[metroimage ids=”38-138158,38-138161,38-138166,38-138169,38-138172,38-138176,38-138179,38-138181,38-138185,38-138188,38-138192,38-138193,38-138195,38-138198,38-138200,38-138202,38-138203,38-138205,38-138207,38-138209,38-138211,38-138215,38-138220,38-138223,38-138225,38-138228,38-138229,38-138232,38-138234,38-138235,38-138236,38-138237,38-138239,38-138240,38-138241,38-138243,38-138246,38-138251,38-138254,38-138257,38-138260,38-138265,38-138267,38-138271,38-138273,38-138277,38-138279,38-138282,38-138286,38-138288,38-138291,38-138293,38-138295,38-138298″ imagesize=”large”]

Review HTC One M8 [W Labs]

HTC logra crear, de nuevo, uno de los mejores smartphones del año.

En un mundo perfecto, cada smartphone vendido tendría las mejores característica técnicas, su precio sería el justo para que todos pudieran acceder a él y funcionaría todo perfectamente. Este no es ese mundo, pero HTC ha logrado crear uno de esos terminales que se ajusta a unas especificaciones, a un uso y a un estilo de vida que garantiza la mejor de las experiencias.

El nuevo HTC One M8 es uno de los mejores smartphones del momento. Punto para HTC. Un dispositivo con un diseño excelente, con unas características técnicas espectaculares, con un funcionamiento bien balanceado y con un software que en Android intenta buscar la excelencia. ¿Es el mejor terminal del año? ¿Ha logrado HTC encontrar la joya que le haga remontar sus ventas?

Diseño

HTC One M7 marcó un marcado estilo de diseño. Les llevó a tener un dispositivo de una gama superior y en este 2014, el nuevo HTC One aumenta la precisión y el nivel de detalle.

El uso del aluminio está enfocado a buscar la mejor experiencia para un terminal cuyo calificativo es “premium”. El aluminio cepillado es excelente al tacto, un detalle bien pensado teniendo en cuenta sus curvas, que hace que no se resbale de la mano.

HTC One M8 no es el típico smartphone Android. Prejuicios y usos con otro tipo de dispositivos aparte, HTC One es un terminal que pone a un nuevo nivel el diseño de smartphones, superando a enemigos y rivales de todos los tipos. Es un dispositivo simplemente bien diseñado, bien balanceado en su peso y en su uso, y esto es algo bueno, para la comunidad Android, para el mundo móvil y sobre todo, para HTC.

El detalle de la curvatura visto desde la parte superior muestra que la batalla por tener el smartphone más delgado no tiene sentido, es la eficacia y la comodidad al sujetarse con la mano lo que debe predominar. En esta parte encontramos el botón de encendido y el sensor infrarrojo escondido bajo este detalle de plástico negro.

En su lateral derecho encontramos los botones de volumen y una entrada para las tarjetas microSD. En el lateral izquierdo se esconde la ranura para la tarjeta nano SIM. Y si, aunque este terminal tiene un diseño excelente, se echa de menos un pequeño botón físico para lanzar la aplicación de cámara y hacer fotos, separado de los botones de volumen.

Otro de los detalles que repite en este HTC One son sus altavoces frontales, ahora llamado BoomSound (tras la venta de su parte de aquella extraña unión entre HTC y Beats). Por desgracia, los altavoces se escuchan muy bien, quizá porque en la mayoría de los terminales la experiencia de escuchar música sin auriculares es demoledora, pero poniendo dos altavoces frontales, han logrado en una experiencia de audio decentemente. Y digo “por desgracia” porque esta ya es razón suficiente como para que algunos elementos de nuestra sociedad lo usen en público, molestando. No toda la tecnología se usa correctamente.

Pantalla

Me gusta ver vídeos y fotos en el móvil. El problema llega con ciertas pantallas eres capaz de diferenciar una gama de colores que de pronto, en otra pantalla de diferente tipo de panel no tiene nada que ver. HTC integra una pantalla IPS de 5 pulgadas, brillante como pocas y con una gestión del color muy real.

Es lo que más nos debería importar de una pantalla, que se vea bien. Si tienes una pantalla IPS con una resolución Full HD como en este HTC One, da por seguro que vas a tener una gran calidad de visualización en vídeos y fotos.

Más brillo. Más píxeles por pulgada cuadrada. Más resolución. Mejor pantalla del momento. Por lo menos está dentro del “Top 5” de los mejores dispositivos desde finales de 2013 a mediados de 2014.

