Espacio

Gordon Cooper, el primer hombre que pasó un día en el espacio: su historia, entre ovnis y tesoros perdidos en el mar

El 15 de mayo de 1963, Gordon Cooper, el más joven de los Mercury Seven, orbitó la Tierra 22 veces, pasando 34 horas en el espacio.

Gordon Cooper era conocido por sus compañeros como arrogante, cumplidor y valiente. La NASA lo tenía por indomable, lejos de los héroes discretos como Neil Armstrong. El 15 de mayo de 1963, se convirtió en el primer hombre en pasar un día en el espacio.

En la cápsula Faith 7, como último de la misión Mercury, Cooper pasó 34 horas, 19 minutos y 49 segundos en órbita, completando 22 vueltas al planeta Tierra.

Pero “Gordo”, como era conocido Cooper, integrante más joven de los Mercury Seven, estuvo más allá de esta proeza. Se le conoció también por sus historias de ovnis y tesoros perdidos en el mar.

Recomendados

Leroy Gordon Cooper nació el 6 de marzo de 1927 en el pueblo de Shawnee, en Oklahoma. Era hijo de un militar norteamericano, y estuvo en la Infantería de Marina, con la suerte de no alcanzar a participar en la Segunda Guerra Mundial.

Transferido a la Fuerza Aérea, se le asignó al Fighter Bomber Group en Landstuhl, Alemania Occidental, volando jets F-84 y F-8 por cuatro años. Posteriormente se convirtió en comandante de vuelo del Escuadrón de Cazas Bombarderos 525.

Su legado en la misión Mercury de la NASA

Cooper fue uno de los 110 pilotos de prueba militares invitados a participar en el Programa Mercury, con el objetivo de realizar las primeras misiones espaciales de Estados Unidos.

Finalmente quedaron siete: Alan Shepard (primer astronauta norteamericano en el espacio), John Glenn (primero en orbitar la Tierra), Gus Grissom, Walter Schirra, Deke Slayton (no llegó a volar, por problemas del corazón), Scott Carpenter y Leroy Gordon Cooper.

De todos, a Cooper le correspondió el honor de ser el primero en superar un día entero en el espacio. Además, fue el último estadounidense en volar solo: después de él, siempre se fue en grupo.

Los objetivos principales de la misión, de acuerdo con la NASA, eran “evaluar los efectos de una estadía más prolongada en el espacio para el hombre y verificar que el ser humano sea el sistema principal de la nave”.

Cooper se convertiría luego en la primera persona en realizar un segundo vuelo orbital, cuando dos años más tarde fue lanzado como comandante de la nave Gemini GT-5 con Charles “Pete” Conrad, Jr. La misión duró ocho días.

El astronauta dejó la NASA en 1970, retirándose de las Fuerzas Aéreas y pasando a trabajar en la industria privada.

Ovnis y tesoros, las otras obsesiones de Gordon Cooper

En su autobiografía Leap of faith: an astronaut’s joruney into the unknow (2000), Cooper habla sobre un tema especial para los astronautas: el contacto con los ovnis, tocando además teorías de conspiración.

De acuerdo con “Gordo”, filmó una película desde la Gemini 5 en la que, probablemente, se topó con algunos ovnis: fue confiscada por las autoridades. Cuando lo conversó con el presidente Lyndon B. Johnson, este le respondió: “Hijo, he ordenado que la clasifiquen como secreta”.

Además, Cooper pidió a un grupo de expertos de la ONU que coordinaran datos sobre encuentros con ovnis “para determinar cuál es la mejor forma de interrelacionarse con estos visitantes de manera amistosa”, según cita el diario español El País.

Cooper era aficionado a la búsqueda de tesoros, y mientras estaba orbitando la Tierra en el Faith 7 en 1963 llegó a encontrar, en las fotos tomadas, registros brillantes en el Atlántico. Para él, eran tesoros bajo el agua.

Pero no dijo nada a la NASA, manteniendo su secreto y haciendo mapas de la zona que entregaría, antes de morir en 2004, a su amigo Darrell Miklos, cazatesoros.

Cuando este estaba trabajando en una serie de televisión con Discovery Channell y la productora de Steven Spielberg, según cuenta la Revista GQ, decidió investigar el hallazgo de Cooper.

Encontró un barco inglés de los tiempos de Sir Francis Drake, además de algunas monedas de oro y cañones, entre otras reliquias.

Leroy Gordon Cooper fallecería el 4 de octubre de 2004 en Ventura, California, víctima del Mal de Parkinson. Tenía 77 años.

Tags

Lo Último


Te recomendamos