Xbox Series S confirma su existencia por filtración de una caja de un mando

Xbox Series S confirma su existencia por filtración de una caja de un mando

La Xbox Series S existe, no es un rumor. Al menos eso sugiera la filtración del empaque de un control para esta consola que parece 100% real.

Se avecina una cruenta guerra de consolas entre Microsoft y Sony. Ambas compañías han cuidado muy bien sus movimientos y por lo tanto la información oficial ha sido poca. De ahí que los rumores de la Xbox Series S fuese siempre una incógnita.

Se supone que esta consola de "nueva generación" representaría un punto intermedio entre la gama actual y la Series X. No hace mucho se filtró lo que tentativamente sería su diseño oficial, pero muchos ponían en duda su veracidad. Hasta ahora.

Xbox: se filtra el posible diseño de la consola Xbox Series S

Xbox parece querer hacer un diseño completamente distinto para la consola que conocemos como Xbox Series S y nos encanta la idea.

Y es que parece que por fin se ha confirmado la existencia de la Xbox Series S. Pero todo sucedió de la manera más extraña y absurda. Mediante la filtración de un empaque donde hablan de ella.

No se tiene totalmente identificada la fuente original de la filtración. Algunos hablan de Reddit y otros atribuyen todo a la cuenta de Twitter @TinyRakan.

Pero en ambos casos se muestra un serie de fotografías de lo que sería la caja del mando Robot White para Xbox.

El asunto aquí, tal como podemos observar en las imágenes es que en la parte trasera del empaque señala claramente que el mando es compatible con la Xbox Series S que aún no ha sido anunciada oficialmente.

Al principio muchos argumentaban que podría tratarse de un montaje. Pero reporteros de otros medios fueron capaces de comprobar su autenticidad ya que encontraron el control a la venta con algunos distribuidores locales:

Así que ya podemos empezar a tomar en serio los reportes de que esta consola tendría 4 teraflops en lugar de los 12 de la Series X, 7.5GB de RAM y el mismo CPU que su hermano mayor.

Mala suerte para Microsoft que por un descuido raro perdió la oportunidad de revelar una sorpresa que se tenía bien guardada.