Tenemos que entender que la pantalla es solo parte de la ecuación, si juntamos un vídeo en alta definición, el sonido BoomSound y este panel, tenemos una gran experiencia de reproducción que te mantiene contento. Y eso es lo importante, que la colaboración entre características le haga una mejor herramienta.

Es un detalle que HTC integre el doble toque de desbloqueo de pantalla, que ya está presente en otros dispositivos, pero que hace que activar la pantalla sea un gesto bastante simple y que acaba convirtiéndose en involuntario. Pero aquí hay una gran característica que quizá pase desapercibida por la gran mayoría que creo es uno de los elementos que diferencian al HTC One, los gestos en pantalla.

En el HTC One M8, cuando está bloqueado puedes usar los siguientes gestos:

  • Doble toque en pantalla: activa la pantalla para ver las notificaciones, hora o información meteorológica.
  • Deslizar el dedo a la izquierda: abre directamente en el panel de Widgets y aplicaciones que tengas instaladas.
  • Deslizar el dedo a la derecha: abre directamente BlinkFeed.
  • Deslizar el dedo de la parte inferior a la superior: Desbloquea la pantalla.
  • Deslizar el dedo desde arriba a la parte inferior: Activa la función de marcación por voz.
  • Pulsar el botón de volumen: Abre automáticamente la cámara sin esperas.

Cámara

HTC vuelve a usar una cámara UltraPixel, una forma de decir que la cámara frontal tiene un sensor de 4 megapíxeles, pero con píxeles más grandes que permiten tomar fotos con mejor calidad en diferentes modos de luz. Aunque su novedad más importante es esa segunda cámara/sensor que añade información de profundidad de campo para poder hacer esos re-enfoques en post-producción.

Si tuviese que destacar una sola cosa es sin duda la velocidad de enfoque. Es rapidísimo en enfocar un objeto a casi cualquier distancia, sea en modo Macro o Tele.

Hablemos del modo que permite re-enfocar las fotos. Esta opción permite que con una foto que has tomado previamente puedas elegir qué enfocar, mientras el resto de la escena se mantiene desenfocada, como si fuese un efecto Bokeh. Todo se hace mediante software gracias a la información que la segunda cámara ha tomado. Pero el resultado es tan exagerado en algunas ocasiones, que crea fotos completamente irreales. En fotografías con pocas personas puede resultar más interesante, pero en situaciones con objetos, el resultado es mediocre y muy exagerado.

Esta es una foto perfectamente enfocada, pero en la que se editó para que enfocase el primer sillón, en la siguiente el que está más alejado. Un efecto muy exagerado.

Pero en un aspecto más general, teniendo en cuenta que es básicamente la misma presente en la versión anterior, veo que HTC tiene mucho por hacer. Los megapíxeles no los son todo, pero la resolución de las fotos deja bastante que desear una vez las abres en algún servicio tipo Flickr o en tu PC.

Las imágenes tomadas a máxima resolución tienen un tamaño de 2688 × 1520 píxeles con un peso medio de 1,5MB. Los resultados son en regla general buenos, pero un recorte al 100% muestran una calidad algo extraña, incluso con situaciones donde hay buena luz a tamaño completo se nota la baja resolución.

Puedes ver una galería más extensa de fotos tomadas con el HTC One M8 en esta galería de Flickr.

No es que nos quejemos de la calidad de las fotos, la cual depende siempre del tipo de luz que tengas y tu concepto de una buena foto, pero más resolución agregaría mejor calidad a la imagen. No es una mala cámara, los resultados son buenos, pero la competencia como Apple, Nokia o Samsung está logrando mejores resultados con sensores más grandes.

La cámara del HTC One M8 integra más opciones como el Autoretrato, que usa su cámara frontal de 5 megapíxeles para hacerte los ahora tan de moda selfies. Tiene una buena calidad, pero apenas se aprecia para el tipo de fotos que va dirigidos, teniendo en cuenta que acaban en Twitter o en Instagram, donde la compresión de las fotos es inmensa. Pero en grabación de vídeo es otro tema. La cámara frontal hace un buen vídeo, perfecto para mandar saludos o felicitaciones mediante email o, de nuevo, subir a redes sociales como Facebook o sitios como YouTube.

Doble Captura agrega ambas cámaras en una sola foto. Hemos visto este modo en otros dispositivos y aunque no entiendo muy bien el uso real de este efecto, ahí está.

Las panorámicas de 360º son otra opción interesante. El uso es bastante sencillo, mantienes el terminal recto en un punto en concreto y la aplicación te irá indicando la dirección y donde debes parar para hacer una nueva foto automática. Aunque esta opción tiene sentido verlo en el su pantalla, ya que puedes moverte con la foto resultante en 360º, pero el archivo es tan grande y el formato tan ancho que es absurdo verlo fuera del terminal, una de esas opciones que tan solo deberías usarla directamente en el HTC One.

