FW Navidad: Guía de Televisores

FW Navidad: Guía de Televisores

por

(cc) Heather

Si es que todavía tienes que terminar tus compras navideñas o si estás a la espera de aquellos suculentos descuentos que llegan para eliminar el stock sobrante tras las fiestas de fin de año; tenemos para ti una nueva guía de compras. Esta vez, sobre uno de los gadgets de mayor comercialización en estas fechas.

Antes de comenzar me gustaría contarles que este artículo se trata de una pequeña guía, un resumen para hacer más rápida y adecuada la elección de un televisor; por lo mismo se han omitido una serie de aspectos para no extendernos demasiado; por otra parte la oferta de modelos ha aumentado drásticamente en el último tiempo, y los precios son sumamente volátiles por el efecto de las ofertas navideñas (tanto a la alza como a la baja dependiendo del modelo y la tienda). Es por esto que, a diferencia de la guía de cámaras fotográficas, he optado por darles algunos tips sencillos que puedan aplicar a la hora de la compra.

Tamaño y resolución

El tamaño y la resolución del televisor son dos de los principales aspectos a la hora de comprar, e impactarán de manera decisiva en nuestra experiencia de uso y en el precio del equipo. Sin embargo, a diferencia de lo que algunos creen, más grande y más resolución no es necesariamente mejor. Tendremos que pensar en nuestras condiciones particulares; comenzando por el tamaño de la habitación en la que se encontrará el aparato (para determinar a qué distancia veremos la tele normalmente y el espacio disponible para el mismo).

Respecto a las resoluciones, en los televisores de alta definición actuales encontramos principalmente tres resoluciones:

  1. 1080p, también conocido como FullHD y equivalente a 1920 x 1080 píxeles con proyección o muestreo progresivo;
  2. 720p, acá hablamos de Half-HD y su equivalente es de 1280 x 720 píxeles; y
  3. Ha comenzado a ser común ver televisores de alta definición de bajo costo con una resolución de 1366 x 768 píxeles, la que es catalogable como WXGA.

Los televisores FullHD son los más caros y de mayor resolución. Los que tienen resolución de 720p también son de alta definición, pero no están al nivel de los de 1080p, aunque lo compensan siendo más baratos. En muchas situaciones tener 1080p no ninguna mejora, por lo que son una buena opción.

Finalmente, los televisores con resolución de 1366 x 768 píxeles se están masificando mucho en las líneas de bajo costo. La razón de usar esta resolución es que los fabricantes usan componentes de monitores de computador, lo que unido a economías de escala significa disminuir los costos de producción y venta; pero tienen una gran desventaja: casi no hay contenido con esa resolución por lo que el televisor tiene que re-escalar la imagen, lo que prácticamente siempre implica una pérdida de calidad.

Ahora bien, la pregunta del millón es, ¿qué resolución necesito? Para solucionar eso he preparado la siguiente tabla en la que pueden ver la relación entre resolución, tamaño y distancia.

Estos datos son meramente indicativos, han sido obtenidos a través de la experiencia. Sin embargo, creo que el gráfico que les presento les serán de utilidad a muchos que quieran ahorrarse tiempo y no empezar a buscar una calculadora.

A modo de simplificar aún más la interpretación, puedo decirles que en las distancias listadas sobre la línea amarilla (480p) prácticamente no hay ninguna diferencia entre televisores de 480p, 720p, y 1080p. Así a una distancia de 4 metros es muy difícil ver alguna diferencia y las diferencias de precio, en principio, no se justificarían; entre la línea amarilla y la naranja es posible advertir como hay una mejora progresiva si usamos un televisor de 720p; mientras que entre la naranja y la azul es posible ver como los televisores de 1080p se vuelven una mejor opción; y bajo la línea azul ya notaremos las imperfecciones, por lo que tendríamos que gastarnos un dineral comprando un televisor de 1440p o superior (los que casi no existen).

Además, tenemos que considerar que si compramos un televisor enorme, por ejemplo de 70″ de 1080p y veremos DVDs en él (que tienen una resolución nativa de 480p) y lo vemos a 2,5 metros de distancia. Tendremos una pésima opción de compra, nos costará ver toda la pantalla de una vez y la imagen tendrá que ser re-escalada. Así habremos gastado dinero de más y tenemos una mala experiencia de uso. Lo mejor hubiese sido un televisor de 42″ de 720p o uno de 47″ de 1080p, dependiendo de nuestros gustos y bolsillo.

Brillo, contraste, tasa de respuesta y de muestreo

Para no extendernos más, ya nos ha tomado mucho hablar del tamaño y la resolución, les dejo sólo algunos consejos.

Debes fijarte que tu televisor tenga un brillo que ronde entre los 400 y 500 candelas por metro cuadrado (cd/m2 o nits), si tiene más no suele estorbar. Si es molesto, simplemente le bajarás el brillo mediante la configuración, pero si es menos no hay remedio. Este punto es aún más importante si colocaremos el televisor en contra de una fuente de luz, por ejemplo una ventana, en esos tener un poco más no viene mal. También hay que considerar que con el tiempo los paneles pierden sus cualidades y el brillo disminuirá progresivamente, así que tener más brillo no viene mal; siempre y cuando lo regules, sino te molestará la vista.

En cuanto al contraste, tenemos que diferenciar entre contraste nativo y dinámico. Normalmente el nativo es el más importante y en condiciones normales con que supere los 1500:1 nos dejará más que contentos; mientras que el dinámico suele ser superior, y por lo mismo es el más publicitado, acá nos encontraremos con cifras que van desde los 3.000:1 hasta el millón a uno. Lo que dependerá del televisor, de la forma de medición y de qué imágenes hayan sido usadas. Por lo mismo con que vaya sobre 3000:1 tendremos más que suficiente, al punto que normalmente no usaremos el contraste al 100% para sentirnos cómodos.

