Ella es Fernanda Frick, creadora de la primera serie de Netflix chilena

Su serie Raise the Bar está en proceso de desarrollo, esperando la luz verde a toda la producción por parte de Netflix, que seleccionó su proyecto. “En Chile la serie iba a salir terrible con tan poca plata, no quisimos ni intentarlo”.

En julio del 2018, Netflix anunció sus nuevos proyectos de animación en el marco del Annecy International Animation Film Festival. Uno de ellos es la serie “Raise the Bar” (Sube el Nivel), convirtiéndose en la primera producción chilena del gigante norteamericano de streaming. Su creadora, Fernanda Frick, había hecho noticia un año antes con su corto “Here’s the Plan”, que a pesar de no alcanzar su objetivo de llegar a los Oscar, giró por varios festivales internacionales y tiene más de 2 millones y medio de reproducciones en Youtube.

La Cátedra de Mujeres y Medios de la UDP realizó un conversatorio junto a Fernanda, donde contó un poco sobre la nueva serie de Netflix, los procesos que vivió realizando Here’s the Plan y cómo ve la animación en general. También habló de sus inicios, y cómo se acercó al mundo de la animación digital desde el autoaprendizaje

“Con tutoriales, libros. Cuando descubrí que yo podía hacer animación usando Flash, me obsesioné con que quería hacer esto. Me faltaban 4 años para ir a la universidad. Dije “Odio el colegio, no quiero esperar” y empecé a aprender por mi cuenta” .

Cuando llegó a la Universidad, lo que se encontró no le gustó. “Lamentablemente había pasado todos esos años anteriores investigando cómo era el mundo de la animación, cómo eran las escuelas afuera, viendo las mallas. Qué se necesitaba para ser animador, qué tipo de conocimientos. Cuando llegué a la Universidad me di cuenta, en esa época que fue el 2009, que las mallas no estaban bien armadas. Que no eran nada como lo que debería ser. No tenía ningún ramo de los que eran necesarios como guión o figura humana o historia de la animación o cinematografía. Me salí en segundo año y tomé cursos de esas cosas en otras partes. Talleres de dibujo, de guión. Me colaba a las clases de guión de mi pololo en la UNIACC. Fue así, no siempre autodidacta, o sea, no todo sola, pero buscando dónde podía aprender las cosas que iba a necesitar. Después me metí a una escuela online (…) Ahí aprendí cuál era el nivel al que uno tenía que estudiar, ponerle atención a las cosas, para llegar a un nivel internacional de animación.”

Fernanda Frick

Con su corto Here’s the Plan lo logró. Fue aceptado en 20 festivales de los cuales ganó 4. Para darle contexto a estas estadísticas, es necesario mencionar que su cortometraje dura 18 minutos y medio, cuando en general los cortos que circulan por festivales duran 7 minutos.

“Existe la regla no dicha de que un cortometraje “largo” es muy difícil de seleccionar porque hay un tiempo limitado de cuántos cortos pueden mostrar y siempre van a preferir mostrar 3 de 5 minutos, en vez de uno de 18”.

Sin embargo, Fernanda nunca se arrepintió de la duración de su obra, “Tomé la decisión de hacer un cortometraje tan largo, sabiendo que íbamos a tener esta desventaja. Inicialmente yo quería que durara 10 minutos, pero se me fue de las manos el control de cuánto iba a durar (…) Intenté acortarlo de mil maneras, pregunté a amigos, asesores, consultores. Las respuestas siempre eran decisiones que iban a hacer que el sentido que yo quería darle al corto se perdiera. (…) En general iba a tener que ser más dramático, más obvio y yo no quería eso. Entonces fue como “ya, voy a poner yo más plata para terminar el corto, que dure lo que tenga que durar” y le puse todas las pausas y silencios que quería (…) Entre balancear la posibilidad de ganar festivales pero con una historia en la que no creía y el riesgo de contar lo que quería contar, preferí eso. Contar lo que quería contar, y lo que de verdad creo. Pasaron cosas difíciles como que no nos aceptaran en festivales, pero nunca me he arrepentido de tomar esa decisión” Y a juzgar por los resultados, fue la mejor decisión.

 

Raise the Bar

“Terminé el corto y dije “no creo que pueda hacer nada más en la vida. No me imagino contando más historias, siento que me fundí” pero pasó un mes y fue como, “Quiero hacer una serie” (risas) y empezamos con mi esposo a inventarla. La llevamos a los mercados y la mostramos”.

Por estar en desarrollo, es poco lo que puede contar sobre el proyecto. Trata sobre un grupo de adolescentes latinoamericanos que quieren ser deportistas olímpicos y se juntan en un centro de alto rendimiento en algún lugar de Latinoamérica a entrenar e intentar llegar a las Olimpiadas. La protagonista es una niña que quiere ser levantadora de pesas olímpica. Mostraron su proyecto en Chile, donde tuvo buena recepción. Luego en Francia, también con respuestas positivas. Fue en México que conocieron a la gente de Netflix .

