Review HTC One M9 [W Labs]

Review HTC One M9 [W Labs]

HTC vuelve a intentar volver a la gama alta con una evolución del HTC One

Quizá hay pocas cosas que se puedan decir de HTC que no toquen sus problemas para hacer crecer la empresa por la gama alta o los recientes cambios de liderazgo que están sufriendo. Pero uno de los lanzamientos más importantes de HTC llega este mes con el nuevo HTC One M9 y las impresiones son una rara mezcla entre decepción y  alegría.

Es raro el nivel de complicidad que puedes llegar a tener con un smartphone, es hoy en día una gran parte de nuestras vidas, por eso cuando estás dispuesto a gastar bastante dinero en uno de ellos, esperas lo mejor de lo mejor, no una ligera actualización que si bien lo pone al nivel del resto de fabricantes, se queda corto.

Esta ha sido una reseña atípica, empezando porque el terminal se entregó con una versión de software no-final hasta hace pocos días. Esto quiere decir que mi uso y expectativas podían cambiar en el momento en el que esta actualización llegase, que no ha sido el caso.

HTC One M9 es sobre todo una evolución de su generación anterior, no encontraremos nada aquí que se convierta en el próximo “boom” del mundo de la telefonía, al contrario, HTC One M9 es sobre todo un smartphone de gama alta que grita en todas sus características la palabra aceptable, no increíble.

HTC One M9, características técnicas

Pantalla IPS 5 pulgadas @ 1920×1080 píxeles (441ppi)
Procesador Qualcomm Snapdragon 810 (Quad-core 1.5 GHz+Quad-core 2 GHz)
GPU Adreno 430
RAM 3 GB
Memoria 32 GB ampliable hasta 128GB
Cámara 20.7 MP, flash LED de dos tonos, Vídeo 4K@30fps, 1080p@60fps, 720p@120fps
Cámara frontal 4 MP, vídeo a 1080p@30fps
Redes 4G LTE Cat6 300/50Mbps (700/800/850/900/1800/2100/2600)
Redes 3G HSDPA 42,2/21,1Mbps (850/900/1900/2100)
Conectividad Wi-Fi 802.11ac, Wi-Fi Direct, DLNA, Bluetooth 4.1, NFC, A-GPS, GLONASS
SIM Nano SIM
Software Android 5.0.2 Lillipop con HTC Sese 7.0
Batería 2.840 mAh
Tamaño 144,6 x 69,7 x 9,6 mm
Peso 157 gramos

 

Un buen diseño con algunos problemas

HTC tomó una decisión modesta a la hora de evolucionar el diseño del M9, usar lo que llaman un diseño duotono en el que aun siendo fabricado de aluminio, el borde de metal tiene un color diferente del resto del terminal. En este caso he probado durante unas semanas la versión metalizada con bordes dorados.

En el mundo del diseño, sobre todo en la elección de colores es todo muy subjetivo, pero la pregunta que me hago cuando veo este móvil en mi mano con dos colores es ¿por qué? ¿Qué necesidad había de darle dos colores? Más cuando el color dorado es uno de esos colores en móviles que o bien lo amas o lo odias.

En general tiene un buen diseño, mantiene elementos del HTC One M8 que gustaron y gustan, como su acabado metal pulido y un diseño trasero curvo que lo hace más fácil sujetarlo con una mano.

Pero HTC ha integrado algunos retoques que son cuanto menos destacables. El primero es que entre pantalla y bordes laterales ahora existe un pequeño escalón de apenas 1 milímetro. El motivo de este detalle es desconocido, pero es horrible.

Parece como si el móvil estuviese incrustado en una carcasa de metal. Agrega agarre cuando lo sujetas con las manos, algo que muchos móviles metálicos con bordes redondeados fallan miserablemente (léase iPhone 6/iPhone 6 Plus), pero es uno detalle extraño y que no se ve necesario.

Otro de esos detalles que seguramente tengan que ver con el diseño del interior del móvil es la posición de las conexiones inferiores, donde encuentras la conexión USB y de auriculares. Podemos entender que la conexión de auriculares esté en un lateral, pero no que las dos estén juntas en un lado.

Parece un detalle de diseño que se ha dejado ahí y que se olvidaron de corregir. La conexión USB debería estar en el centro porque es la zona más común donde posicionar la entrada de carga.

Pero el peor detalle de diseño, quizá uno de los mayores errores el HTC es la posición de sus botones físicos. Dos de volumen y uno de encendido, los tres seguidos en el lateral derecho. A priori no parece un problema, pero han sido incontables las veces que, por ejemplo viendo un vídeo y queriendo bajar el volumen he presionado el botón de apagado. En el HTC One M8 encontrábamos el botón de encendido y apagado en la parte superior, buen detalle, ahora están juntos y es horrible cada vez que te equivocas.

