Coronavirus: Universidad de Oxford podría liberar su vacuna en septiembre

Coronavirus: Universidad de Oxford podría liberar su vacuna en septiembre

Autoridades a cargo de revisar la pruebas de la vacuna experimental contra el Coronavirus Covid-19 tienen buenas expectativas.

La pandemia global del Coronavirus Covid-19 mantiene su curso y ha llegado a su punto más crítico en mucho tiempo.

Por lo menos en lo que compete al número diario de contagios, donde se han roto varias marcas previas y las estadísticas siguen a la alza.

Coronavirus: 260 mil personas se contagian en 24 horas, van 14 millones de casos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informa que 260 mil casos positivos se registraron a nivel global en 24 horas, marcando un nuevo récord.

Es bajo este escenario que distintos laboratorios se mantienen en la carrera para desarrollar una vacuna funcional que pueda combatir los síntomas producidos por el SARS-CoV-2.

A estas alturas la Universidad de Oxford se ha posicionado como la responsable del proyecto más popular y adelantado. Al menos luce hoy por hoy como el tiene mayores posibilidades de salir pronto al mercado. Tan pronto como dentro de un par de meses.

De acuerdo con Science Focus de la BBC, David Carpenter, presidente del Comité de Ética de Investigación de Berkshire, encargado de supervisar las pruebas de esta vacuna contra el Coronavirus Covid-19, el producto podría estar listo para lanzarse al público en el mes de septiembre de 2020:

Coronavirus: vacuna de Oxford podría "proteger parcialmente", dicen científicos

Nadie puede poner fechas finales… las cosas pueden salir mal, pero la realidad es que al trabajar con una gran compañía farmacéutica, esa vacuna podría estar disponible en septiembre y ese es el tipo de objetivo en el que están trabajando.

Doble protección

Los resultados hasta ahora parecieran ser más que positivos. Ya que al analizar las muestras de sangre tomadas de un grupo de voluntarios del Reino Unido que recibieron una dosis de la vacuna, se encontró que la vacuna estimulaba al cuerpo a producir anticuerpos y "células T".

Las células T serían un complemento a los anticuerpos, de mayor duración, por años, y capaces igual de combatir al SARS-CoV-2 que produce esta clase de Coronavirus.

Bajo esta lógica la vacuna probada por la Universidad de Oxford sería capaz de brindar una especie de protección doble.

Pero esto último no es un reporte oficial y parte de filtraciones de supuestos informantes internos. Por lo que aún falta avalar por parte de las autoridades y reguladores que la vacuna genera inmunidad duradera.