Espacio

¿Qué está planeando el Pentágono en el Espacio? Esto es lo que sabemos del nuevo vuelo del X-37B

Si las condiciones lo permiten, debería ser lanzado en las próximas horas.

El enigmático avión espacial X-37B del Pentágono está a punto de realizar un nuevo lanzamiento.

Esta vez, utilizando el poderoso cohete Falcon Heavy de SpaceX, por lo que se prevé que será la misión de mayor altitud para este misterioso avión militar.

Y si bien estaba programado para ser lanzado este lunes a las 20:14 horas de Miami, desde el Centro Espacial Kennedy de la NASA, Florida, su lanzamiento se retrasó “debido a un asunto en tierra”.

¿Qué es el X-37B?

El Vehículo de Prueba Orbital X-37B es un avión espacial robótico en servicio de la Fuerza Aérea y Espacial de los Estados Unidos.

Actualmente existen dos unidades de X-37B, y en conjunto han acumulado un asombroso total de 3.774 días en el espacio.

Físicamente, a diferencia de los transbordadores espaciales comunes, el X-37B es más compacto, con dimensiones de aproximadamente 9 metros de largo, tres de alto y una envergadura de cuatro metros y medio. Además su diseño no contempla la presencia de astronautas a bordo.

Historial de lanzamientos

Hasta la fecha, el X-37B ha sido lanzado en seis ocasiones, utilizando dos tipos diferentes de cohetes: cinco veces a bordo del Atlas V de United Launch Alliance (ULA) y una vez a bordo del Falcon 9 de SpaceX.

La relevancia de este próximo lanzamiento radica en que será la primera vez que el X-37B se eleve al espacio utilizando el poderoso Falcon Heavy de SpaceX, lo que le permitiría alcanzar órbitas de mayor altitud.

El misterio detrás de su lanzamiento

En la actualidad, gran parte de las actividades y objetivos específicos del X-37B se mantienen en estricto secreto.

Sabemos que hizo su primer viaje en 2011 e inicialmente se especulaba que podría estar involucrado en tareas como la reparación de satélites en órbita y encuentros con otras naves espaciales.

A lo largo de sus misiones anteriores, el X-37B ha transportado diversas cargas útiles y ha servido como plataforma para llevar a cabo experimentos y demostraciones de tecnología, tanto de naturaleza militar como de la NASA.

Por ejemplo, se probó un motor de efecto Hall desarrollado por Aerojet Rocketdyne.

Mientras que para esta misión la Fuerza Espacial sólo reveló que se llevarán a cabo pruebas que “incluyen operar en nuevos regímenes orbitales, experimentar con tecnologías de detección de amenazas de dominio espacial e investigar los efectos de la radiación en materiales de la NASA”.

Con todo, el X-37B está a punto de embarcarse en su séptima misión, y aunque las especificidades de esta nueva aventura son desconocidas, está claro que alcanzará altitudes nunca antes alcanzadas en sus misiones anteriores.

Tags

Lo Último


Te recomendamos