Una de las partes positivas del diseño del HTC One M9 siguen siendo la posición de sus altavoces frontales BoomSound. De gran calidad que de nuevo pone en evidencia a sus contrincantes de gama alta, sin duda alguna son los mejores altavoces que se montan en un smartphone de una gran calidad y volumen, convirtiéndolo instantáneamente en un boombox donde reproducir música en tu casa con tus amigos. Por favor, no en el transporte público.

Pantalla a simple vista sin cambios

La pantalla —que en las primeras informaciones de mediciones salía mal parada a nivel técnico— tengo que decir que apenas le veo diferencias con el modelo del año pasado. Integra el mismo panel de 5 pulgadas con una resolución 1080p (bien por HTC, las pantallas 2K están sobrevaloradas) de 441ppi.

Tiene un gran nivel de brillo máximo y una gran gestión en los colores. Sinceramente, los reportes que se han podido leer sobre como la pantalla es peor que la de generaciones anteriores o comparada con móviles de gama similar me parecen exagerados. En mi uso normal del HTC One M9 me ha parecido una pantalla excelente.

Una cámara decente que con poca luz pasa a insuficiente

HTC olvidó los ultrapíxeles para su cámara principal, agregando a este HTC One M9 una cámara más tradicional de 20 megapíxeles. Con este cambio HTC se dio por vencida con esta tecnología que aunque tenía una resolución más baja a la de la competencia, técnicamente la calidad era similar a la de una cámara de por ejemplo 16 megapíxeles. Y decimos técnicamente porque en realidad los One M7 y M8 tenían un problema con condiciones de baja luz y con la definición.

Ahora con una cámara más normal, HTC se pone a la altura del resto de competidores, pero por la parte baja. Hay dos cosas que destacar de esta cámara, la primera es la rapidez de enfoque, demencial lo rápida que se ha vuelto. Otra cosa es que en condiciones de buena luz, los resultados son bastante buenos que para la gran mayoría serán resultados excelentes. Aun así la cámara es incapaz de llegar a la calidad que se alcanza con un iPhone 6 o iPhone 6 Plus.

La parte negativa llega en condiciones de baja luz, HTC no ha logrado mejorar esta parte donde en situaciones de interiores o de noche, simplemente la calidad deja de existir para ser una continua decepción, con serios problemas de grano, enfoque y un tintado al azul de las fotos.

La cámara es decente, pero un decente tirando mediocre. Con un sensor de 20 megapíxeles y una buena óptica es criminal que HTC no logre mejores resultados en su cámara, una de las características más importante si no la función más importante hoy en día de un smartphone. Es inexplicable que un terminal de gama alta, casi lujo, no tenga una gran cámara.

Galería de fotos tomadas con HTC One M9

Ver en Imgur

Vídeo en 4K, pero sin estabilizador

Cuando nos pasamos al vídeo, de nuevo, emociones mezcladas. Bien por HTC en agregar una cámara capaz de grabar vídeo en 4K y que además enfoca con rapidez, pero noto una desagradable falta de estabilización de  imagen que sus mayores competidores, iPhone 6 y Galaxy S6 si que han logrado mejorar con gran maestría.




Todos los vídeos están disponibles en resolución 4K.

Software: Lollipop personalizado por bandera

HTC no es extraña a la personalización de Android, es más, HTC Sense se ha convertido con el tiempo en una de esas versiones de personalización de Android más extremas que podemos encontrar ahora mismo. Incluso Samsung con los nuevos Galaxy S6 está incluyendo menos personalización.

En esta ocasión obtenemos un sistema Android Lollipop 5.0.2 con HTC Sense 7.0. Aparte de los menús y colores personalizados de HTC, lo que encontramos diferente con versiones anteriores es la gran presencia de una extrema personalización.

Algunas de las características más interesantes de HTC Sense 7.0:

Temas: Es posible encontrar una gran variedad de diseños que cambian el aspecto del sistema operativo en casi todos los aspectos, no solo los colores y fondo de pantalla, también la tipografía y los iconos.

Por suerte en esta aplicación podemos encontrar temas muy variados decentes, pero también algunos que dan vergüenza ajena. En esta aplicación también encontrarás los elementos de diseño por separado, como fuentes, sonidos, fondos, iconos o patrones de colores.

Flipboard: Esta aplicación de lectura se encuentra integrada por defecto en el teléfono, cuando deslizamos la pantalla principal a la izquierda encontramos un mosaico de noticias selecccionadas automáticamente de fuentes organizadas por HTC y Flipboard, que no cambiarán hasta que entres con tu cuenta a la aplicación. Está bien para mantenerte informado de las principales noticias  que tienes en tu Flipboard.

Sense Home: Este es un nuevo widget que HTC ha puesto en la pantalla principal y que puedes modificar a tu gusto. Tienes tres secciones en su interior: Salir, Casa y Trabajo. En cada una puedes tener hasta 8 iconos de aplicaciones, incluidas carpetas, que cambian dependiendo de la situación.

