Espacio

Marte podría haber estado cubierto de lagos en el pasado antiguo, revela estudio

No solo era un poco de agua, eran enormes lagos.

Impresión artística de Marte durante la era de Noé

Desde los años sesenta, las agencias espaciales empezaron a enviar exploradores robóticos a Marte para conocer la superficie marciana. La conclusión general es que hubo agua en el planeta, pero un nuevo estudio ofrece la certeza de que estuvo cubierto por lagos en el pasado antiguo.

Los astrónomos han reiterado que la superficie de Marte tuvo canales de flujo, valles, lechos de lagos y deltas que parecen haberse formado en presencia de agua, pero el objetivo de los científicos es saber cuánto tiempo fluyó el agua en el suelo, si fue de naturaleza persistente o periódica y si existieron el tiempo suficiente para que emergiera vida.

Esta nueva investigación, dirigida por el Dr. Joseph Michalski, profesor asociado del Departamento de Ciencias de la Tierra y director adjunto del Laboratorio de Investigación Espacial (LSR) de la Universidad de Hong Kong (HKU) indica que, basada en un metanálisis de datos satelitales de años, los lagos antiguos pudieron haber sido alguna vez una característica muy común en Marte.

Recomendados

El agua, más común en Marte de lo que pensábamos

En un comunicado, citado en Universe Today, Michalski explicó que el estudio se centró en cuerpos de agua más grandes en Marte, descuidando potencialmente los muchos lagos más pequeños que pudieorn haber existido.

Empezó comparando los lagos de la Tierra con los que tuvo Marte: “Sabemos de aproximadamente 500 lagos antiguos depositados en Marte, pero casi todos los lagos que conocemos tienen más de 100 km 2. Pero en la Tierra, el 70% de los lagos son más pequeños que este tamaño y se encuentran en ambientes fríos donde los glaciares se han retirado”.

“Estos lagos de tamaño pequeño son difíciles de identificar en Marte mediante sensores remotos satelitales, pero probablemente existieron muchos lagos pequeños. Es probable que al menos el 70% de los lagos marcianos aún no se hayan descubierto”.

Un ejemplo de un gran lago alojado en un cráter de impacto en Marte (izquierda) y un pequeño lago alojado en permafrost (derecha).

Los lechos de los lagos son actualmente uno de los principales objetivos para los exploradores robóticos en Marte porque los lagos antiguos tendrían todos los ingredientes para la luz microbiana, incluidos agua, nutrientes y fuentes de energía como la luz para la fotosíntesis.

Actualmente, los lechos de los lagos de estos antiguos cuerpos de agua contienen depósitos sedimentarios ricos en minerales arcillosos de hierro/magnesio y carbonatos, así como sulfatos, sílice y cloruros. Estos depósitos podrían contener evidencia conservada que daría fe de las antiguas condiciones atmosféricas y climáticas en Marte.

Michalski y sus colegas argumentan que los lagos grandes, antiguos y ambientalmente diversos serían un objetivo mucho más prometedor para futuras exploraciones.

Algunos lagos marcianos serían más interesantes para la vida microbiana que otros porque algunos de los lagos eran grandes, profundos, longevos y tenían una amplia gama de entornos, como sistemas hidrotermales que podrían haber sido propicios para la formación de la vida sencilla”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos