Espacio

Así murió Vladímir Komarov, la primera víctima humana en el espacio

El 24 de abril de 1967, el cosmonauta soviético Vladímir Komarov se convierte en la primera persona que muere en el espacio. Esta es su historia.

Yuri Gagarin había ido al espacio en 1961: fue el primer ser humano en lograrlo. Pero seis años más tarde, Vladímir Komarov, otro cosmonauta soviético, se convirtió en la primera persona en morir en el espacio. Es una de las víctimas de la lucha del hombre por explorar las profundidades del universo.

Tres meses antes murieron en la plataforma de lanzamiento los tres tripulantes del Apolo 1: Virgil Grissom, Edward Higgins White y Roger Bruce Chaffee. El 27 de enero del fatídico 1967, los norteamericanos se incendiaron en su nave, en una terrorífica situación que dejó traumatizada a la NASA.

Estados Unidos y la Unión Soviética protagonizaban una carrera por llegar al espacio desde finales de los años 50. Con el hito de Gagarin, los rojos dieron el primer golpe. Ahora querían más, querían seguir explorando.

Una misión fatídica

Komarov, gran amigo de Gagarin, quería seguir sus pasos. Piloto de combate nacido en Moscú en 1927, Komarov perdió a su padre en la Gran Guerra Patria (la Segunda Guerra Mundial), y estuvo a punto de ser convocado, pero llegó el final del conflicto. Se unió al programa espacial soviético en 1959.

Tanto Komarov como Gagarin estaban asignados a esa misión de 1967: incluso, era una orden de Leonid Brezhnev el enviar dos naves e intercambiar en el espacio a los cosmonautas. La presión sobre la fuerza aérea soviética y sus miembros era enorme.

Pero no había seguridad de éxito. De hecho, los vuelos anteriores sin tripulantes terminaron en sendos fracasos. De acuerdo con Asif Siddiqi, historiador de la Universidad de Fordham citado por OpenMind BBVA, algunos de los técnicos responsables habían señalado al menos 101 anomalías en distintos sistemas de la nave Soyuz.

Al despegar el 23 de abril de 1967 con Komarov a bordo (de haberse negado a volar, le tocaría a su amigo Gagarin), la Soyuz empezó a dar problemas.

  • No se desplegaron los dos paneles solares.
  • Fallaron los sistemas de telemetría y sensores.
  • También dieron error los de orientación y propulsión.

Finalmente, cuando en Tierra se dieron cuenta de los fallos de la Soyuz 1, anularon el despegue de la Soyuz 2. Eso salvó la vida de otros tres astronautas… incluyendo la de Gagarin, que iría en esa misión.

La muerte de Vladímir Komarov

Con la nave en problemas y sin posibilidad de salir, Komarov se preparó para morir en cuestión de segundos. Al reentrar en la atmósfera, se incendió totalmente la Soyuz, con su cosmonauta adentro. Se estrelló.

Solo encontraron una “masa negra sin forma”, como lo relató el teniente general de la Fuerza Aérea, Nikolai Kamanin. Incluso hay una foto, grotesca y difícil de ver para cualquiera, en la que la que aparecen los restos de Komarov.

“Pienso que todos los cosmonautas sabían que era una misión de alto riesgo, pero no creo que ninguno esperara que fuera fatal”, dijo Siddiqi en su conversación con OpenMind BBVA.

Los soviéticos terminaron de incinerar a Komarov y e inhumaron sus cenizas con honores en la muralla del Kremlin, en la Plaza Roja. Se le otorgó póstumamente una segunda orden Lenin y la Orden del Héroe de la Unión Soviética.

Gagarin moriría un año después, en 1968, en un accidente aéreo. Un año después, Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins llegarían a la Luna, clavando la bandera de Estados Unidos. La carrera espacial tomaba un nuevo rumbo.

Tags

Lo Último


Te recomendamos