Ciencia

NASA advierte que los cultivos de maíz se verán gravemente afectados por el cambio climático

Continúan las advertencias de organismos especializados sobre el cambio climático: luego que lo hiciera Naciones Unidas, es el turno de la NASA.

La NASA es contundente: el cambio climático afectará los cultivos de maíz en buena parte del mundo. La alimentación futura está en riesgo.

El organismo aeroespacial norteamericano es el más reciente en dar campanazos respecto al cambio climático. Previamente lo hizo la Organización de las Naciones Unidas, a través del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, con sus informes anuales.

De acuerdo con la NASA, los fenómenos meteorológicos extremos, como inundaciones y olas de calor, “se agruparán cada vez más en el tiempo y el espacio, lo que aumentará los riesgos de malas cosechas, incendios forestales y otros peligros para la sociedad”.

Recomendados

Una bomba de tiempo alimenticia: ¿cómo el maíz se ve afectado por el cambio climático?

El estudio, publicado en Enviromental Research Letters, para el año 2100 el aumento de las olas de calor, la sequía y el exceso de precipitaciones combinados duplicarán el riesgo de malas cosechas de maíz en al menos tres de las seis regiones productoras del cereal en el planeta.

Una zona en especial está bajo la lupa: el medio oeste de los Estados Unidos. El país es el principal productor del cereal en el mundo, con una cosecha de 419 millones de toneladas en 2021.

Colin Raymond, científico del Jet Lab de la NASA en el sur de California y autor principal de la investigación, ahonda acerca del tema.

“Solo en los últimos cinco años más o menos se ha desarrollado un marco para aplicar el pensamiento de riesgo compuesto al análisis climático de una manera que realmente se puede calcular sin perder la cabeza”.

El modelo utilizado por los científicos de la NASA

Los expertos utilizaron un modelo climático alemán, el Max Planck Institute Grand Ensemble, para ejecutar 100 simulaciones individuales de los años 1991 a 2100. De acuerdo con los resultados, las simulaciones del pasado (1991-2020) mostraron que el modelo representaba con cercanía los fenómenos extremos.

El grupo de investigadores realizó simulaciones hasta 2100, centrándose en cómo afectará al maíz el aumento de los peligros de temperatura y precipitación. Los extremos de lluvia de tres días aumentarán en frecuencia entre un 10% y 50%.

La posibilidad de pérdida de cosecha en al menos tres de los graneros del mundo casi se duplicará, del 29% al 57% para 2100. En palabras de Raymond: “Las cosas están interconectadas de una manera que no hemos apreciado hasta ahora. No son solo las olas de calor. No es sólo el calor y la sequía: son todas esas interconexiones las que mejor explican los impactos severos que más nos preocupan cuando intentamos prevenir grandes desastres”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos