Espacio

Cómo las sondas espaciales Voyager siguen funcionando después de más de 40 años

Y no parecen estar cerca de su final.

En la década de 1970, se lanzaron un par de misiones pioneras. Las naves espaciales Voyager 1 y Voyager 2 de la NASA se han alejado de la Tierra desde su lanzamiento en 1977, y con más de 40 años de viajes espaciales a sus espaldas, ahora son los objetos más distantes hechos por el hombre.

Como recuerda Slash Gear, han viajado más allá de las órbitas de Neptuno y Plutón y ahora están explorando la región entre estrellas llamada espacio interestelar.

Las dos naves espaciales son las primeras naves espaciales en viajar fuera del campo magnético del Sol, llamado heliosfera, pero a medida que se alejan más y más y envejecen, la cantidad de energía a la que tienen acceso es cada vez menor.

Cuando se rememoran los avances tecnológicos logrados en las últimas décadas, parece increíble que las misiones Voyager sigan funcionando, pero no solo siguen activas, sino que también recopilan datos científicos.

¿Cómo siguen funcionando?

Mantener la nave espacial en funcionamiento requiere una administración de energía extremadamente cuidadosa, pero los gerentes de la misión en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA dicen que su objetivo es mantener a estos intrépidos exploradores en funcionamiento durante el mayor tiempo posible.

Linda Spilker, científica del proyecto Voyager en JPL, indicó: “Los datos científicos que las Voyagers están devolviendo se vuelven más valiosos cuanto más se alejan del Sol, por lo que definitivamente estamos interesados en mantener la mayor cantidad de instrumentos científicos en funcionamiento el mayor tiempo posible”.

Sin embargo, una nave espacial no puede funcionar para siempre, ya que tienen cantidades limitadas de energía para aprovechar. Cada año, cada nave produce cuatro vatios menos de energía de sus sistemas de energía nuclear, llamados generadores termoeléctricos de radioisótopos (RTG), lo que significa que el equipo debe ser selectivo sobre qué instrumentos y sistemas permanecen encendidos.

Cuantos más instrumentos estén encendidos, más rápido consumirán energía y antes terminará la misión. En el caso de la Voyager 2, esta tiene cinco instrumentos científicos actualmente en funcionamiento, mientras que la Voyager 1 tiene cuatro instrumentos porque uno falló poco después del lanzamiento.

Los científicos del equipo quieren mantener estos instrumentos encendidos para seguir recopilando datos y han determinado que pueden hacer funcionar los instrumentos durante algunos años más usando algo de energía de respaldo.

Tags

Lo Último


Te recomendamos