Por ejemplo cuando configuras la geolocalización de tu casa, automáticamente las aplicaciones se muestran. Cuando quieres salir puedes tener las aplicaciones que más uses cuando no estás ni trabajando ni descansando. Lo mismo con Trabajo. Es personalizable y en realidad una buena idea de HTC para mostrar las aplicaciones más usadas dependiendo de cada situación.

Personalización de multitarea: Puedes elegir ver las aplicaciones abiertas en modo tarjetas como llega por defecto en Android Lollipop o bien una vista en cuadrícula, donde se pueden ver más aplicaciones y elegir cuales quieres cerrar deslizándola hacia arriba.

Pese a las dudas, buen rendimiento

Se que en otros medios han criticado duramente el rendimiento del HTC One M9. Por alguna razón mis pruebas son completamente diferentes a algunas de las pruebas realizadas por otros colegas, pero es mi obligación mostrate los hechos tal y como yo los he probado.

Mi realidad es que tanto el rendimiento como la batería son excelentes. Tanto con el procesador Qualcomm Snapdragon 810 como con su batería de 2.840mAh.

Pero primero, el plato fuerte, ¿qué ha pasado con el procesdor Snapdragon 810? Los primeros reportes decían que en pruebas de rendimiento extremo el terminal se calentaba bastante. Y si, cuando le pasas una prueba de rendimiento o cuando le pones un vídeo en 4K con el brillo y volumen al máximo, el terminal tiende a calentarse en la zona central trasera. Pero nunca hasta el punto de quemar.

Deja que lo repita para los despistados, durante el uso normal del HTC One M9 con el procesador Snapdragon 810, no se ha calentado más de lo normal, mucho menos quemando. Pero espera, porque hay truco.

Llegó una actualización la semana anterior a publicar esta reseña que solo mencionaba corrección de errores y mejora de estabilidad, pero en realidad lo que esta actualización escondía es un ajuste en el sistema operativo que ha reducido la potencia del procesador Snapdragon 810.

A la izquierda el resultado superior de AnTuTu, a la derecha tras su actualización recibida unos días antes de publicar el análisis del HTC One M9. (cc) Wayerless

HTC no ha sabido como arreglar el problema del sobrecalentamiento en ocasiones de necesidad con este procesador, solo podemos esperar que una actualización de software una vez se ponga a la venta lo mejore.

Batería

Si bien el HTC One M9 no tiene la batería con mayor capacidad del mercado, sus 2.840mAh se han comportado bastante bien. No logra alcanzar dos días de uso como algunos terminales tipo Sony Xperia Z3, pero en mi uso diario ha logrado superar el día de uso, incluyendo todo lo que te puedas imaginar, como juegos, captura de fotos y vídeos (¡en 4K!), navegación bajo Wi-Fi y redes 3G y 4G (aunque la mayor parte del tiempo bajo 4G) y uso de aplicaciones como Gmail, Twitter, Snapchat o las que te puedas imaginar conectadas con notificaciones.

Desconectando el móvil a las 8 de la mañana, es fácil que con un uso moderado logres llegar con alrededor de un 30% de batería, en el caso que estés el día conectado a redes móviles, aquí la batería se nota insuficiente y no es raro el momento de pánico a última hora de la tarde porque estás a punto de quedarte sin batería.

Veredicto

HTC One M9 es la evolución del que orgullosamente llamé en 2014 “mejor smartphone Android del año”. Evolución, no revolución, no continuación, simplemente una evolución que sabe a poco, muy poco.

Es imposible pedir a una empresa que cada año lance un Smartphone que cambie los estándares de este mercado, es una petición irreal e imposible, pero tampoco se puede permitir que una marca como HTC, en momentos de una visible debilidad como en las que esté, lance un terminal con una cámara mediocre y unos mínimos pero obvios problemas de diseño.

El software se siente igual, la velocidad sigue igual de bien que en la generación anterior, pero me parece que con competidores como los nuevos Galaxy S6 de Samsung y el iPhone 6  de Apple, HTC se ha quedado excesivamente atrás.

¿Me compraría el HTC One M9?

A España el HTC One M9 llega 32 GB de memoria interna por 749€ (USD $815), aunque el precio oficial es de 849€ (USD $924). Este es el precio de la tecnología de gama alta hoy en día, pero comparado con smartphones de gama similar, este año HTC no ha logrado ni de lejos el mejor Android que el dinero puede comprar.

Te diría que si puedes invertir tu dinero en otro terminal, lo hagas. HTC no puede creer que una ligera actualización de su M8 y con serios problemas como la cámara y ese procesador que se calienta en condiciones extremas, hasta el punto de obligarse a bajar la velocidad del reloj puede competir al mismo nivel que Samsung o Apple.

El precio es relativo porque tener lo mejor es costoso, pero comparándolo, no, este año no me compraría el HTC One M9.

_
Este equipo ha sido cedido por HTC España como unidad de reseña.