Google da marcha atrás a su política de uso de nombres reales

Google da marcha atrás a su política de uso de nombres reales

Además se disculpó y asegura que es el último paso para la creación de una comunidad inclusiva.

Fue en el 2011 cuando Google volvía al terreno de las redes sociales con un servicio que parecía tener grandes expectativas, pero nadie sabía lo que llevarían a cabo y la forma en que afectaría a la identidad del usuario en internet. Para entonces existían los perfiles de la compañía, para que, desde luego, los usuarios pudieran hacerse notar en la red utilizando cualquier nombre, pero tras la aparición de Google+ y su fusión con Profiles, la gran G refutó el anonimato de miles de personas con sus nuevas políticas, trastocadas para evitar el spam y los perfiles falsos.

El cambio en su política se notificó a través de una publicación de la compañía en Google+, donde además se disculpa por no tratar de la mejor manera un tema sumamente complicado, tomando acciones que molestaron a la gran mayoría de usuarios que confiaban en sus servicios. “Sabemos que nuestra política de nombres no ha sido clara, y esto ha dado lugar a algunas experiencias innecesariamente difíciles para algunos de nuestros usuarios,” dice.

En la compañía estaban conscientes de la inconformidad de los usuarios, todo a raíz de la suspensión de cuentas sin previo aviso, lo que dio lugar a que Google se disculpara y permitiera el uso de pseudónimos, pero jamás accedió del todo a permitir el anonimato. Luego comenzó a unificar su nombre real con servicios como YouTube, en el cual una gran cantidad de usuarios se vieron afectados porque tendrían que comentar con su nombre de pila, haciendo a un lado una identidad que por años utilizaron en la más grande plataforma de videos en internet.

“Por ello pedimos disculpas, y esperamos que el cambio de hoy sea un paso hacia la creación de Google+ como el lugar acogedor e inclusivo que queremos que sea.”

Demostrando empatía por los usuarios, ¿para quiénes en realidad? En su momento, cuentas de ex-empleados de Google, músicos, escritores, cantantes, miembros de la comunidad LGBT, activistas y hasta de empresas, ya que en su momento no existían los perfiles para cuentas empresariales.

Muchos se decepcionaron por las acciones que había tomado la compañía, incluso realizaron peticiones para que dejarán en paz a la internet, su identidad, pero todo fue en vano. “Esto ayudo a crear una comunidad formada por personas reales, pero también excluyó a un número de personas que quería ser parte de ella sin necesidad de utilizar sus nombres reales,” apunta al inicio del comunicado.

Con esto, Google se adelanta un paso, arrepintiéndose de haber tomado una mala decisión, disculpándose con la comunidad de usuarios. Agradeció su opinión y aseguran que de esta forma, Google+ continuará siendo “la comunidad reflexiva que es.” La mayor cuestión es, si de verdad esto resulta significativo para la mayoría de los que estuvieron en desacuerdo desde el inicio y decidan volver a utilizar los servicios del gigante de la red.