Móviles

Las verdaderas razones por las que los smartphones LG desaparecieron

Desde hace casi seis meses, los teléfonos de LG se despidieron del mercado.

El 31 de julio de 2021, LG abandonó el mercado de los teléfonos inteligentes, una decisión que significó una decepción para los fanáticos y seguidores de los productos de la marca, que destacaban por ser resistentes.

La compañía surcoreana estuvo rodeada de rumores que apuntaban a que estaba tratando de vender su línea de smartphones o simplemente deshacerse de ella.

Sin embargo, los expertos del área, citados en el sitio web de Slash Gear, no se sorprendieron por el anuncio de LG, que a pesar de ser conocida por sus diseños innovadores y de alta calidad, siempre quedó detrás de los principales competidores, Apple y Samsung.

Según cifras de The Korea Herald, LG perdió 4.500 millones de dólares en los cinco años anteriores a su salida del negocio de los teléfonos inteligentes, una cantidad de dinero que puso a la división de smartphones entre la espada y la pared.

Pero más allá de la competencia y las pérdidas económicas, hay otras razones por las que los teléfonos LG desaparecieron.

Entre la gama alta y la atractiva gama baja de otras compañías

LG siempre estuvo en el medio del mercado y nunca encontró un punto de inflexión para definir lo que pretendía. Nunca pudo competir con la gama alta que ofrecía Apple y Samsung, pero tampoco pudo ir al otro extremo, el de bajo precio y calidad de los Xiaomi, Huawei u otros.

A pesar de ser una marca a la par con Samsung en las diversas industrias en las que competían, LG a menudo tenía que vender sus teléfonos a un precio más bajo para competir.

Esto tuvo el efecto de diluir su imagen de marca premium y dañar su capacidad para competir con los dos principales fabricantes del rubro. Al mismo tiempo, los teléfonos de la empresa todavía tenían un precio demasiado alto para competir con el extremo de la gama baja del mercado. Ni lo uno ni lo otro.

Innovación poco pensada

Una de las cosas que distinguió a LG fue su voluntad de experimentar e innovar con nuevos diseños. Su problema fue la visión.

El LG G5 tenía un diseño modular que permitía al usuario intercambiar varios componentes, como la empuñadura de la cámara y un módulo de audio mejorado. Desafortunadamente, aunque los componentes intercambiables suenan bien sobre el papel, su aplicación práctica fue limitada.

Lo mismo ocurre con el LG Wing, un teléfono con una segunda pantalla giratoria. Cuando se abrió, esencialmente formó una “T”, con la segunda pantalla perpendicular a la vertical estándar. Sin embargo, al igual que el G5, la característica tenía una aplicación práctica limitada, especialmente dado su alto precio.

El software y su interfaz eran pésimos

Si bien Apple, Samsung y Google trabajan continuamente para mejorar la experiencia del software y su interfaz para sus usuarios, LG nunca pareció entender o preocuparse por la importancia del sistema operativo en el contexto de la experiencia diaria del usuario.

Una cosa es que un teléfono barato tenga un software molesto, pero cuando ese smartphone está tratando de competir con Apple y Samsung, tanto en diseño como en precio, simplemente no hay lugar para una experiencia de interfaz de usuario inferior.

Desafortunadamente, LG nunca aprendió esa lección, y en muy buena parte, esa fue una de las grandes razones por las que sus equipos ya no están en las tiendas.

Tags

Lo Último

Te recomendamos