Batman, Superman y sus historias en el cine [Tercera Parte]

Batman, Superman y sus historias en el cine [Tercera Parte]

Repasamos la llegada de la trilogía de Nolan y el renacer del héroe kriptoniano.

Continuamos con la tercera parte de nuestro especial de cómo el cine ha abordado a Batman y a Superman, en la previa del estreno mundial de Dawn of Justice. En la última entrega, repasamos el declive de la saga de las películas del “Hombre Murciélago”, lo que tuvo varios efectos, como por ejemplo que pasara un buen tiempo hasta que volvimos a ver alguna de sus aventuras en la pantalla grande. También, otro efecto fue que las cintas de superhéroes tomaron un camino bastante pobre, entregándonos obras totalmente olvidables. Un fenómeno que de todas formas se condice a lo que ocurrió con la industria durante fines de la década de los 90 y principios del 2000.

Sin embargo, a mitad de la década pasada se comenzaría a gestar un nuevo tipo de contenido a favor de estos personajes de fantasía. Un momento crucial que además de gustar a los fans más acérrimos, acercó a todo tipo de público y se demostró que este tipo de entretenimiento no solo se podía disfrutar si eras un nerd.

Batman Begins (2005)

Tras el fracaso comercial y crítico que significó Batman & Robin, Warner Bros decidió parar las producciones en torno al “Caballero Oscuro”. Tuvo que pasar bastante tiempo para que la compañía confiara en un cineasta con poco recorrido, pero que ya había sido aplaudido por los especialistas, como lo era Christopher Nolan. El británico tenía en mente realizar una nueva producción en torno al héroe de Ciudad Gótica, pero en el que se diera espacio para mostrar una faceta más íntima, personal, y que no solo retratara la historia tras una máscara. Una apuesta arriesgadísima.

En las primeras imágenes que se difundían de esta nueva película, los seguidores (escépticos tras las entregas vistas con Burton/Schumacher) no sabían qué pensar, ya que obviamente se estaba tomando otro camino, en el que seríamos testigo de los orígenes de Bruce Wayne y de su ruta hasta la transformación del “Hombre Murciélago”. A pesar de que en otros títulos en el “Séptimo Arte” daban cuenta de la infancia del personaje, en esta se quería mostrar además de aquello la forma en la que fue adquiriendo sus habilidades.

Lo valioso además de esta propuesta es que recoge elementos de los cómics, como Year One, The Man Who Falls y The Long Halloween, en donde se relata la infancia del magnate, además de revelar la personalidad de otros personajes claves, como Jim Gordon o Carmine Falcone.

A esto, se le suma un elenco destacado, que incluyó a Christian Bale como Batman, Gary Oldman como el comisionado, Michael Caine como Alfred y Liam Neeson como Ra’s al Ghul. Justamente, los primeros 3 nombres son quienes toman los principales papeles (junto con Katie Holmes como Rachel Dawes que, no es del todo efectivo) y logran dar una estructura firme a este primer episodio. Sin ninguno de ellos, el inicio de Nolan no sería el mismo.

Batman Begins es una película larga, pero que hace al espectador que la espera por la aparición del “Caballero Oscuro” valga la pena. Tras un desarrollo de su historia enganchador, aparece el héroe para ser el guardián de Gótica, pero en el que no solo debe luchar contra los villanos, sino que también contra sus propios miedos, como su doble vida o el tener que asumir una importante responsabilidad (no, no es Spiderman).

Todo estos factores, sumado a villanos destacados como el propio Ra’s y El Espantapájaros (interpretado por Cillian Murphy), hacen de esta película un infaltable para todo fan del “Hombre Murciélago”. En 2005, resultó un éxito de taquilla, ya que con un presupuesto de USD$ 150 millones, logró recaudar USD$ 374.2 millones. Era el inicio, no solo de una trilogía que se volvería un clásico, sino de una forma de cómo hacer cine de superhéroes.

Superman Returns (2006)

Con el gran sabor de boca que dejó el nuevo comienzo de Batman, Superman tampoco se podía quedar atrás en su regreso a la pantalla grande. Warner Bros dejó en Bryan Singer (responsable de las geniales X-Men y X-Men 2) la dirección de esta entrega que intentó tomar varios elementos que destacaron en las primeras entregas del héroe kriptoniano.

En el protagónico, se apostó por un desconocido Brandon Routh, tal como sucedió con Christopher Reeve en el que se decidió elegir a alguien que no tuviera mayor renombre, pero que pudiera impregnar la personalidad de Clark Kent con holgura. Con él, se integró a otros nombres como el destacado Kevin Spacey como Lex Luthor, Marlon Brando (con imágenes de archivo para ser Jor-El) y Kate Bosworth en el rol de Lois Lane.

