Entretenimiento

Sony cae 10% en la bolsa: ¿cómo le afecta la expansión de Microsoft? [FW Opinión]

Microsoft revela sus cartas con el fichaje de Activision a sus filas. Las acciones de Sony en el mercado bursátil reaccionan a un golpe duro.

“Al final ganan los videojuegos”, es la frase trillada que escuchamos infinidad de veces cuando los principales líderes del mercado ejecutan alguna estrategia agresiva predestinada a alterar el rumbo de la industria y las dinámicas de consumo entre los gamers.

De hecho es la frase que escuchamos o leímos una significativa cantidad de ocasiones durante las últimas 24 horas. Todo luego de que descubriéramos la más reciente jugada de Microsoft, en donde compró a Activision Blizzard por USD $68.700 millones.

Fue así como, abriendo la billetera, Microsoft obtuvo el acceso a la lista reducida de las tres más grandes compañías de videojuegos en el mundo. Quedando por sólo por detrás de Tencent y... Sony, su eterno “rival”.

Esto obviamente trajo consecuencias en el mercado, pero tal vez las máximas secuelas de esta sacudida aún están por conocerse.

Sony cae en la bolsa de valores tras la compra de Activision por parte de Microsoft

Tal como reporta el Financial Times las acciones de Sony colapsaron entre 13 y 10% tras el anuncio de la adquisición de Activision Blizzard por parte de sus competidores.

Es un golpe que se podía esperar desde antes y que también marca la estrecha correlación que tienen todas las empresas de este sector, donde cualquier movimiento que ejecute una invariablemente impacta a la otra.

La pregunta obvia ahora es el plantearse cómo reaccionará ahora Sony. Es su turno de hacer un movimiento, en un contexto donde mantienen el liderato en la generación actual de consolas.

A la par que se están gestando las plataformas metaversas como el potencial siguiente gran salto evolutivo de los videojuegos, y Microsoft ya apunta para allá a partir del anuncio de esta compra. Incluso lo manifestó directamente en un comunicado oficial.

Falta un largo recorrido para consolidar la adquisición por parte de Microsoft. En teoría todo quedaría sellado hasta el 2023 y hace falta todavía que las entidades regulatorias intervengan para validar la compra o realizar ajustes.

Mientras tanto, Sony sigue dominando en un mercado de entretenimiento digital que sólo le representa el 30% del total de sus ingresos.

Todo apunta por ahora que la estrategia de Sony se enfoca en mantener su cartera de títulos exclusivos que funcionen como imán y voto de confianza para los gamers. Luce muy poco probable que abra la billetera e inicie una guerra de adquisiciones.

Así que el camino de acciones parece obvio: la creación de su propia versión de Game Pass impulsado por el respaldo de la plataforma que hoy por hoy es PlayStation Plus.

Tags

Lo Último


Te recomendamos