E14P 23,0 12,4 9,1 2287
Lenovo U310 23,0 10,3 8,2 3451
HP Pavilion m6-1076la 22,9 10,8 11,4 2005
HP Folio 13 23,1 8,3 6,5 3170
Samsung Series 7 Gamer 23,0 14,9 9,5 3456
Sony VAIO Serie T13
22,9 10,2 8,5 2376
Samsung Series 5 Ultrathin 21,1 4,74 4,7 1289
Toshiba Satellite U845W 22,9 10,5 8,5 4488
Acer Aspire S7 23,3 12,0 18,7 5133
Toshiba Satellite U925t 23,4 10,6 16,2 4707
HP Envy X2 23,4 2,4 3,9 1455
Sony VAIO Pro 11 23,2 11,9 17,9 4417

El equipo se veía muy pequeño, pero nos sorprendió en rendimiento. A la par de otros notebooks y ultrabooks de 13 y 15 pulgadas y que tienen un precio mucho más elevado. De hecho, sólo es superado por el Acer Aspire S7, que es una bestia con doble SSD y procesador central Intel Core i7, y los dos Toshiba con tamaños y un peso exageradamente superiores al del VAIO Pro 11.

Entramos ahora al área de los gráficos integrados Intel HD Graphics 4400. Debemos considerar que dado el tamaño, delgadez, peso y duración de la batería del equipo no debemos esperar demasiado, sin embargo, tenemos al frente gráficos de última generación y aquello nos sube un poco las expectativas sobre su rendimiento. El benchmark Futuremark 3DMark, será el primero en exigir el rendimiento gráfico a gran escala a través de tres pruebas: Ice Storm siendo la más ligera y destinada para teléfonos móviles o tabletas, Cloud Gate que sube la exigencia al nivel de un notebook tradicional y Fire Strike que estruja al máximo el chip gráfico y procesador central del PC:

Futuremark 3DMark Ice Storm Cloud Gate Fire Strike
Acer Aspire S7 32.471 3.693 501
Toshiba Satellite U925t 32.435 3.394 449
HP Envy X2 3.633
Sony VAIO Pro 11 30.152 3.764 515

Por un momento pensamos que podríamos ver una baja en rendimiento dado el bajo perfil energético con que fue pensada esta máquina, sin embargo, el desempeño gráfico rodea al visto en el Acer Aspire S7 que se ve ayudado por su CPU Intel Core i7. No hay una mejora dramática que se note en la vida real, pues aún no podemos ejecutar videojuegos 3D intensivos en este equipo, sin embargo, el desempeño anda muy bien considerando la delgadez y el bajo consumo energético. Pudo ser peor, pero no, fue igual e incluso un poco mejor al resto de los ultrabooks.

Veremos ahora la prueba Cinebench 11,5, siendo el objetivo exigir al procesador central en tareas de procesamiento de imágenes de alta resolución, mientras que el puntaje de OpenGL prueba el rendimiento gráfico a grandes rasgos:

Cinebench 11,5 CPU OpenGL
Acer Aspire S7 2,67 15,84
Toshiba Satellite U925t 2,51 13,36
HP Envy X2
0,56
Sony VAIO Pro 11 2,43 15,21

Nuevamente se confirma la tendencia: el rendimiento del VAIO Pro 11 alcanza al del mejor ultrabook que hemos probado (Acer Aspire S7), por menos dinero y con un tamaño aún más pequeño, lo que puede ser bueno o malo según desde donde se le mire. Bastante destacable lo que puede lograr la plataforma interna de hardware Intel de generación Haswell, que incluso en esta versión de ultra-bajo consumo energético y gama baja, entrega un buen desempeño.

Ahora toca revisar la unidad de estado sólido (SSD) de 128GB que viene integrada para dar almacenamiento masivo, reemplazando al disco duro giratorio que venía en los tradicionales netbooks del año 2010. El software CrystalDiskMark nos indicará las velocidades de transferencia de datos que podemos alcanzar:

El SSD integrado permite leer información a 523 MB/seg, mientras que escribe a 130 MB/seg. Esto resulta en tiempos de respuesta veloces a la hora de leer archivos como el sistema operativo y los documentos en carpetas, resultando en el encendido casi instantáneo del VAIO Pro 11 y el lanzamiento de aplicaciones casi sin demora.