Por último tenemos Cámara Zoe, que permite tomar fotos en movimiento, a una calidad aceptable, pero cuya función me temo acabará abandonada por los usuarios.

Pero la función más importante sigue siendo Vídeo. El enfoque en vídeo es algo más lento que en el modo de fotografía, pero mantiene una gran calidad a la hora de ajustar los colores y el brillo. Es más, quizá sea la mejor noticia que no exista noticia. Graba un buen vídeo en 1080p con una buena gestión del color, del enfoque y del brillo. Incluso la grabación de vídeo es buena.

Recomiendo verlo en 1080p.

Rendimiento

HTC ha hecho trampas. Mal por una práctica detestable de esta industria que intenta engañar aplicaciones para que marquen mejores puntuaciones (estas pruebas ya han perdido todo sentido hacerlas). Pero por el bien de unificar pruebas con otros dispositivos, estos son los resultados tanto en AnTuTu como en AnTuTu X Benchmark, la versión que se salta los cambios de los fabricantes.

Ahí tienes la prueba. Pasé ambas versiones de AnTuTu en diferentes momentos, pero la versión de AnTuTu que salta las modificaciones de los fabricantes HTC One siempre queda en tercer lugar, por debajo del Xperia Z Ultra.

Aun así, el resultado del HTC One M8 es espectacular, el cambio es prácticamente imperceptible contra un Note 3 de Samsung.

Pero, ¿y en la realidad? ¿Cómo es el rendimiento real? Su procesador Snapdragon 801 y sus 2 GB de memoria RAM hacen que sea un dispositivo rápido, que responde perfectamente a lo que estás esperando: nada de lag y que las aplicaciones y juegos no tarden años en abrir. Los cambios de Android KitKat 4.4 de HTC Con el hardware han jugado bien en su rendimiento final.

HTC One M8 es de los terminales más rápidos que puedes comprar sin tener miedo que en medio año tendrás problemas de lentitud o de si podrá soportar los nuevos juegos que vayan saliendo en Google Play.

¿Y esto cómo está gestionado con su batería? Siento que aquí nos hemos topado con un problema aún no solucionado por la industria. Tener las mejores características técnicas pasa  factura, sobre todo tener una pantalla o cámara como la del HTC One.

Sin duda, la gestión de la energía ha mejorado frente al HTC One M7, pero en los días de prueba, con un uso bastante severo con casi nueve aplicaciones abiertas, uso de redes sociales, gestión de bastante correo electrónico, visualización de vídeos, tomando fotos y algún vídeo (1080p, no olvidemos esto) y con conexión mayoritaria mediante Wi-Fi, aunque algunas horas han sido conectándose a redes 3G y 4G, sorprendentemente he llegado al final del día con un porcentaje más que suficiente de batería para darte unas cuantas horas extra de uso.

La mejor duración de batería que el HTC One M8 logró es 1 día, 2 horas y 48 minutos antes de alcanzar un nivel de batería crítico en el que ya sientes una intensa sensación de vacío por no tener el móvil cargado. El modo de ahorro de batería se activó automáticamente al alcanzar el 20%.

Para mi es impresionante, pocos terminales pueden seguir un ritmo de 12 o 15 horas de uso. Por desgracia, la vida de las baterías de los móviles es delicada y con más ciclos, su vida activa irá disminuyendo poco a poco.

¿Sabías que estos móviles también puedes hacer llamadas de voz? Sí, el teléfono es una de esas características olvidadas que poco a poco son más innecesarias con aplicaciones de mensajería o de videollamadas. Pero en este HTC One, y para que no exista duda, no hemos tenido problemas de sonido o cortes de llamadas. Aunque es cierto que noté que el cambio de 3G a HSPA+ era más intermitente, no puedo asegurar que esto sea problema del terminal,si no de la operadora que uso para las pruebas.

Software

HTC integra la última versión disponible de Android, KitKat 4.4. Aunque no tienes que tener en cuenta lo visto hasta el momento en dispositivos como los Nexus, porque ese KitKat es muy diferente al que HTC viste. Pero las mejoras y cambios internos están presentes, solo que ninguna de las características de la interfaz por defecto.

Tengo que reconocer que poco a poco me va gustando más HTC Sense 6.0. Las modificaciones de interfaz nunca han sido la mejor solución para diferenciarse de la competencia, aunque es una práctica muy utilizada. Pero HTC por lo menos ha logrado que una modificación como HTC Sense 6.0 sea agradable y bien recibida.

