Espacio

La misión de redireccionamiento de asteroides de la NASA está lista para lanzar su primera prueba este 23 de noviembre

La misión de la agencia espacial estadounidense se llama DART y será la encargada de protegernos ante las amenazas de asteroides.

Desde principios del 2020 salió uno de los primeros conceptos reales de una misión capaz de cambiar la dirección de un asteroide. ¿Para qué quiere la ciencia cambiar el curso de una roca espacial? Pues en caso de que venga camino a estrellarse contra la Tierra, se puede evitar tener el mismo destino que los dinosaurios.

¿Podría tener mayores consecuencias? Es posible. Sin embargo, cuando se trata de la NASA, los cálculos son realmente exactos. Así que confiemos en ellos ¿o no?

Así nació la misión DART, que es una especie de siglas para referirse al redireccionamiento de doble asteroides. Este proyecto ya dejó de ser un simple concepto y ya está listo para realizar su primera prueba, con lanzamiento incluido, el próximo 23 de noviembre, informó Slash Gear.

Los integrantes de la tripulación realizaron pruebas finales de la nave espacial. La cargaron de combustible y energía, y se encuentran en el proceso de ensayos generales para el viaje hacia el espacio exterior. DART es la primera prueba de defensa planetaria. Parece una frase propia de la ciencia ficción, pero no, es muy real.

¿Va a desviar un asteroide?

La misión es desviar asteroides. Entonces, en la primera prueba ¿intentará desviar alguno? Claro que sí. Se trata de una pequeña roca espacial llamada Dimorphos. Este cuerpo rocoso actualmente se encuentra orbitando uno más grande llamado Didymos.

La agencia espacial estadounidense dijo en un comunicado que no hay riesgo que ninguno de estos asteroides se estrelle contra el planeta.

DART viajará hacia Dimorphos para estrellarse intencionalmente. La intención no es destruirlo; por ahora solo quiere cambiar la trayectoria de la roca. Hará esta prueba a través de un impacto cinético. La NASA quiere saber si con este tipo de choques, se puede modificar el tránsito de un objeto en el espacio.

Desde la Tierra habrá un constante monitoreo del impacto para registrar los efectos que cause el choque de la nave espacial con la roca.

“Es un milagro lo que este equipo ha logrado, con todos los obstáculos en el camino como el covid-19 y el desarrollo de tantas nuevas tecnologías. Pero la razón por la que hemos tenido éxito hasta ahora es porque nuestro equipo está emocionado, es extremadamente agudo y realmente quieren demostrar que si un asteroide se acercara a la Tierra, podríamos evitar una catástrofe”, dijo Elena Adams, ingeniera de sistemas de misión DART en el Laboratorio de Física Aplicada (APL) de Johns Hopkins en Laurel, Maryland.

Tags

Lo Último

Te recomendamos