Así es el búnker que usó Donald Trump en la Casa Blanca para protegerse de las protestas

Así es el búnker que usó Donald Trump en la Casa Blanca para protegerse de las protestas

El presidente de Estados Unidos utilizó el búnker para resguardarse de los que protestaban por el asesinato del ciudadano afroamericano George Floyd.

Acompañado por los agentes del servicio secreto, el presidente corrió a esconderse en el búnker mientras el pueblo protestaba frente a la Casa Blanca.

Parece sacado de una obra de Tom Clancy, pero no: ocurrió esta semana durante las manifestaciones en Estados Unidos.

El asesinato de George Floyd, un ciudadano afroamericano, a manos de la Policía de Minneapolis, despertó la rabia de cientos de miles de personas.

Protestas frente a la Casa Blanca

Mientras, el manejo de la crisis por parte del presidente Donald Trump no ha sido el más mesurado, lanzando gasolina al fuego.

El episodio de Trump y las protestas recordó la existencia del búnker, ubicado en las profundidades del Ala Este de la Casa Blanca.

Allí estuvo el presidente durante casi una hora, a la espera de la disolución de las protestas.

Pero, ¿qué tiene ese sitio y quiénes lo utilizaron anteriormente?

 

La evolución del búnker de la Casa Blanca

Llamado Centro Presidencial de Emergencias, el búnker fue construido durante la Segunda Guerra Mundial.

Su función era cuidar al presidente Franklin Delano Roosevelt.

Serviría como refugio antiaéreo, pensando en alguna incursión japonesa o nazi en la zona, algo que nunca ocurrió.

Contó con una renovación durante la presidencia de Harry S. Truman, ya en los inicios de la Guerra Fría, ampliándose y preparándose para un probable ataque nuclear.

Nunca ocurrió, tampoco.

George Bush en el búnker, 11 de septiembre de 2001.

El 11 de septiembre de 2001, tras el ataque a las Torres Gemelas de Nueva York, el presidente George W. Bush lo ocupó.

Inicialmente fueron llevados allí el vicepresidente Dick Cheney y la secretaria de Estado Condoleezza Rice.

Bush llegó más tarde ese día, ya que se encontraba fuera de la ciudad.

 

¿Cómo es el lugar?

El búnker cuenta con tres o cuatro habitaciones, según contó el comandante Anthony Barnes.

Lo hizo en el libro The Only Plane in the Sky: An Oral History of 9-11, citado por el portal 20 minutos.

Raven Rock, otro libro, apunta que en ese momento era un largo pasillo con una sala de operaciones y comunicaciones de unos 55 metros cuadrados.

También tiene un área de información y una sala de dirección con pantallas de 55 pulgadas.

Donald Trump

En ese momento, de acuerdo con los relatos, la sala no se encontraba preparada para la presencia de mucha gente.

Luego del 11 de septiembre se expandió aún más la sala, dándole la posibilidad al presidente de un mejor manejo de la situación de crisis desde ella.

La Administración de Barack Obama, en 2010, mejoró aún más la sala, enfocado en los sistemas de comunicación, información y ventilación.

¿Tendrá que utilizarlo de nuevo Trump en algún momento durante esta crisis?