Son los pequeños detalles los que cuenta.

Tengo mis reservas acerca de BlinkFeed, esta primera pantalla que muestra las actualizaciones de medios y redes sociales. Aunque la información siempre está bien para un momento de aburrimiento, la realidad es que es mejor abrir las aplicaciones de Twitter o Facebook, o incluso revisar las noticias de medios que te interesan directamente. Aunque el valor de BlinkFeed es mostrarte lo último y más importante, si de verdad logra mostrar algo de tu interés.

La interfaz de HTC se siente sólida y muy bien diseñada. No hay aplicación por defecto como Teléfono, Calendario o Reproductor que se sienta que es diferente al resto de la experiencia Sense 6.0, usando colores brillantes y distintivos, lo que por ahora es una de las mejores experiencias personales en cuanto a diseño en Android.

Algunos ejemplos son la aplicación de Calendario, que por primera vez no me veo obligado usar un reemplazo como la aplicación de Google o Cal de AnyDo. Incluso la aplicación de música está mejor definida que en otras marcas, con integración de ecualizador y búsqueda de letras de las canciones, añadiendo un visualizador de la música que estás escuchando, detalle que para mi se me hace innecesario, pero que agrega más fuerza al reproductor.

Quizá uno de esos pequeños detalles es que ahora en el HTC One M8 puedes elegir como tipografía Helvetica Neue por defecto. Puedes agregar más fuentes y cambiarlas por las que quieras, integrar Helvetica ha sido un bonito detalle.

A la izquierda tipografía por defecto, a la derecha Helvetica Neue.

Como puedes ver en la captura, el problema de Helvetica es que usa el grosor más fino y en fondos brillantes como este, no tiene suficiente contraste. Lo cierto es que la tipografía por defecto es suficiente para el 99,9% de los usuarios.

HTC ha integrado Fitbit como aplicación por defecto. Es una de las marcas que más vende en el mundo de las pulseras que siguen tus progresos de movimientos, “cuantificadoras” si lo prefieres. El punto a favor del HTC One en este caso es que puedes usar Fitbit sin necesidad de una de sus pulseras, simplemente usa los diferentes sensores del terminal para saber cuando has andado, los pisos que has subido y hacer un cómputo de las calorías que has podido llegar a quemar en un día.

Otra de esas aplicaciones por defecto que quizá pasen desapercibidas sean Mis Notas, al cual encuentro bastante completa y práctica. Aunque no se puede negar que esta aplicación huele demasiado a un complemento para competir con la gama Note de Samsung, Mis Notas en HTC One permite agregar notas de todo tipo gracias a las plantillas predefinidas.

Puedes crear listas de la compra, agregar una nota con un calendario de mes, semana o diaria, un bloc de fotos, un presupuesto, una lista de tareas o un diario más personal. Siempre con opciones de poder dibujar a mano o escribir texto directamente.

Encontramos más aplicaciones por defecto dentro de este HTC One, una aplicación de correo que aunque completa, no es capaz de competir con el pode de Gmail. Radio FM, control remoto de TV, Tiempo, Reloj, Calculadora, HTC Zoe… Toda una serie de aplicaciones necesarias y que comparten un lenguaje de diseño.

Conclusión

Es el mejor HTC hasta el momento, sin duda, pero es una actualización del HTC One M7. No existe una tecnología o una característica que te haga saltar del sofá de expectación. Pero no es nada malo que no tenga nada dramáticamente nuevo, lo cierto es que HTC ha logrado actualizar uno de los mejores terminales para hacerlo aun mejor. No se puede mostrar todos los años característica que vayan a cambiar el mundo, HTC lo sabe y ha decidido optar por mejorar los puntos donde ya lo hacía bien.

En conclusión, HTC ha creado un smartphone de una gama alta para el que busca un dispositivo con lo mejor en hardware y lo mejor en software, bien diseñado y que en mi opinión es el terminal digno de llevarse un premio de diseño industrial. Pero tiene un precio elevado, 729€ en Europa, donde por algo menos ya puedes alcanzar dispositivos de gama alta de Apple, Samsung o Nokia.

Lo imperdible

  • Increíble diseño.
  • Buena experiencia en batería.
  • Fitbit integrado.
  • Buena cámara trasera y frontal.
  • Excelente calidad de pantalla.

Lo impresentable

  • Cámara sin apenas cambios.
  • Misma resolución de fotos.
  • Funciones extras en cámara poco interesantes.
  • BlinkFeed no termina de mostrar todo lo realmente relevante de sus fuentes.