Espacio

Telescopio James Webb capta la imagen de dos “caóticas estrellas bebé” en formación

La dupla de estrellas fue bautizada como Herbig-Haro 46/47.

Herbig-Haro 46/47.
Herbig-Haro 46/47.

Las estrellas llenan el vasto cosmos y, en su ciclo de vida, atraviesan diversas etapas, desde las explosiones de supernovas hasta las menos conocidas kilonovas. Ahora, un emocionante descubrimiento del Telescopio Espacial James Webb nos muestra estrellas en su infancia temprana.

PUBLICIDAD

La NASA ha presentado una nueva imagen captada por el Webb que muestra una pareja de estrellas denominada Herbig-Haro 46/47. Estas dos estrellas jóvenes se sitúan en la constelación Vela, a una distancia de 1.470 años luz de la Tierra.

Como explica Urban Tecno, si observamos detenidamente la imagen superior, la pareja estelar se distingue en la zona blanca y naranja de la escena, representando el disco de gas y polvo que nutre su crecimiento.

Los extremos de esta región cósmica espectacular, que resplandecen en un tono naranja intenso, corresponden al material expulsado por las estrellas. Estos astros absorben y expulsan incesantemente gas y polvo en el proceso de su formación.

Herbig-Haro 46/47.
Herbig-Haro 46/47.

La clave de los colores

Una inspección más detallada revela hilos de color azul que se originan en la pareja de estrellas en torno al cúmulo de formación estelar. Esta emisión más reciente es un testimonio de las eyecciones estelares, mientras que en el extremo derecho de la imagen, estas eyecciones se manifiestan en patrones ondulados. Estos chorros energéticos desempeñan un papel crucial en la fase inicial de la formación estelar, ya que regulan la cantidad de masa que acumula la estrella.

Finalmente, destaca la nube azul que abraza esta región cósmica. Esta formación se conoce como el glóbulo de Bok, que normalmente no sería perceptible en el espectro de luz más común debido a su oscuridad. Sin embargo, este conjunto de gas y polvo es la fuente que nutre a Herbig-Haro 46/47.

Curiosamente, para aquellos que creían que la sección izquierda, más grande y brillante, era la más cercana a la Tierra, se ha revelado que es todo lo contrario. La porción derecha, a pesar de su menor brillo y tamaño, es la más próxima a nosotros.

Tags

Lo Último