logo
 /
Espacio 23/06/2021

Señales de radio emitidas en el lado nocturno de exoplanetas revelarían un dato clave en sus composiciones

Teorizaron algunas diferencies de las señales del lado diurno y nocturno.

Los exoplanetas son cuerpos rocosos como los que se encuentran en nuestro sistema solar, pero orbitando otra estrella masiva. Por lo tanto, los astrónomos y astrofísicos los exploran con la intención de conocer los millones de misterios que esconde el universo. Y si bien es cierto que se puede conocer todo tipo de información, encontrar otro planeta habitable es uno de los objetivos principales.

Entonces, un reciente estudio sugiere investigar y tratar de encontrar señales de radio en un lado específico de los exoplanetas: el lado nocturno. Detallan que si se llegan a captar estas señales, en la magnetósfera de estos cuerpos rocosos, se podría encontrar un dato clave de su propia composición. En consecuencia, comenzarán dirigir las exploraciones en este sentido.

El estudio fue liderado por científicos de la Universidad de Rice en Houston, Estados Unidos. Reseña Slash Gear que los investigadores de esta casa de estudios esbozaron una mejor manera de determinar cuáles exoplanetas tienen mayores probabilidades de producir señales de radio detectables. Señalan que la idea es detectarlas en función de la actividad que registren dentro de su magnetosfera en el lado nocturno del planeta.

Pero ¿por qué los científicos se detienen en mirar la magnetosfera en el lado oscuro de un mundo?. Indican en el portal de la institución que esta región informa qué tan bien estaría protegido el planeta del viento solar que irradia desde su estrella. Es decir, de la misma forma en que nuestro campo magnético nos protege del astro rey.

¿Exoplanetas habitables?

Para comenzar a identificar exoplanetas habitables los científicos comienzan a realizar descartes, según la información preliminar que se vaya teniendo. En primer lugar, estudian la ubicación respecto a la estrella masiva que tengan.

Los exoplanetas que los científicos señalen en estas zonas, en las que las condiciones podrían dar lugar a la vida, podrían considerarse inhabitables si no hay evidencia de una magnetosfera lo suficientemente fuerte. Entonces los datos de la fuerza del campo magnético también ayudarían a modelar los interiores planetarios y comprender cómo se forman los planetas, explica Anthony Sciola, coautor del estudio y ex alumno de la Universidad de Rice.

Explican además, que la magnetosfera no es una circunferencia exacta que rodea un planeta. Son diferentes puntos que cambian de ubicación (extienden o acercan), de acuerdo a la cantidad de energía que estén recibiendo de su Sol.

Entonces, estudiándolas en su lado oscuro, se podrían obtener datos que no estén tan expuestos a los niveles de energía de una estrella masiva.

“La comunidad ha utilizado estos modelos empíricos basados ​​en lo que sabemos sobre el sistema solar, pero es una especie de promediado y suavizado. Un modelo dinámico que incluye todo este comportamiento puntiagudo podría implicar que la señal es en realidad mucho más grande de lo que sugieren estos modelos antiguos. Anthony está tomando esto y lo está llevando al límite para comprender cómo se podrían detectar las señales de los exoplanetas, dijo Frank Toffoletto, físico de plasma espacial y asesor del coautor de la investigación.

Sciola dice que están añadiendo regiones de estudio que quizás antes se estaban ignorando. Entonces, es una especie de herramienta que apunta a conseguir el objetivo común.