Móviles

El agua ya no es el principal temor de daño para los dueños de teléfonos inteligentes

Un nuevo estudio revela que los actuales dueños de teléfonos inteligentes ya no posicionan al agua como su principal fuente de temor de potencial daño.

Un nuevo estudio revela que los actuales dueños de teléfonos inteligentes ya no posicionan al agua como su principal fuente de temor de potencial daño.

Sin importar que tuvieras un iPhone o un Android. Hubo un tiempo en el que el agua era el principal enemigo de cualquier smartphone o teléfono inteligente. A un grado tal que sufrir algún accidente donde el dispositivo se mojara equivalía prácticamente a una sentencia de muerte.

Con el paso de los años los dispositivos se fueron puliendo para adquirir algunas apps y hasta certificaciones donde, bajo escenarios muy concretos, el teléfono podía garantizar mantenerse intacto en caso de salpicaduras, lluvia ligera o si era sumergido por algún lapso corto de tiempo.

Gracias a ello la percepción y paranoia de los consumidores habría cambiado radicalmente. El agua dejó de ser el mayor temor para cualquier usuario, pero ahora el pánico latente se enfoca en un componente bastante frágil de cualquier dispositivo.

Recomendados

Eso res lo que revela un interesante y reciente estudio que revisaremos hoy para reflexionar sobre los cambios entre las percepciones de los consumidores con el paso de los años.

Los dueños de teléfonos inteligentes ahora le temen a las pantallas en vez del agua como fuente de daños a sus equipos

Resulta que los colegas de Phone Arena han tenido acceso a una investigación. En donde se revela que los daños causados por el agua antes solían ser una de las principales preocupaciones de los propietarios de teléfonos inteligentes.

Sin embargo, en la nueva encuesta de Allstate Protection Plans, a la que el sitio tuvo acceso, se demuestra que esta preocupación ha disminuido significativamente.

Un accesorio que no puede faltar y siempre tener la suficiente batería en tu celular.

La encuesta, que entrevistó a mil propietarios de teléfonos inteligentes en los Estados Unidos y encontró que ahora el riesgo de sufrir una pantalla dañada es la principal preocupación, seguida de los problemas de conectividad y Wi-Fi, quedando en tercer lugar los problemas con la pantalla táctil, las esquinas y los costados.

Luego le siguen los problemas de carga, que en realidad debería estar mucho más arriba porque este fallo es uno grave y que prácticamente obliga a la compra de un nuevo smartphone.

De modo que ahora los daños causados por el agua ocupan el sexto lugar, con solo un 10% de los encuestados que lo mencionaron como una preocupación real permanente.

Hay varias razones por las que los daños causados por el agua han disminuido en importancia. En primer lugar, los teléfonos inteligentes modernos son cada vez más resistentes a este líquido.

La mayoría de los teléfonos de gama alta cuentan incluso con una certificación IP67 o IP68, lo que significa que pueden sobrevivir a una inmersión accidental en agua dulce durante 30 minutos y a salpicaduras.

En segundo lugar, los propietarios de teléfonos inteligentes son más conscientes de cómo proteger sus dispositivos contra el agua. Ya que usan fundas protectoras que pueden ayudar a evitar que el agua entre en contacto directo con el teléfono.

Pero con la pantalla ahí sí siguen relativamente indefensos en caso de una caída dura.

Tags

Lo Último


Te recomendamos