Washington aprueba su propia Ley de Neutralidad de Red

Washington aprueba su propia Ley de Neutralidad de Red

Un movimiento que confronta la postura de la administración de Donald Trump.

La integridad de la Neutralidad de la Red entró en la cuerda floja para el mundo; luego de que Ajit Pai con la FCC y la administración de Donald Trump decidieron darle un aparente tiro de gracia, para favorecer los intereses de las compañías privadas de telecomunicaciones. Pero aún hay esperanza.

Un reporte del New York Times revela que Washington se ha convertido en el primer Estado de su país en crear y aprobar su propia Ley de Neutralidad de la Red. Abriendo con ello una batalla legal, franca y directa contra la postura oficial de la administración de Donald Trump en ese apartado:

La Ley, promulgada bajo el acta 2282, promulga sus propios requisitos para definir, establecer y proteger la neutralidad de la red. Y el movimiento tiene un fuerte trasfondo político, ya que esto supone una afrenta directa contra Trump.

Ya que cuando su gobierno eliminó la regulación anterior; que evitaba que empresas proveedoras de internet como, AT&T y Verizon, ejerciesen más control sobre lo que sus clientes ven en la red, también se estableció un "candado legal", donde la FCC prohibió que las leyes estatales contradijesen su fallo.

La expectativa entonces es que la iniciativa, impulsada por el propio gobernador de Washington, Jay Inslee, detone una serie de batallas legales entre el Estado y la propia administración Federal. Pero al mandatario local le preocupa más restaurar lo que estaba bien:

Todos los habitantes de Washington deberían disfrutar de un acceso igual y sin restricciones al poder educativo, social y económico de Internet.

Me enorgullece que el Estado de Washington esté ayudando a liderar el camino para preservar estas reglas de neutralidad de la red, que aseguran la igualdad de condiciones para consumidores e innovadores.

Parece que esto se convierte en una tendencia latente, con nuevos Estados del país preparando su propia legislación sobre neutralidad de la red. Así que esta batalla no ha terminado.