Máquina virtual Dalvik entra en discusión en el juicio entre Oracle y Google

Máquina virtual Dalvik entra en discusión en el juicio entre Oracle y Google

Oracle reclama que Google infringió dos patentes de Sun al desarrollar la máquina virtual Dalvik.

La segunda etapa en el juicio entre Oracle y Google comenzó, después del veredicto parcial de ayer que dio una pequeña e inconcluyente victoria a Oracle. En esta etapa se tratarán dos patentes que habrían sido infringidas por Google en el desarrollo de Android.

Las patentes se refieren a las máquinas virtuales que tanto Android como Java usan para acelerar su funcionamiento. Según el abogado de Oracle, Michael Jacobs, la máquina virtual Dalvik desarrollada por Google infringe estas dos patentes de Sun.

“Las dos patentes en este caso son acerca de hacer que los teléfonos funcionen rápido. Cuando encendemos nuestro móvil, queremos que sea en un instante”, dijo el abogado. Según él, Google sabía que Sun tenía patentes sobre este tema pero no las investigó, “incluso cuando estaban clonando Java”.

Al tratarse de patentes, Google no puede defenderse reclamando “usos justos”, como lo hizo en el tema anterior respecto a las APIs. El jurado no pudo determinar si el alegato hecho por Google era válido o no, dejando la resolución pendiente.

El abogado de Google, Robert Van Nest, respondió a los argumentos de Oracle diciendo que las patentes de Sun fueron solicitadas en los 90’s, antes de que los smartphones existieran. “No tienen nada que ver con smartphones”, afirmó.

Agregó también que Dalvik fue creado de forma independiente, y que ninguno de los ingenieros trabajando en esta máquina virtual sabía de las patentes de Sun (ahora de Oracle). “Ninguno supo de las patentes hasta julio de 2010”, dijo, momento en que se presentaron las demandas.

La defensa intentará demostrar que Android fue desarrollado de forma independiente y que se tomaron decisiones de diseño muy diferentes que not tienen que ver con Java, aseguró el abogado.

Se trata sólo de dos patentes en disputa, por lo que lo que Oracle puede ganar con el caso es bastante limitado. Originalmente la compañía había presentado siete patentes que supuestamente habían sido vulneradas, sin embargo, antes de llegar al juicio se vio obligada a descartar cinco. En caso de ganar, podría obligar a Google a modificar Android para retirar la tecnología patentada, sin embargo, la pelea está complicada.

En el estrado se presentaron como testigos dos ingenieros de Oracle y Tim Lindholm, ingeniero de Google que ya había sido llamado a declarar antes. Esta vez se le consultó respecto a si había investigado sobre las patentes de Sun mientras desarrollaba Android, a lo que respondió que no.

Los ingenieros de Oracle hablaron sobre las pruebas que realizaron sobre Android, que demostrarían que los dispositivos corren más lento si se retira la tecnología patentada.

El juicio seguirá adelante, aunque todavía se espera la decisión del juez William Alsup respecto a si las APIs de Java pueden ser protegidas por copyright o no. Adicionalmente, Google solicitó que el juicio completo sea anulado, luego que el jurado no pudiera decidir respecto a sus argumentos de usos justos. Este tema se resolverá este jueves.

Link: Oracle, Google lawyers spar over Android’s Dalvik VM as patent phase begins (ArsTechnica)