Hablando de la tasa de respuesta, no es tan crucial como lo es en monitores de jugones, pero entre menor sea es mejor. Como norma, nos pondremos como máximo 8ms para considerarlo bueno. Ahora bien, los fabricantes y las tiendas no suelen decir si ese tiempo de respuesta fue medido entre grises o entre colores (entre colores suele tardar más tiempo) por lo que en realidad, rara vez tendremos toda la información completa y nos veremos frente a un único número sin más. Por lo mismo bajo 8ms lo consideraremos bueno.

Finalmente, la tasa de muestreo antes no era tan relevante, pero hoy lo es más que nunca, puesto que los televisores que tienen tasas de muestreo superiores a 120Hz muestran imágenes más suaves, con un aspecto más natural y en un futuro próximo puede que nos sean útiles para desplegar imágenes en 3D, más aún que ahora sabemos que el mundial de fútbol se transmitirá en 3D y que habrá Blu-ray 3D y que la PS3 podrá correrlos.

Norma

Este es otro de los aspectos centrales, ya que nosotros sabemos que en Chile hemos adoptado la norma nipobrasilera (ISDB-T) y si no eres chileno puedes ver cuál es la norma de tu país aquí. Sin embargo, aún la oferta no es la adecuada y recién hemos comenzado a ver televisores equipados con sintonizadores compatibles con esta norma, de modo que lo más probable es que hemos de usar un sintonizador externo.

Cuidado, muchos fabricantes hablan de trinorma, pero no vienen con compatibilidad con la norma ISDB-T. Por lo que cuando la norma digital sea masificada tendremos que gastar en un decodificador compatible.

Sonido, conectores y otros factores

Es importante que nos fijemos en la potencia de los parlantes, si es que no vamos a usar otros externos (en cuyo caso tendremos que preocuparnos de la existencia de los conectores y su disposición (para ahorrarnos el cablerío). Como base les propongo una potencia de 20W combinados, es decir, dos parlantes de 10W. Recuerden que el audio es un tema aparte y complejo, de poco les sirve tener una potencia enorme en una habitación pequeña o llena de vidrios, siendo peor aún que la potencia no lo es todo, que sea potente no significa que suene bien.

También tenemos que fijarnos en la existencia y ubicación de conectores HDMI (en sus versiones 1.0, 1.2, 1.3 o 1.4), siendo recomendable tener a lo menos un par. También hay televisores con conectores USB 2.0, salidas a docks como los del iPod, ranuras para memorias digitales, etc. eso va a gusto del consumidor y sus necesidades.

A la hora de fijarnos en otros factores tendremos que estar atentos al grosor y peso del equipo (si lo queremos montar), en la presencia de tecnologías interesantes como WiFi, conectividad bluetooth, puertos para el iPod, juegos, optimizadores de imagen, la calidad del re-escalador, el color del equipo, las promociones de compra, la calidad de construcción, la vida útil del equipo (menos de 60 mil horas ya suena mal), la presencia de Picture in Picture, etc.

Modelos Recomendados

Para ir al grano, les recomendamos un par de modelos de televisores, ambos de 32 pulgadas por ser el tamaño de mayor venta.

1) LG 32SL80

El LG 32SL80 es un televisor de 32″ FullHD de bajo costo, ronda los CLP $400.000 en tiendas no especializadas y posee una serie de características interesantes. La primera es su diseño Borderless, que se traduce en bordes muy finos, lo que mejora mucho su aspecto; también posee un brillo de 500 nits, contraste dinámico de 150.000:1, un tiempo de respuesta bajísimo de 2,4 ms, conectividad bluetooth, compatibilidad con DivX (puedes reproducir vídeos en DivX desde un pendrive) y posee tecnología TruMotion que se refleja en una tasa de muestreo de 200Hz, y por lo tanto, en imágenes en movimiento más suaves y fluidas.

En este caso, como habrán notado, hemos preferido un televisor un poco más caro que los de su tamaño, por sus prestaciones adicionales y su diseño. Sin embargo en 32 pulgadas hay algunas opciones mucho más económicas y muy buenas como el Panasonic TC-L32X1L, el Sony KLV-32L50, o el Samsung LN-32B450. Todos ellos rondan los CLP $ 260.000, pero tienen una resolución de 1366 x 768 píxeles (que debe re-escalarse) y no tienen ningún plus que los haga meritorios de una consideración especial por sobre el LG 32SL80.

Sharp LC32LE700U

Este modelo destaca entre sus pares por poseer tecnología LED, lo que disminuye su consumo eléctrico, mejora el contraste dinámico y es ecológicamente amigable (su construcción y materiales son menos nocivos).

Además, tiene una resolución impecable de 1080p, un brillo de 450 nits, certificación SRS Trusurround HD, un tiempo de respuesta de 4ms, una tasa de muestreo de 120Hz (lo que lo hace compatibles con algunos sistemas tridimensionales) y su panel tiene una vida útil de 100.000 horas. Su precio es más elevado que el de sus compañeros de liga, rondando los CLP $580.000 lo que es tanto como algunos televisores LCD de 42″.

Finalmente, espero que la presente guía les haya sido de utilidad, les recuerdo que por su extensión y pretensiones no hemos entrado en una serie de aspectos. Sin embargo, les recomiendo leer reviews de los modelos que les interesen, revisar las especificaciones con la web del fabricante (las tiendas suelen equivocarse), y armar una tabla como esta que les dejo con una serie de modelos (pueden agregar nuevos datos, pero les pido que no la destrocen porque puede servirles a otros) y finalmente quedo atentos a sus dudas, comentarios, sugerencias y críticas constructivas.