Video espacial: así llegó la sonda Hayabusa2 al asteroide Ryugu

La agencia espacial japonesa comparte un vídeo muy muy remoto.

La sonda Hayabusa2 se robó muchos titulares hace unas semanas cuando por fin logró "aterrizar" sobre el asteroide Ryugu. La trayectoria de esta misión pasó por bastantes tropiezos, y el suceso fue considerado más que un éxito por lo mismo.

Ahora la Japan Aerospace Exploration Agency, también conocida como JAXA, por sus obvias siglas en inglés; ha liberado un impresionante video recién recibido desde la Hayabusa2. En donde observamos el momento exacto de su arribo al cuerpo estelar de allá arriba.

hayabusa2

Todo esto ha sido posible gracias a una pequeña cámara integrada al cuerpo de la sonda. Que en conjunto con la tecnología en telecomunicaciones del dispositivo ha hecho posible presenciar a distancia este momento único en su clase.

La resolución del video no es impresionante. Pero los elementos y pormenores del acontecimiento son capturados en su totalidad. Y eso es lo que importa.

La secuencia sucedió el pasado 22 de febrero de 2019. Cuando la Hayabusa2 llegó y recolectó su primera muestra del asteroide.

Así que el video es por sí mismo un pequeño pedazo de historia para la carrera espacial japonesa.

Aunque llegar a ese punto climático representó muchos problemas en realidad.

Una historia complicada

Hayabusa 2

La sonda Hayabusa2 pasó por momentos complicados para completar su llegada. Durante meses, desde el verano de 2018, estuvo orbitando Ryugu. Buscando el mejor lugar para hacer contacto. Pero no lo logró hasta hace unas semanas.

Ahora la Hayabusa2 ha iniciado por fin con su labor de recolección de muestras del asteroide. Mismas que serán traídas de vuelta a casa para su análisis profundo.

Sin embargo, todo esto debió suceder en octubre del año pasado. Así que la misión arrastra un considerable retraso de prácticamente medio año. Cuando menos.

A ello todavía falta agregarle los probables conflictos al momento de regresar la sonda con las muestras a casa.

Pero más vale tarde que nunca.