Espacio

Pioneer 10, la primera nave espacial que dejó atrás el Sistema Solar: su historia y el mensaje de Carl Sagan para los extraterrestres

NASA lanzó la sonda Pioneer 10 para alcanzar Júpiter, pero superó el planeta y siguió adelante, hasta salir del Sistema Solar. En 2003 se perdió contacto con ella.

Lo que se esperaba fuera un viaje de exploración a Júpiter se convirtió en una travesía hacia el infinito… y más allá. La sonda Pioneer 10, lanzada por la NASA, salió del Sistema Solar el 13 de junio de 1983, perdiéndose contacto con ella 20 años después.

Se convirtió en el primer objeto construido por la humanidad que deja atrás el Sistema Solar.

“Originalmente diseñado para una misión de 21 meses, Pioneer 10 excedió todas las metas y duró más de 30 años”, manifestó el doctor Larry Lasher, director del Proyecto Pioneer 10 de la NASA. “Era un trabajador que excedió su garantía por mucho, y yo adivino que se podría decir que obtuvimos el valor de nuestro dinero”.

Recomendados

La empresa TRW construyó la sonda, lanzada por la NASA el 2 de marzo de 1972.

Estaba hecha en aluminio, pesando 258 kilogramos, con 28 kilogramos de propelente. Contaba con detectores de meteoritos, cámara, radiómetro, fotómetro, detector de rayos cósmicos, analizador de plasma y magnetómetros.

Ah, y también poseía una placa con un mensaje simbólico, para aquella civilización extraterrestre que recibiera la sonda, especie de botella al agua.

¿Qué tenía ese mensaje? Dos figuras humanas, una femenina y una masculina; la dirección de los púlsares más significativos cercanos al Sistema Solar y los planetas ordenados según su distancia respecto al Sol.

El legendario astrónomo y divulgador científico Carl Sagan y su compañero, Frank Drake diseñaron la placa, con dibujos de Linda Salzman Sagan, esposa del astrónomo.

¿Alguien habrá podido recibir el mensaje?

Pioneer 10, a Júpiter y más allá

Tras su lanzamiento, pasó por Júpiter el 3 de diciembre de 1973, proporcionando imágenes extraordinarias de la atmósfera del planeta, así como detalles sobre la atmósfera y la altura de sus nubes superiores.

También estudió los cinturones de radiación del planeta y su fuerte campo magnético.

Al dejar atrás Júpiter se dirigió hacia las regiones exteriores del Sistema Solar, analizando las partículas energéticas del Sol y los rayos cósmicos. Su misión científica (los datos importantes que enviaba a Tierra) culminó el 31 de marzo de 1997.

Aunque se le hizo seguimiento posterior, con el rastreo a través del DSN, no se podía aprovechar nada sobre la sonda Pioneer 10. Para el 22 de enero de 2003, la nave espacial envió su última señal a la Tierra.

La doctora Colleen Hartman, entonces directora de la División de Exploración del Sistema Solar de NASA, dijo:

“Pioneer 10 es una exploradora, en el sentido verdadero de la palabra. Después que pasó cerca de Marte en su viaje largo en el espacio profundo, se aventuraba en los lugares donde ningún objeto construido por la humanidad había ido jamás antes”.

“Se coloca entre las más históricas, así como también las más científicamente significativas exploraciones científicas jamás emprendidas”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos