Espacio

La NASA quiere evitar el “Armageddon” con una misión que visitará a un asteroide al que apodan “El Destructor”

OSIRIS-REx será el encargado de viajar hacia la enorme roca para sustraer algunas muestras.

“Armageddon” (1998), ícono de la ciencia ficción en la pantalla grande, plantea en su historia uno de los temores más grandes de la astronomía: el impacto de un asteroide contra la Tierra. La NASA estudia constantemente todas las rocas que están orbitando en nuestro Sistema Solar, con la intención de conocer su trayectoria y saber si en su camino se encuentra nuestro planeta.

En el filme que dirige Michael Bay existe un grupo de héroes encabezados por Harry Stamper (Bruce Willis) que se sacrifican en un viaje sin retorno hacia un asteroide; hay que ir a poner un dispositivo nuclear para desviar la trayectoria de la Tierra y morir con el estallido.

El escenario es completamente de terror. Es cierto que sacrificar 10 vidas para salvar a todo un mundo podría ser viable. Pero sería mucho mejor que nadie muera en el intento de desviar la trayectoria de un asteroide.

Para este tipo de situaciones la NASA tiene varios proyectos en mente. El principal de todos es la misión DART, que pretende chocar contra un pequeño asteroide llamado Dimorphos. En conceptos generales es una sonda espacial que desviaría apenas unos milímetros el camino de dicha roca.

Y en caso de lograrlo se conseguiría un mecanismo contra una posible amenaza real.

¿Existen amenazas reales? La NASA las tiene anotadas

Claro que sí existen amenazas reales; con probabilidades promediadas en 3%, pero reales. La que más destaca es la del asteroide Apophis, nombre griego que hace mención al dios egipcio apodado como El Destructor” o “El Dios del Caos.

Este asteroide llegó a ser la mayor amenaza para la Tierra en el Sistema Solar. En las primeras mediciones tenía una probabilidad de impacto del 2.7 por ciento.

En un principio se pensó que el posible impacto iba a ocurrir en el 2029. Y aunque eso fue descartado con observaciones más exactas, la cercanía a nuestro mundo sigue siendo parte de su trayectoria.

Por lo tanto, lo primero que está en los planes es hacerle una visita amistosa para recoger muestras de su superficie; tal cuál lo hicieron con el asteroide Bennu en el 2021. En esa ocasión la sonda espacial OSIRIS-REx fue de visita hacia la roca y todavía viene de vuelta hacia la Tierra con las muestras recogidas.

Una vez que OSIRIS-REx aterrice, sus instrumentos serán revisados, optimizados y se le encargará un nuevo viaje con destino hacia “El Destructor”. Según refleja Xataka, Apophis va a pasar a unos aproximados 37 mil kilómetros de la Tierra.

Gracias a esta distancia su paso será observable a simple vista en el firmamento nocturno. De tal manera que la NASA no desaprovechará esta oportunidad para visitarlo.

Con sus muestras conocerán más detalles de las regiones que se encuentran en su parábola y determinar si realmente puede significar una mayor amenaza en su siguiente acercamiento, calculado para el 2036.

Este es uno de los tantos proyectos que la agencia espacial norteamericana trabaja para desarrollar escudos que nos protejan de un impacto. Evitar el “Armageddon” es la premisa de los científicos para que todos estemos a salvo en casa.

Tags

Lo Último


Te recomendamos