La expectativa era bastante en 2006, tras casi 20 años desde la desastrosa cuarta entrega. Era el momento para poder distanciarse de aquel cine más inocente de los 70 y 80, para así dar una nueva mirada a Superman, tal como pasó con Batman…Pero no fue así.

Sin ser una mala película, Returns peca de ser bastante aburrida, por más que varios hayan agradecido esta entrega. El principal problema que tuvo esta película fue que cayó en lo meloso al intentar explicar la relación del héroe con Lane. En muchos momentos, la interpretación de Routh es excesivamente plana, hasta que aparece su interacción con Bosworth, que hace un desempeño bastante discreto.

A esto, se añade que la historia y rivalidad entre Luthor con Superman no logra enganchar, al resultar bastante simplona. Sin contar que el villano es representado como alguien más bien para reírse en vez de ser intimidante, lo que decepciona viniendo de Spacey.

Independiente de que haya logrado un Oscar por efectos especiales, Superman Returns fue una decepción. Quizás afectó en su contra el hecho de tener una gran Batman Begins que hizo que la comparación fuera inmediata, pero también tiene pocos elementos propios para destacar. De todas formas, tuvo cierto éxito en la taquilla, ya que si bien contó con un oneroso presupuesto de USD$ 204 millones, recaudó USD$ 391.081.192.

Batman The Dark Knight (2008)

A pesar del paso en falso que se dio con Superman, Warner Bros ya había dado luz verde para que las películas del héroe de Ciudad Gótica siguieran su historia, gracias al gran capítulo que resultó ser Begins.

La tarea no era sencilla, ya que el listón que dejó la primera parte era alto. Para ello, se repitió la fórmula del mismo elenco, continuar con la dinámica más realista y retomar a un villano aclamado por todos (a pesar de que ya había dejado su estela en la entrega inicial): El Joker.

¿Qué podemos decir de The Dark Knight que no se haya dicho? Si por décadas costó que se diera el golpe en el cine de superhéroes, todo aquello sirvió probablemente para que naciera este capítulo. Desde el comienzo de la entrega, con un atraco en el banco que ya nos presenta a un enemigo notable (párrafo aparte merece obviamente quien lo interpreta), seguimos con la aparición de Batman en un estacionamiento, en el que somos testigos de que, además de contar con una narrativa madura, estamos ante una producción que respira acción en todo momento. Mucho más que Begins.

Si Nolan se había esforzado en la primera película en relatar el cómo nació el héroe, ahora nos mostró la forma en la que él se desenvuelve, en un ambiente donde existe el caos, en el que hay gente en el que solo le interesa ver el mundo arder. Frases clichés que se utilizan en el esta segunda parte, pero que resultan precisas, y que se explican con un largometraje de 150 minutos en el que no se decae por ningún momento.

Gran parte del éxito de esta obra se debe a los villanos y a sus interpretaciones. Primero, a través de un Harvey Dent que entierra totalmente su debut en Batman Forever, gracias a un excelente papel desempeñado por Aaron Eckhart. Segundo, gracias a quizás al mejor Joker que ha dado el Séptimo Arte: El personificado por Heath Ledger. Hay quienes que no gustan de él, por considerar que su rol era fácil de llevar a cabo o porque escapa de otros Guasones, como el de Jack Nicholson, pero más allá de eso, The Dark Knight es una película de culto gracias a lo hecho por el australiano.

La psicosis que refleja, la inteligencia en sus decisiones, la anarquía que impregna en sus acciones, los distintos factores que logra conjugar para representar a un villano impredecible, lo hace destacado, independiente del gusto personal o no. Obviamente, el morbo de su muerte (meses antes del estreno de esta película) alimentaron la espera.

Con tanto detalle positivo, ¿qué se puede criticar de este episodio? Rachel Dawes. Si bien su interpretación se vio más dura en esta parte, gracias al desempeño de Maggie Gyllenhaal más firme y coherente, se siente un personaje un poco desaprovechado y forzado, a pesar de su muerte. Además, la reacción de Batman con respecto a ese hecho resulta frío, quizás mucho más de lo que ya es Bruce Wayne.

Sin embargo, ese pequeño pero en el guión no empaña lo grandioso que resultó ser The Dark Knight. Un éxito en todo sentido, ya que con un presupuesto menor (incluso que el de Superman Returns) de USD$ 185 millones, consiguió cifras históricas, que se traducen en una recaudación de USD$ 1.004.558.444.

