La polémica escultura artística que será lanzada al espacio esta semana

Un artista estadounidense llamado Trevor Paglen decidió crear una escultura similar a una espada que reflejara la luz del sol y enviarla al espacio.

Desde que el ser humano tuvo la capacidad de hacerlo, se ha entretenido enviando cosas al espacio. Esto incluye satélites, cohetes, automóviles, mensajes, etc. Sin embargo, pronto esto ocurriría con la primera escultura con fines artísticos que podríamos ver desde nuestras casas en la Tierra.

Se trata del proyecto del artista estadounidense Trevor Paglen. Este hombre ha trabajado en conjunto desde hace tres años con el Museo de Arte de Nevada para construir su más ambicioso proyecto: el Orbital Reflector, una escultura diseñada para ir al espacio.

El Orbital Reflector es una estructura de unos 100 metros de largo en forma de diamante (o espada). Es una estructura capaz de desplegar e inflar un globo que compone la mayor parte de su tamaño. Además, el material del globo es de tereftalato de polietileno, un tipo de plástico altamente reflectante. Es decir, que puede reflejar la luz del sol a la Tierra.

Esta última característica es realmente importante para el autor. Paglen argumenta que la idea es que la escultura pueda verse desde el planeta sin necesidad de telescopio. Básicamente, que se camufle como si fuera una estrella más en el firmamento. 

Se sabe que el lanzamiento de la escultura está programado para el primero de diciembre. Quien la llevará al espacio será nada más y nada menos que un cohete Falcon 9 de SpaceX. Ese día alcanzarán una altura de casi 600 kilómetros, donde será liberada para orbitar el planeta.

La polémica escultura artística que será lanzada al espacio esta semana

Las críticas

Por supuesto, este proyecto ha llamado la atención de muchísima gente en estos años. Miembros de comunidades científicas reprochan esta acción como "un proyecto meramente estético que solo se sumará a las toneladas de escombros que ya hay en el espacio". Esto es algo muy cierto, pues se calcula que ya son al menos 5.000 toneladas divididas en al menos 17.500 objetos flotando allá afuera.

Además, se critica que sea un proyecto sin ningún propósito evidente. Algo diferente a los satélites que hacen análisis militares, climatológicos, de telecomunicaciones, etc. Con una inversión de 1,3 millones de dólares, es natural que la gente se pregunte si tanto gasto vale la pena.

Paglen y el museo se defendieron diciendo que la escultura no estaría en el espacio por siempre. De hecho, está programado que después de dos semanas esta entre a la atmósfera terrestre y se desintegre. Además, para el artista este proyecto representa una muestra de "consciencia sobre lo que ya hay allá afuera en el espacio".

¿Crees que esta es una muestra artística digna de ver, o lo consideras una pérdida de tiempo y dinero?