Sin duda un punto a favor considerando que la velocidad de lectura en un disco duro giratorio tradicional de PC llega a los 100 MB/seg en promedio, siendo bastante más rápido que dicha solución, aunque a expensas de la capacidad de almacenamiento que se reduce a 128GB totales.

Finalmente, corremos el videojuego 3D Far Cry 2 para ver cómo responden los gráficos Intel Graphics HD 4400, siendo un título de hace un par de años atrás que no es tan exigente como los más modernos del mercado, pero sí representa un reto para cualquier PC que quiera poner a prueba sus capacidades gráficas. Lo ejecutamos a resolución de 1280×720, sobre DirectX 10 con filtro Anti-Aliasing(4x) y calidad general óptima:

  FPS Promedio FPS Máximo FPS Mínimo
Lenovo U310 11 17 8
HP Pavilion m6-1076la 32 51 23
HP Folio 13 11 16 7
Samsung Series 7 Gamer 100 142 75
Sony VAIO Serie T13 16 26 11
Samsung Series 5 Ultrathin
15 27 9
Toshiba Satellite U845W 17 27 11
Acer Aspire S7 16 25 11
Toshiba Satellite U925t 15 21 10
HP Envy X2 2 4 1
Sony VAIO Pro 11 17 29 12

Resultado interesantísimo, ligeramente superior al promedio de ultrabooks de generación pasada, lo que –repetimos– es destacable considerando el peso y tamaño del VAIO Pro 11. Digamos que se pueden jugar videojuegos 3D en calidad baja sin problemas, Far Cry 2 incluido, si le sacamos los filtros Anti-Aliasing (AA). Nada mal.

Duración de la batería

Para cerrar la tanda de torturas al equipo, veremos una prueba donde se mide la duración de la batería en un escenario automatizado, es decir, ejecutándose tareas de navegación web, visualización de videos y otras labores en forma repetitiva para sacar un estimado de la autonomía energética, lo que se consigue gracias al software Futuremark PowerMark:

Futuremark PowerMark Tiempo de batería (hr:min)
Acer Aspire S7 3:17
Toshiba Satellite U925t 2:17
HP Envy X2 4:49
HP Envy X2 (con batería secundaria) 10:40
Sony VAIO Pro 11 3:32

El resultado es de 3 horas y 32 minutos, lo que ocurre en el escenario pesimista y exigente de Powermark. En la vida real, podemos llegar a duplicar el tiempo de autonomía utilizando navegación web ligera y el brillo de la pantalla al 75% o 50%, acercándose bastante a las siete horas prometidas por el fabricante en su publicidad.

Lo que sí molesta un poco es el cargador del equipo, específicamente el conector del cable de corriente. Porque utiliza una forma en L que es poco segura al conectarse, ya que se sale con facilidad durante el uso sin que nos demos cuenta, siendo una pésima implementación que realmente afecta la experiencia de uso especialmente cuando movemos mucho el PC.

Conclusión

 

La pregunta que hicimos al comienzo de esta revisión era si valía la pena o no adquirir este neo-netbook pagando el elevado precio que posee. Nosotros no somos quien como para juzgar las preferencias de cada usuario, pues sabemos que hay personas que gustan del formato de mini-notebook que tanto furor causó entre los años 2010 y 2011, por lo que debe existir un público fiel para esta clase de ofertas.

Lo que sí podemos decir con pleno derecho es que la oferta del VAIO Pro 11 es redonda, buena y bien ejecutada. La pantalla es excepcional, la calidad de fabricación es buena y el rendimiento anda muy bien para los aspectos que está pensado. Cada uno verá si vale la pena pagar lo que vale el equipo dadas sus características, pero sabemos que de hacerlo y preferir este tamaño y formato de PC, la decisión no será en vano.

Estamos frente a un gran ultrabook, el que mirado desde un punto de vista no económico tiene pocos rivales, ya que en términos de portabilidad no hay casi nada más pequeño, ligero o delgado que el VAIO Pro 11. Si cumple con las necesidades de cada uno y está el dinero para comprarlo, nadie debería arrepentirse. Un digno competidor para “el innombrable“…

Lo Imperdible

  • Muy reducido peso y grosor.
  • Buena calidad de fabricación.
  • Pantalla de gran definición y calidad.
  • Rendimiento mejor de lo que se puede esperar.
  • Buena duración de la batería.

Lo Impresentable

  • Precio algo elevado.
  • Teclado blando que cede a la presión.
  • Exceso de software pre-instalado desde fábrica.