Espacio

Esto es lo que hacen los astronautas para contrarrestar el debilitamiento de huesos y músculos en el espacio

La preparación física es clave.

Astronauta

Es un hecho bien conocido que los humanos evolucionaron y se adaptaron a la vida en la Tierra. Nuestros cuerpos están perfectamente sintonizados con las condiciones que prevalecen en la superficie de nuestro planeta natal: una atmósfera rica en oxígeno y nitrógeno, un campo magnético que actúa como un escudo protector y una noción clara de “arriba” y “abajo”. Comodidades que no tienen los astronautas en el espacio.

Cuando los seres humanos abandonan la seguridad de la Tierra y se aventuran en el vasto espacio, se enfrentan a una serie de desafíos y consecuencias para su salud que deben abordarse de manera ingeniosa.

Uno de los desafíos más notables que enfrentan los astronautas en el espacio es la ingravidez continua. Flotar en el interior de una nave espacial elimina la necesidad de soportar el peso de la parte superior del cuerpo, ya que no hay gravedad que los tire hacia abajo.

Recomendados

A simple vista, esto podría parecer un alivio para las articulaciones y los músculos, especialmente en las piernas y el abdomen, que a menudo se cansan y se tensan en la Tierra. Sin embargo, en realidad, la falta de tensión sobre los huesos y los músculos es un problema.

¿Qué hacen los astronautas?

En condiciones normales, como explica Slash Gear, la tensión en los huesos y músculos desencadena un proceso de retroalimentación en el cuerpo que estimula la reparación y el fortalecimiento de estos tejidos. Pero en la ingravidez del espacio, esta tensión se reduce significativamente, lo que resulta en la pérdida de densidad ósea y masa muscular con el tiempo.

Estación Espacial Internacional

Dado que actualmente no existen asentamientos espaciales permanentes (aunque eso podría cambiar en el futuro), se espera que cualquier astronauta regrese a la Tierra en algún momento. Sin embargo, la pérdida de hueso y músculo puede representar un obstáculo significativo para su capacidad de readaptarse a las actividades normales en la gravedad terrestre.

Para combatir este debilitamiento, los astronautas llevan a cabo rigurosas rutinas de ejercicio durante las misiones espaciales más largas. El ejercicio en el espacio es esencial para contrarrestar la pérdida de masa muscular y la densidad ósea.

Este enfoque tiene sus desafíos. Requiere equipo especial diseñado para funcionar en condiciones de ingravidez, lo que ocupa espacio valioso en la nave espacial que podría utilizarse para otros fines científicos. Además, los astronautas tienen un tiempo limitado para ejercitarse debido a las demandas de la misión.

Tags

Lo Último


Te recomendamos