Ciencia

Startup propone crear filetes de carne desde las partículas de CO2 que están en el aire

La carne falsa, además, reduciría la emisión de dióxido de carbono del ambiente.

El proceso ganadero necesita de un montón de recursos no renovables para poder llevar un filete de carne vacuna a tu mesa durante un almuerzo o cena. Además, el mismo mecanismo es un constante emisor de partículas de dióxido de carbono (CO2). Entonces, aparece esta alternativa de una startup llamada Air Protein que pretende solucionar ambos problemas con este curioso proyecto.

Básicamente, según lo reseña Xataka, es crear “carne desde el aire”. Se trata de un proceso en el que logran fabricar un filete o churrasco desde las partículas de CO2 que están en el aire. El punto de partida de esta iniciativa tiene origen en la NASA.

Durante los años sesenta, la agencia espacial estadounidense buscaba una manera de alimentar a los astronautas que ejecutaran largas misiones fuera de nuestro territorio terrestre. Entonces, crear carne a partir microbios combinados con dióxido de carbono fue una de las opciones que manejaron.

La iniciativa no avanzó en aquel entonces y precisamente 60 años más tarde ha sido retomada por un par de científicos de la Universidad de Berkley. Lisa Dyson y John Reed se aliaron con una empresa llamada Kiverdi, que ejecuta un proceso similar para fabricar aceite de palma. Entre estos tres integrantes fundaron la empresa Air Protein, que es la traducción literal de proteína de aire: la protagonista del día.

Carne del aire: ¿Cómo lo hacen?

De acuerdo a la reseña que publica el portal mencionado, la startup cultiva microbios hidrogenotróficos en tanques de fermentación. A estos los alimenta con una mezcla de oxígeno, dióxido de carbono, minerales, agua y nitrógeno.

El resultado de esta combinación es una especie de harina rica en proteínas. La misma cuenta con una composición de aminoácidos similares a los que vienen en los filetes de la carne vacuna que encontramos en cualquier comercio.

Entonces, después de haber encontrado los elementos básicos alimenticios, llega el momento de la textura, algo que consiguen aplicando técnicas culinarias para dar con la sensación similar a morder un churrasco.

El primer beneficio que ambos científicos encuentran es que para la misma cantidad de carne animal, el proceso de Air Protein necesita 15.000 veces menos agua y 1.5 millones de veces menos tierra.

Sin embargo, la única limitante por ahora es la de los costos de producción que harían de este producto muy caro. Una vez que se solucione esta particularidad podrán comenzar a competir con los ganaderos convencionales.

Tags

Lo Último

Te recomendamos