Espacio

La basura espacial de China es un gravísimo problema para el mundo: este es el motivo

Este fin de semana cayó un nuevo lote de basura espacial de China sobre nuestro planeta, afectando de una manera tremenda a varios países europeos.

Foto AP del cohete Long March -5B, cuyos restos cayeron sobre el Pacífico
Lanzamiento del cohete Long March -5B de China Foto AP del cohete Long March -5B, cuyos restos cayeron sobre el Pacífico

El mundo permanece en vilo frente al caos que genera la basura espacial de China. Todos los países con programas espaciales generan desechos, pero el caso del gigante asiático es mucho mayor. ¿Por qué?

PUBLICIDAD

Porque la Administración Espacial Nacional China (CNSA) nunca informa a sus pares cuando la basura está por caer, y los países deben tomar previsiones amparados en sus defensas.

Este fin de semana, 300 vuelos en Europa resultaron afectados por la reentrada en la Tierra de componentes chinos, utilizados en la construcción de la estación espacial Tiangong. No es la primera vez que sucede, ocurriendo cada vez que se lanza un cohete Long March -5B.

Según informó el New York Times, por cuarta vez, el programa espacial chino usó un lanzador de 23 toneladas que hizo un reingreso descontrolado.

La situación obligó al cierre del espacio aéreo en Europa, con España como país más afectado.

Finalmente, el desecho cayó sobre el Océano Pacífico, de acuerdo con el Comando Espacial de Estados Unidos.

“Cada vez, China ha apostado con éxito a que las partes del cohete no causarían lesiones a las personas en tierra”, destaca el New York Times. “Se espera que se vuelta a utilizar un cohete del mismo diseño al menos una vez más, en 2023″.

PUBLICIDAD

La NASA lanza un nuevo comunicado por la basura espacial de China

Sin la cooperación de la CNSA, el resto de los países no saben cuándo reingresará cualquier desecho, ni qué previsión tomar salvo la de cerrar el espacio aéreo.

Bill Nelson, administrador de la NASA, emitió un nuevo comunicado tras la caída del desecho espacial de China.

“Es fundamental que todas las naciones que realizan actividades espaciales sean responsables y transparentes en ella”, señaló Nelson. “Que sigan las mejores prácticas establecidas, especialmente para el reingreso descontrolado de desechos del cuerpo de un cohete grande”.

“Estos desechos muy bien podrían resultar en daños mayores o pérdida de vidas”.

Por ahora, el impacto no es tremendo. Pero el riesgo siempre es gravísimo.

PUBLICIDAD

Recomendados:

Tags


Lo Último