logo
 /
Entretenimiento 14/07/2021

Lugares liminales: ¿Qué son y cómo identificarlos?

Ya sea que estés intentando crear alguna obra audiovisual o solo tengas curiosidad, es importante que conozcas los lugares liminales.

Seguramente has escuchado hablar de los lugares liminales en alguna ocasión, o tal vez no y justamente es por eso que te encuentras en esta nota. El mismo nombre de estos lugares los hacen llamativos, pero el concepto de estos es algo mucho más interesante que el nombre mismo y está completamente ligado, muchas veces, a los miedos que tenemos muy escondidos en nuestra mente.

Curiosamente, hay algunos videos en Internet que intentan explicar esto pero algunos se van por la tangente hablando de creepypastas o cosas por el estilo, la verdad es que estos no necesitan de ninguna historia de terror para ser aterradores y a continuación te explicamos la razón de ello.

Los lugares liminales y su efecto en la mente

Por lo general podemos encontrar muchas personas en lugares como plazas, hospitales, tiendas departamentales, edificios de oficina, escuelas y mucho más.

Estos lugares en donde comúnmente podemos ver a muchas personas durante el día, se convierten en lugares liminales cuando cae la noche o cuando son abandonados. Es decir, estos lugares, sin personas a la vista, pueden llamarse de esa manera.

El problema es que nuestra mente asocia estos lugares transitorios con grandes acumulaciones de personas, y cuando no ve a nadie en ellos, de inmediato nos pone alertas, pues espera que cualquier persona o ente haga una aparición. Esto obviamente hace que nos pongamos nerviosos y andemos con mucho cuidado, pues inconscientemente pensamos que esos lugares abandonados realmente tienen seres dentro, pero no los podemos ver.

Algunos buenos ejemplos de estos se pueden encontrar en la película Historia de Terror para Contar en la Oscuridad, en donde uno de los personajes principales termina recorriendo las instalaciones de un hospital abandonado. Esta escena solamente hace que pensemos que algo no está bien, causa incomodidad y nos mantiene alerta todo el tiempo. Obviamente en la película esto ocurre y aparece un monstruo, pero este nos da miedo justamente porque se logró crear una atmósfera incómoda usando un lugar liminal.

Otra obra que logra crear una sensación similar a esta es el videojuego Shin Megami Tensei III Nocturne, el cual justamente da inicio en un hospital que, a pesar que está abierto al público, se encuentra completamente abandonado. La pura sensación de no poder encontrar a nadie en todos los pasillos ayuda a que nos de miedo el solo hecho de avanzar.

Otros buenos ejemplos

Uno de los juegos que mejor ejemplifica la incertidumbre que nos causa un lugar liminal, es el juego llamado The Stanley Parable, en donde deberemos explorar un edificio de oficinas completamente vacío, tratando de descubrir a dónde es que fueron todos. Aquí las cosas son un poco menos aterradoras gracias a que nos acompaña la voz de un narrador que interactúa con nosotros, pero es imposible no sentir incomodidad al ver todo el lugar abandonado.

Pero tal vez el mejor ejemplo de todo esto lo podemos encontrar dentro de la película The Shinning, en donde podemos ver tomas constantes del hotel sin habitantes, pasillos que parecen infinitos y con tantas puertas que es imposible no creer que algo saldrá de ellas. Entre fantasmas y demonios, nunca sabes lo que puede salir de los pasillos, y eso es lo que hace que la escena del triciclo y las gemelas sea tan aterrador, pues seguimos a un niño a través de un enorme lugar liminal.

Sin duda alguna, el manejo correcto de este tipo de lugares puede hacer que se cree la atmósfera perfecta para una película de terror, serie o videojuego. Incluso si lo que estás buscando es hacer fotografías que incomoden a las personas, necesitas encontrar algún lugar liminal que puedas fotografiar.

Recuerda que lo liminal es transitorio, así que se requiere de un lugar que esté en entre el punto de haber estado recurrido y volver a estarlo de nuevo. El punto medio entre eso, cuando no hay nadie, eso es lo liminal, cuando la naturaleza humana rechaza la idea de estar ahí.