“Todo el mundo nos dijo que estaba súper bueno el proyecto. Eso ayudó mucho porque nos estaba yendo súper mal, o sea no tan mal (risas) pero quizás no tan bien. No estábamos cumpliendo nuestras expectativas con Here’s the Plan. Por otro lado estaba este proyecto que sorprendentemente estaba siendo aceptado por todo el mundo.”

“Nosotros llegamos con una biblia, y ahora vamos a estar en un proceso de hacer ciertos materiales y después nos van a decir si nos dan luz verde a toda la producción”. La presencia de Netflix fue vital para el proyecto, “Sabíamos que esta serie iba a ser súper cara de hacer. Que iba a ser imposible hacerlo con plata chilena porque el CNTV te da con suerte, a lo más, 200 millones para hacer 13 capítulos, y eso para hacer animación no es nada. La serie va a salir terrible con esa plata, no queríamos ni intentarlo. Entonces vamos a intentar ver si pasa con la gente de afuera, y por ahora está resultando”.

 

Mujeres en Animación

No resulta tan extraño que la primera creadora chilena para Netflix sea mujer, si se tiene en cuenta que las primeras series de animación en el país fueron realizadas por mujeres. Clarita de Bernardita Ojeda y Villa Dulce de Beatriz Buttazzoni. Antes de eso Vivienne Barry con Tata Colores y Ene Tene Tú. Todas referentes para Fernanda.

“Cuando uno habla a nivel independiente, no Hollywood, siempre ve más mujeres. Si te metes a los festivales, cuando no hay barreras de entrada, ves 50% y 50%. Es cuando vas a los rangos altos que te topas con guardianes de puerta. Gente que no deja a mujeres ir a altos rangos de producción, dirección, escritura, etc . Pero claro, en el caso de Chile por ej, las primeras series de televisión que se hicieron fueron hechas por mujeres el año 2004. Como comparación, Rebecca Sugar fue la primera creadora de una serie en Cartoon Network, y eso fue el año 2013. En ese sentido, como acá no hay ese sistema, no hay barreras de entrada, puedes ver a más mujeres haciendo cosas, porque los fondos son un poco más democráticos”.

Sin embargo ella lo logró. Como creadora de Raise the Bar, llegó a las altas ligas de la animación, donde las mujeres no abundan “De cientos de directores que han dirigido películas (de animación) en los últimos 10 años para grandes estudios (Pixar, Dreamworks, Sony), solo 4 han sido mujeres, y solo una ha dirigido en solitario, que es Jennifer Yuh de Kung Fu Panda 2. También está Brenda Chapman que hizo Brave, que solo ha co-dirigido. Aunque ella fue la principal directora de Brave, la sacaron y le pusieron un co-director hombre. Y ahora mirando hacia atrás, quizás entendemos por qué, por todo lo que pasó con John Lasseter .

Fernanda Frick

"Son estadísticas penosas, y eso se refleja. Significa que todas esas películas animadas que estamos viendo, son de un punto de vista masculino. Yo realmente creo que eso es peligroso en el sentido de que estamos viendo solo un punto de vista. Empatizas con solo un punto de vista y te cierras a hacerlo con realidades que no son las tuyas. Con gente que no es como tú. Y eso pasa en todo orden de cosas. Empatizar con puntos de vistas femeninos, de otras razas, de otros países, de otras orientaciones sexuales. Al final es por eso que el mundo no es tan tolerante como quisiéramos, porque no lo estamos viendo. No estamos viendo esas otras perspectivas en pantalla.”

Desde esa base se apoya Raise the Bar “Me di cuenta lo importante que eran las historias que contamos y cómo le pueden llegar a la gente. Pensé que tenía una responsabilidad con lo que cuento. Eso se va a ver reflejado en Raise The Bar porque uno puede decir “Es una niña que levanta pesas. Personaje fuerte de mujer independiente” pero es más allá de eso. No solo queremos mostrar personajes fuertes. Queremos mostrar un personaje mujer complejo, que tiene fortalezas y debilidades, y está haciendo algo que no es tradicionalmente femenino. Pero tampoco es sólo eso. Vamos a intentar ir más allá. Van a haber un montón de personajes de Latinoamérica que no van a caer en los clichés de esas partes de Latinoamérica. Y más que nada también es eso, el tema de los latinos. Si bien en los medios, historias de latinos hay muy pocas en que no son traficantes de drogas o prostitutas, queríamos hacer una serie donde se muestre la latinoamerica cotidiana, como nosotros nos vemos a nosotros mismos. No como los gringos nos ven, o gente que no tiene idea lo que es ser latino".