Premio Nobel de Física 2019: “No migraremos a un exoplaneta”

Premio Nobel de Física 2019: “No migraremos a un exoplaneta”

El suizo Michel Mayor califica como “descabellado” la idea de que los humanos se muden a otro planeta.

Con una sola frase, el recién galardonado premio Nobel de Física 2019, Michel Mayor, terminó con las especulaciones sobre el destino de los humanos cuando la Tierra ya no sea habitable. Para el físico suizo es “completamente descabellado” la posibilidad de migrar a un planeta fuera de nuestro sistema solar.

“Si hablamos de planetas extrasolares, dejemos las cosas claras: No emigraremos a ellos. Estos planetas se encuentran muy, muy lejos”, respondió sin titubear al periodista de AFP, Thomas Perroteau, en una breve entrevista realizada en España.

Explica que “incluso en el caso muy optimista de un planeta habitable no muy lejos, digamos a algunas decenas de años luz, que es como decir en el vecindario, el tiempo para llegar hasta allá es considerable. Serían cientos de millones de días con los medios actuales”.

Cree que es necesario desestimar “todas las declaraciones del tipo: ‘Un día iremos a un planeta habitable si la vida ya no es posible en la Tierra’. Es completamente descabellado”.

El ganador del Nobel de Física recomienda cambiar de enfoque y prestarle atención a nuestro planeta. “Es muy bello y todavía bastante habitable”.

Un Nobel revolucionario

El físico, de 77 años, fue reconocido con el Nobel junto a su colega Didier Queloz por su trabajo sobre los exoplanetas. En 1995, Mayor y Queloz, quien entonces era su estudiante de doctorado, descubrieron el primer planeta fuera de nuestro sistema solar.

El hallazgo se logró con instrumentos diseñados por ellos en su observatorio en el sur de Francia. Mayor explica:

Era una vieja pregunta debatida por los filósofos: ¿Existen otros mundos en el Universo? Desde entonces, se han descubiertos cerca de 4.000 (exoplanetas) o más”.

Al ser consultado sobre sí existe vida en otra parte del Universo, el profesor del Departamento de Astronomía de la Universidad de Ginebra responde: “En la Vía Láctea, estamos seguros de que hay muchos planetas rocosos, con una masa similar a la Tierra y a una distancia tal (de su estrella) que la temperatura sería adecuada para que la química de la vida se desarrolle, pero no sabemos nada más”.

Ante lo incierto de los datos actuales, Mayor cree que “la única manera de conocerlo es desarrollar técnicas que nos permitan detectar la vida a distancia. ¡A la próxima generación le tocará responder esta pregunta!”.

Doctor chileno, discípulo y colaborador del Nobel de Medicina, Gregg Semenza: Me aceptó en su laboratorio con un “Chile wins”

Desde Toronto, el profesor y doctor Sergio Rey-Keim habló con Fayerwayer sobre su trabajo directo en la investigación que le dio el Nobel a Gregg Semenza.