Taxistas destrozan en Morelia un automóvil perteneciente a Uber

Taxistas destrozan en Morelia un automóvil perteneciente a Uber

Desde la llegada de Uber a Morelia, se han registrado distintos atentados en contra de quienes trabajan con la app, aquí un video que lo prueba.

Parece que México realmente se ha comprometido con regresar a la edad media, ya que gracias a la llegada de Uber a Morelia, se han registrado múltiples ataques en contra de quienes trabajan en Uber. Más recientemente, se puede ver como un grupo de taxistas, con sonrisas en sus rostros, voltean un auto móvil que trabajaba como Uber. Así es como lo podemos ver en distintas redes sociales.

Y se preguntan por qué todos prefieren apps

Distintos taxistas en México han manifestado su descontento con la mera existencia de las aplicaciones de transporte. Eso ha desatado marchas, paros nacionales y ahora incluso la destrucción de propiedad privada. Ya que, como se puede ver en el siguiente video, los taxistas no se han tomado a bien el hecho de que los conductores de Uber quieran ganarse el pan de cada día.

Afortunadamente, no se reportaron ataques en contra del conductor mismo, aunque su unidad si quedó completamente destrozada. Vidrios y espejos rotos y abolladuras en todas partes, son solo algunos de los daños que podemos ver en el video que se volvió viral.

Uber Morelia

Curiosamente, hace poco les hablamos de como es que los taxis en Japón no sienten amenaza alguna por apps como Uber, DiDi y demás, ya que ellos ofrecen un servicio tan bueno que no tienen nada que pedir a las apps. Si quieres leer la nota completa, te la dejamos en este enlace.

Es muy triste ver que lo primero en lo que piensan estos taxistas (no todos son iguales, claro) es en no dejar avanzar a los demás en lugar de intentar mejorar. Pero esto ya tiene mucho tiempo de ser así y no parece que vaya a cambiar pronto, de hecho, en el aeropuerto de Monterrey aún no son aceptados quienes trabajan con aplicaciones, por lo que tienes que saludarlos como si fueran de tu familia para no meterlos en problemas.