Espacio

Qué son los asteroides crepusculares y por qué son objeto de temor en la comunidad científica

Es hora de hablar de los asteroides crepusculares, unos astros que pocas veces son estudiados por los astrónomos, simplemente porque no se ven.

Asteroide Crepuscular
Asteroide | Crepuscular

Existe en el mundo de la ciencia, la astronomía y la exploración espacial, un objeto y fenómeno que tal vez no es tan abordado por como sería necesario por la NASA y otras entidades: los asteroides crepusculares.

PUBLICIDAD

La comunidad científica dedicada a la observación del espacio tiene un amplio historial de temores y paranoias sobre el fin de los tiempos.

En donde casi todas sus teorías y hasta algunos experimentos buscan plantear las variables de escenario en caso de que algún asteroide se ponga en curso de colisión directo contra nuestro planeta.

El máximo ejemplo de esta situación lo encontramos tal vez con el proyecto de la misión DART, en donde plantean básicamente lanzar una nave al espacio con la única finalidad de estrellarse contra un asteroide.

Todo esto con el objetivo de comprobar si la maniobra sería capaz de alterar el curso de colisión de este tipo de astros que podrían representar un peligro fatal para nuestro planeta.

Pero hay un pequeño detalle que muchas veces se omite cuando se habla de este tipo de escenarios: la posibilidad de que simplemente no veamos venir a la amenaza.

Los asteroides crepusculares están ahí pero no lo puedes ver

Resulta que nuestros amigos de National Geographic han publicado un brutal e ilustrativo reportaje con enfoque didáctico en donde explican a profundidad el asunto de los asteroides crepusculares.

Si el nombre no les resulta familiar no hay motivo de extrañeza, ya que en realidad es un asunto rara vez abordado por la comunidad.

A grandes rasgos, los asteroides crepusculares son rocas espaciales que, muchas veces, pasa inadvertidas, ya que desde la perspectiva de la Tierra, viven escondidos por los propios rayos solares.

Asteroide acercándose a la Tierra UNIVERSIDAD HERIOT WATT (Sebastian Carrasco/Europa Press)

De manera que se encuentran relativamente ocultos tras una cortina de luz que dificulta la observación desde acá con los telescopios terrestres:

“Pasan gran parte de su tiempo entre el Sol y la Tierra, pero muchos de ellos pueden cruzar (y cruzarán) la órbita terrestre, lo que los hace peligrosos.

Pero vendrían del lado del Sol, por lo que nunca los veríamos venir. Es como Scott Sheppard, astrónomo del Instituto estadounidense Carnegie para la Ciencia, explica las cualidades de estos asteroides crepusculares junto a las razones justas por las que serían una amenaza grave.

En general todo asteroide dentro de nuestra galaxia y hasta nuestro sistema solar tiene tres destinos: colisionar, sucumbir al calor del Sol o salir disparados fuera de órbita y peligro.

Usualmente pasan las dos últimas variables. Pero hay un peligro latente de que no suceda más adelante.

Tags

Lo Último