Espacio

¿Es posible conversar en Marte? El sonido viaja mucho más lento, lo que dificulta hablar con otra persona

El planeta rojo no es el lugar ideal para conversar.

Los astrónomos, investigadores, científicos y hasta magnates se han involucrado en el objetivo de llevar vida humana hasta a Marte. Han evaluado todos los escenarios posibles, las condiciones del planeta rojo, entre otros aspectos, pero, ¿han tomado en cuenta las comunicaciones en el remoto astro?

El cuarto planeta en orden de distancia al Sol y el segundo más pequeño del sistema solar no es el destino ideal para un picnic o una reunión entre colegas. El róver Perseverance, que permitió examinar y descubrir misterios de Marte, determinó que es muy díficil conversar en el planeta.

Percy cuenta con un micrófono que permitió a los investigadores de la misión, primero, escuchar lo que se oye en Marte, y segundo, medir la velocidad a la que se transmite el sonido allí.

Un estudio presentado en la 53ª Conferencia de ciencia lunar y planetaria del Laboratorio Nacional de Los Álamos y citado en el sitio web de Xataka revela que el sonido viaja en el astro rojo a unos 240 m/s (metros por segundo) y que diferentes frecuencias de sonido viajan a distintas velocidades, lo que significa que la velocidad del sonido puede variar por la densidad, la temperatura y otras condiciones atmosféricas.

¿Cómo determinaron la velocidad del sonido?

Baptiste Chide, científico y quien encabezó el equipo de investigación compuesto por investigadores de Los Álamos y de la Universidad del País Vasco en Bilbao, España, entre otras instituciones universitarias, explicó en su trabajo presentado en formato PDF cómo habían estudiado el sonido que Perseverance captó en Marte.

Para estudiar el sonido en Marte, los especialistas midieron el tiempo que tardaba el sonido de láser emitido desde el Perseverance en volver al micrófono del róver. Se usó el láser para vaporizar rocas cercanas y estudiar su composición, y al analizar esos tiempos confirmaron la velocidad del sonido en el planeta.

La velocidad es de unos 240 m/s, algo más lenta que la velocidad del sonido en la Tierra, donde viaja a 343 m/s (en el aire y a 20 ºC). Pero lo más curioso en la investigación del sonido en Marte es que la velocidad no era uniforme: diferentes frecuencias de sonido viajaban a distintas velocidades.

La investigación del sonido también sirvió para medir la temperatura en la superficie de Marte alrededor del róver, ubicado en el cráter Jezero. Esto se dio gracias a que las ondas viajan a distintas velocidades dependiendo de la temperatura precisamente.

Con frecuencias por encima de los 400 Hz, la velocidad del sonido en Marte puede aumentar unos 10 m/s. Según estos datos, la comunicación entre humanos en Marte sería extremedamente difícil, porque las palabras podrían escucharse en momentos diferentes. Los científicos seguirán estudiando el sonido para analizar las fluctuaciones durante invierno, cuando las tormentas de arena afectan al Perseverance.

Tags

Lo Último

Te recomendamos