Comisión Europea estudia los contratos de Google con operadoras y fabricantes

Comisión Europea estudia los contratos de Google con operadoras y fabricantes

La investigación por monopolio a Android estaría cerca de llegar a su fin.

Desde hace algún tiempo hemos seguido la investigación por monopolio a Android que realiza la Comisión Europea. El tema más reciente tiene que ver con los contratos que ha hecho Google con operadoras y fabricantes de teléfonos. TechCrunch reporta que Margrethe Vestager, responsable del organismo europeo, anunció que examina de cerca estos contratos.

Vestager se ha enfocado en las aplicaciones de Google que vienen precargadas en Android, un requerimiento que hace la empresa a fabricantes y operadoras. La comisionada cree que son los operadores y fabricantes quienes deberían elegir qué aplicaciones instalar. De no ser así, Google podría haber cortado una de las principales formas en que las nuevas aplicaciones pueden llegar a los clientes.

Margrethe Vestager (c) Foto Emmanuel Dunand/AFP/Getty Images

El tema de las aplicaciones precargadas ha generado mucho ruido en Europa y países vecinos. Recordemos que Google perdió un juicio de este tipo en Rusia, donde ahora se ve obligada a permitir a los fabricantes las aplicaciones que ellos deseen instalar.

A Vestager le preocupa que compañías como Google frenen la innovación. La investigación seguirá su curso, aunque algunos sugieren que está cerca de llegar a su fin y que esta semana se podrían fincar cargos a la empresa de Mountain View. Google resultaría seriamente afectada ya que los móviles representan uno de los negocios con mayor crecimiento para la empresa, generando cientos de millones de dólares.

Los tres puntos que se consideran en esta investigación son:

  • Exigir o incentivar a los fabricantes a que instalen las aplicaciones y servicios de Google por defecto en sus dispositivos.
  • Prohibir que los fabricantes incluyan aplicaciones de otras compañías o usar una variante modificada del sistema operativo Android sin previo consentimiento.
  • Obstaculizar la instalación de aplicaciones o servicios de otras compañías al saturar un equipo con las que son propiedad de Google.

Google se ha defendido diciendo que no obliga a los fabricantes a precargar aplicaciones, y que la apps requeridas simplemente “tienen por objeto garantizar un rendimiento consistente en todos los teléfonos”.

Aplicaciones como el buscador, correo o la misma Google  Play obligarían al usuario a mantenerse en el ecosistema de Google mientras la empresa obtiene beneficios económicos, acusan algunos desarrolladores afectados.