Espacio

La NASA trabaja en un nuevo proyecto para hacer posible el sexo en el espacio

Amor en tiempos espaciales.

Los astronautas Andrew Feustel y Mike Fincke

Pasar un año entero en la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés) puede ser una misión común entre los astronautas. También puede ser, claro está, de un año sin sexo. ¿Existe la posibilidad de que los viajeros espaciales puedan tener relaciones fuera de la Tierra? La NASA trabaja en un proyecto al respecto.

Como cuenta un informe publicado en el sitio web de Semana, la NASA empieza a estudiar la dinámica que representaría el tener sexo en el espacio y así mismo desarrollar nuevos sistemas que faciliten el encuentro sexual.

La agencia espacial estadounidense expresó su interés en ampliar los conocimientos sobre “sexología espacial” e invitó en 2022 a otras organizaciones a esforzarse y colaborar en este estudio.

Recomendados

Es importante destacar que la iniciativa de la NASA no está orientada en contribuir a que los astronautas tengan medios para satisfacer sus deseos sexuales. El objetivo de la agencia estadounidense es desarrollar nuevos conocimientos que eventualmente puedan ser usados para poblar colonias en el espacio en el futuro.

¿Es posible tener sexo en el espacio?

No hay suficiente evidencia científica que permita demostrar si el sostener relaciones sexuales en el espacio representa una actividad totalmente imposible de realizar y no hay estudios que permitan comprender los posibles efectos positivos o negativos que podría generar esa práctica en el organismo humano.

Scott Kelly

Lo que sí está confirmado es que la baja gravedad también hace más difícil que un hombre logre la excitación física. Además, el comportamiento de los fluidos internos del organismo también se verían afectados y ambos factores dificultarían el sexo.

John Mills, físico y astrónomo, comparó en 2018 con The Sun tener sexo en el espacio con hacerlo mientras se salta en paracaídas: “Los problemas que rodean el acto giran en torno al entorno de caída libre, microgravedad, experimentado por los astronautas”.

Cada empujón o embestida lo impulsará en direcciones opuestas, incluso el toque más leve puede hacer que sea difícil mantenerse en contacto si ambas personas no están debidamente ancladas. Los astronautas tendrían que apoyarse contra la Estación Espacial e incluso entre ellos”, detalló.

Tags

Lo Último


Te recomendamos