Batman The Dark Knight Rises (2012)

Todo lo bueno llega a su fin. Así se podría resumir la tercera entrega de la trilogía de Nolan con respecto al “Hombre Murciélago”, en la que sin ser una mala cinta, sí es la más débil de todas, con algunos problemas en el guión y un final que, si bien trata de ser abierto, cae en algunos momentos que varios seguidores lo han tomado en tono de broma.

En este episodio, estamos frente a la caída de Batman en Gótica ante un villano más poderoso que él como lo es Bane, llevado a cabo por Tom Hardy. No solo es un enemigo más potente, sino que también más joven y ya Bruce Wayne debe enfrentar las consecuencias físicas que le ha traído ser el guardián de la ciudad.

Quizás el punto más fuerte de esta parte es el elenco destacado con el que cuenta, ya que se nota que existe calidad durante las interpretaciones, a pesar de que algunas son olvidables. Anne Hathaway nos trae de vuelta a una Catwoman intrépida, individualista, y que en varios pasajes resulta lo más llamativo. Por contraparte, Marion Cotillard no logra dar bien en su papel de Talia Al Ghul. Muestra de ello es la escena de su muerte que resulta un poco cómica.

Además de estos desempeños, lo que queda con un sabor un poco raro es el final. De pasar a tener aquel desenlace de la segunda parte con reflexiones filosóficas de por medio y una escapada ante la justicia, llegamos a esta que parece poco atrevida, con un intento de muerte que finalmente resulta ser otra cosa y con la supuesta llegada de un nuevo héroe a través de Robin. No logra cuajar, se hace poco empático y parece a ratos forzados. Sin mencionar antes que el plan con el reactor no es verosímil.

De todas formas, The Dark Knight Rises tiene sus gracias, como ser una película que también apela a la acción, haciendo un filme que no invita a caer en el aburrimiento, a pesar de su extensión de 165 minutos. Además, es un cierre óptimo para una saga que devolvió la esperanza en el cine de superhéroes y dejó a Christopher Nolan como todo un referente en esta área. En cuanto a la crítica, la película también se transformó en un hito para Warner Bros, ya que con un presupuesto de USD$ 230 millones, recaudó USD$ 1.084.939.099.

Man of Steel (2013)

Tras el suceso cinematográfico que resultó ser Batman con su trilogía, algo había que hacer con Superman. Luego de un “retorno” en 2006 que invitó a los bostezos, Zach Snyder se encargó de dirigir una nueva cinta que le devolviera el orgullo y la seriedad al oriundo de Krypton.
Es difícil describir lo que ocurrió con “El Hombre de Acero”, ya que a pesar de darle una nueva mirada al héroe de Metrópolis, hay quienes no quedaron contentos con varios momentos del guión, lo que si bien es respetable en cuanto a opinión, no es menos cierto que si no se tomaban esas licencias se podría caer en los mismos baches por los cuales su filmografía ha sido más olvidable que recordada.

Man of Steel explica los orígenes de Kal-El, entre los que aparece su partida a Smalville tras la destrucción de Krypton, todo esto durante un golpe de estado que realiza el General Zod, quien asesina a Jor-El y a su esposa, siendo capturado y posteriormente llevado a la Zona Fantasma, de donde logran escapar gracias a la explosión de su planeta.

La historia resulta convincente, gracias a la buena interpretación de Henry Cavill como Superman y de Russel Crowe como su padre. Además, el General Zod de Michael Shannon también intimida y nos convence de ser una amenaza para la tierra. No obstante, sí se extraña un mejor aprovechamiento de Louis Lane con Amy Adams, ya que la periodista a veces parece ser alguien desagradable y que no empatiza con los momentos por los que atraviesa Clark Kent.

Para varios, los principales problemas por los que atraviesa Man of Steel tienen que ver con sus contrastes, ya que de pasar a la intimidad en el relato de los orígenes del “Hombre de Acero”, se pasa a las batallas excepcionales con múltiples efectos especiales, que resultan a veces cansadores. También hay problemas en la cronología de los hechos, en donde se ve un abuso de elementos narrativos como los flashbacks o raccontos. Factores que confunden a ratos al espectador.

Pero, en el global, esta nueva película de Superman le da frescura a la imagen del héroe en el cine y deja buenos cimientos para el futuro. A pesar de todo lo cuestionable, no deja de ser una cinta muy entretenida y que da justicia al hombre de Krypton. No por nada, tendremos una segunda parte (con Dawn of Justice), fomentada principalmente por los buenos números que logró, gracias a que con un presupuesto de USD$ 225 millones recaudó USD$ 668 millones.

Opinar es gratis, como siempre. No olviden seguirnos y comentar en Facebook.