Espacio

Skylab, la primera estación espacial de la NASA: el “motín” de sus astronautas y cómo terminó destrozado el laboratorio

El 14 de mayo de 1973, la NASA lanzó su primera estación espacial, Skylab. Un grupo de astronautas vivió en ella en los siguientes nueve meses.

La NASA lanzó su primera estación espacial el 14 de mayo de 1973: su nombre era Skylab y era la segunda en la historia, detrás de la soviética Salyut 1.

En ella se realizaron cientos, quizás miles de experimentos, recibiendo a nueve astronautas durante los nueve meses siguientes a su lanzamiento. Pero su vida fue azarosa y su desaparición, traumática.

Diseñada por Raymond Loewy, Skylab orbitó alrededor de la Tierra de 1973 a 1979. Medía 35 metros de largo y pesaba 90-6 toneladas.

La misión Skylab 1, la de su despegue, no fue tripulada. En su segunda misión recibió a sus primeros tripulantes: Pete Conrad, Joseph Kerwin y Paul Weitz, el 25 de mayo de 1973. Retornaron a la Tierra el 22 de junio de ese año.

Alan Bean, Owen Garriott y Jack Lousma conformaron la tercera misión, enviada el 28 de julio y devuelta el 25 de septiembre.

La última misión, Skylab 4, fue la más emblemática de todas, y no por un hecho que generara orgullo ni entre la NASA ni entre los astronautas. ¿Qué fue lo que ocurrió?

El trauma de la misión Skylab 4

Gerald Carr, Edward Gibson y William Pogue fueron los tres miembros de Skylab 4. Llegaron al laboratorio espacial el 16 de noviembre de 1973, y lo dejaron el 8 de febrero de 1974, permaneciendo 84 días, más que los astronautas anteriores.

Los problemas comenzaron para Skylab 4 cuando Pogue se enfermó del estómago. Para “mejorar”, la recomendación de Carr era que se comiera una lata de tomates: esto hizo que Pogue empeorara.

“Escucho unos ruidos extraños provenientes de Bill y una bolsa de vómito flotando de derecha a izquierda”, contó Gibson, según recordó en conversación con la BBC. “Estábamos desanimados porque sabíamos que teníamos mucho trabajo por hacer y fue entonces cuando cometimos nuestro primer error”.

Los astronautas no informaron al Centro de Control en Houston sobre la enfermedad de su compañero.

“Queríamos organizarnos antes de que comenzara el gran revuelo en la Tierra, así que decidimos retrasar comunicarles que Bill estaba enfermo”.

No obstante, desde Houston todo se escuchaba, y el mítico Alan Shepard, primer norteamericano en el espacio y jefe de la Oficina de Astronautas, los regañó.

Evidentemente, la tripulación lo tomó mal, lo que generó una tensión entre los astronautas en Skylab y el Centro de Control.

“Realmente no logramos una buena relación de trabajo”, dijo Gibson a la BBC.

Desde el Centro de Control, con el fin de que los astronautas llevaran a cabo su labor, los presionaron constantemente. Aquí entra una palabra clave: microgestión. En Houston manejaban a la tripulación hasta en el más mínimo detalle, algo que les exasperó.

Pogue aún estaba enfermo, y la moral de los astronautas en el espacio… estaba por los suelos.

Allí cometieron su segundo error: rotarse para sintonizar la sesión informativa matutina. Lo normal era que los tres estuvieran pendientes, ya que las comunicaciones en ese entonces se reducían a diez minutos, mientras Skylab pasaba sobre las estaciones de control terrestre.

Hubo una desatención que generó que estuvieran fuera de comunicación por 90 minutos. Desde Houston, el pensamiento era que los astronautas se habían amotinado.

Un motín en el espacio. Algo difícil de creer.

“En la Tierra lo interpretaron como una huelga”, dijo Gibson. “Pero no fue intencional, fue nuestro error. Los medios crearon este mito que ha estado flotando por ahí desde entonces y simplemente hemos tenido que vivir con él”.

“¿Qué íbamos a hacer? ¿Amenazar con vivir en la Luna?”, bromea el astronauta.

La NASA diría años después que hubo una confusión, pero el daño estaba hecho.

Luego de una tensa reunión en la que se dijeron todo a la cara (a miles de kilómetros de distancia), las cosas se ordenaron. Su productividad fue total, regresando a la Tierra el 8 de febrero de 1974.

Skylab se desintegra, ¿por qué motivo?

Pero pasó algo más. No hubo una quinta misión, lo que se interpretó como fruto de la incomodidad de la NASA por el incidente. Y, para colmo, Skylab había sufrido daños importantes al momento de su puesta en órbita.

El portal Una breve historia señala que el escudo contra meteoroides se desprendió a los 63 segundos del despegue, arrancando uno de los dos paneles solares de la estación y atascando el otro.

Aunque se reparó, hubo otras situaciones que evitaron su mejoría. La órbita de Skylab iba decayendo, y se preveía que caería a la Tierra antes de 1980.

El 11 de julio de 1979, el laboratorio se desintegró sobre el océano Índico, dejando fragmentos metálicos a lo largo de 6 mil kilómetros, desde el cabo de Buena Esperanza hasta Australia.

En la Tierra se dijo que los últimos tres astronautas, Carr, Gibson y Pogue, habían saboteado Skylab. Algo totalmente falso, puesto que todos permanecieron trabajando con la NASA en distintas situaciones.

Pogue murió en 2014 y Carr en 2020. Gibson permanece con vida, con 85 años.

Tags

Lo Último


Te recomendamos