Un suicida roba un avión de Alaska Airlines para estrellarlo poco después

Las autoridades detectaron el despegue sin permiso de un avión sin pasajeros desde el aerpuerto de Seattle-Tacoma, que se estrelló en los alrededores.

Sin duda este no ha sido un muy buen mes en cuanto a accidentes aéreos. En la noche del viernes las autoridades del Aeropueto Internacional Seattle-Tacoma en Estados Unidos confirmaron que un avión de la compañía Alaska Airlines y operado por Horizon Air se estrelló no muy lejos de donde despegó. ¿La razón? Un trabajador de la compañía con depresión y sin experiencia de vuelo robó la aeronave, aparentemente para suicidiarse.

Afortunadamente (dentro de este caos) el avión con capacidad de 76 pasajeros iba vacío. Así lo confirmó la cuenta de Twitter de Alaska Airlines, además de comentar que el modelo era un Horizon Air Q400:

Poco después el aeropuerto de Seattle-Tacoma confirmó que el avión se estrelló al sur del estrecho de Puget. Exactamente el siniestro ocurrió en la isla de Ketron en las inmediaciones de Seattle. Estas son las imágenes del accidente:

¿Cómo ocurrió el accidente?

El avión fue robado a las 8:00 P.M. hora local por un mecánico perteneciente a la aerolínea. Desde ese entonces lo acompañaron dos aviones militares (Caza F-15) para tratar de disuadir al hombre de que cometiera alguna locura. A pesar de los esfuerzos de la torre de control del aeropuerto por ayudar al sujeto a que aterrizara en un lugar seguro, chocó en un bosque en Ketron Island una hora después del despegue.

Testigos relatan que las piruetas y movimientos del avión eran propias de alguien sin mucha experiencia de vuelo. Durante esa hora la aeronave trazó círculos en torno a la ciudad sin que el piloto supiera exactamente a dónde debería ir.

Un suicida roba un avión de Alaska Airlines para estrellarlo poco después

El perfil del hombre

Las autoridades descartan que esto sea un atentado terrorista. Al hombre lo describieron como un mecánico de 29 años cuyas operaciones eran en tierra y que simplemente tuvo el impulso de robar el avión. Posteriormente se revelaron conversaciones que tuvo durante ese tiempo con la torre de control.

Al piloto lo llaman Rich, quien se describió a sí mismo como "un hombre destrozado". Mientras hablaba, hacía notar su preocupación por las reacciones que tendría su familia y la sociedad por las decisiones que acababa de tomar.

Tengo un montón de gente que se preocupa por mí. Los va a decepcionar escuchar lo que hice. Quisiera disculparme ante cada uno de ellos. Soy solo un hombre destrozado, que tiene algunos tornillos sueltos, supongo. Nunca lo supe, hasta ahora".

El piloto decía que no tenía intenciones de herir a nadie y que probablemente lo meterían a la cárcel por sus acciones. Mientras la torre de control insistía en darle instrucciones para un aterrizaje tranquilo, "Rich" comentó lo siguiente:

No, no necesito tanto ayuda en realidad. He jugado algunos videojuegos antes".

Estos son los audios publicados sobre esta conversación: