Evolución dirigida y anticuerpos: Nobel de Química se va para tres mentes brillantes

Evolución dirigida y anticuerpos: Nobel de Química se va para tres mentes brillantes

“El premio de este año es sobre aprovechar el poder de la evolución", dijo el secretario general de la Real Academia de Ciencias de Suecia sobre el Nobel de Química.

Ayer les contábamos de los interesantes adelantos y experimentos que desarrollaron tres científicos en el campo de los láser; el conjunto les hizo ganar el Nobel en Física. Ahora, se ha distinguido a otras tres mentes de la ciencia, pero en la Química.

Frances H. Arnold, George P. Smith y Gregory P. Winter acaban de recibir la distinción más grande en el mundo de la Química. El trabajo de los científicos se centra en aprovechar “los principios evolutivos para crear nuevas proteínas”.

Por un lado, Arnold es profesor de ingeniería química en el Instituto de Tecnología de California, y ha experimentado en el campo de la evolución dirigida de las enzimas. De hecho, en 1993, Arnold fue la primera persona en crear nuevas enzimas con una técnica llamada "evolución dirigida".

Por otro lado, George Smith, de la Universidad de Missouri, y Gregory Winter, en el Laboratorio de Biología Molecular de MRC en Cambridge, aportaron en “exposición de fagos de péptidos y anticuerpos”.

Sin ir más lejos, en 1985, Smith desarrolló un método llamado “despliegue de fagos”, basado en un tipo de virus llamado bacteriófago que afecta a las bacterias, dicen desde el Washington Post. Winter aplicó la técnica de visualización de fagos para crear anticuerpos farmacéuticos.

“El premio de este año es sobre aprovechar el poder de la evolución", dijo Göran K. Hansson, secretario general de la Real Academia de Ciencias de Suecia. Así mismo, la cuenta de Twitter de la organización del Premio Nobel acaba de destacar a los científicos, haciendo mención al trabajo de Arnold: “Las enzimas producidas a través de la evolución dirigida se utilizan para fabricar todo, desde biocombustibles hasta productos farmacéuticos”: