Coronavirus: Hipoxia feliz, la nueva y desconcertante condición del COVID-19

Coronavirus: Hipoxia feliz, la nueva y desconcertante condición del COVID-19

Hay muchas vías por las que puede atacar el coronavirus. La más peligrosa es esa que no se muestra y es muy difícil de detectar. A esa la identificaron Hipoxia feliz y podría ser letal.

La emergencia sanitaria que atraviesa gran parte del planeta, por el coronavirus, sigue su curso. En unos países más, en otros menos, pero la gran mayoría sigue padeciendo sus consecuencias. Uno de los grandes retos de la medicina es identificar todos los componentes del virus para poder atacarlo. Sin embargo hay una característica que es muy peligrosa y pudiera ser letal.

Se trata de la Hipoxia Feliz o Silenciosa. Fue bautizada con este nombre debido a que no se muestra sino hasta cuando ya hizo todo el daño posible y las personas sufren un colapso. El coronavirus afecta el sistema respiratorio a través de los pulmones. Por lo general estos daños se manifiestan con una tos aguda, falta de aire y en ocasiones altas temperaturas.

Coronavirus accidentes cerebrovasculares

Lo peligroso de esta Hipoxia Feliz, es que daña los pulmones con una severa neumonía, pero el paciente no sufre los síntomas. Es decir hay una respiración normal, no hay fiebre y no hay tos. La persona está en un "buen estado", pero en realidad la enfermedad está ganando terreno dentro del cuerpo.

¿Cómo detectaron esta fase del coronavirus?

Existe un "afortunado" grupo que sufrió lesiones ajenas a la enfermedad. Accidentes automovilísticos, caídas leves o graves y, en algunos casos, apuñalamientos. Para estos casos fueron necesarias unas placas de tórax o rayos X. Al momento de ver los resultados, los médicos notaron que tenían neumonías producto del coronavirus. Estas personas fueron atendidas a tiempo, pero existieron quienes se desplomaron al suelo, después de varios días de estar "normal".

En consecuencia el COVID- 19 sigue siendo una epidemia muy peligrosa. Que en ocasiones actúa de forma silenciosa hasta que ejecuta el daño por los órganos del cuerpo humano. "Avanza rápidamente para convertirse en un fallo respiratorio. Explica los casos de pacientes de COVID-19 que mueren repentinamente después de no sentir falta de aliento. Parece que la mayoría de los pacientes de coronavirus experimentan síntomas relativamente leves y superan la enfermedad en una o dos semanas sin tratamiento", expresó Richard Levitan, médico de urgencias en Littleton, Nuevo Hampshire. Declaraciones que fueron reseñadas en el portal Vistazo.