Google aprovechó Halloween para mejorar detección de niños en sus coches

Google aprovechó Halloween para mejorar detección de niños en sus coches

El coche autónomo de Google salió de paseo en Halloween, pero no se disfrazó.

Desde la revelación de su incursión a la industria automotriz con el desarrollo de coches autónomos, Google se ha mostrado muy preocupado por demostrar la seguridad y confiabilidad en las labores de conducción de sus modelos. Tras el primer accidente serio, producido el pasado mes de julio en Mountain View, la compañía ha doblado esfuerzos por mejorar el desempeño de sus prototipos.

De modo que decidieron aprovechar la agenda social de las comunidades donde realizan sus pruebas de manejo, utilizando las festividades de Halloween como un espacio de oportunidad para pulir la detección de niños en sus coches autónomos.

Por medio de una publicación en su perfil de Google+, los encargados del proyecto comparten que solicitaron a los vecinos de las zonas donde están realizando sus evaluaciones que acercaran a sus niños disfrazados, si veían algún modelo de prueba del auto estacionado en su vecindario, para que los sensores de proximidad pudieran medir sus patrones de movimiento y  refinar su conducción, con un comportamiento más precavido, en presencia de ellos, según marca su comunicado:

Cuando nuestros sensores detectan a niños en la cercanía (disfrazados o no), nuestro software comprende que ellos pueden comportarse de manera distinta que un adulto, ya que los movimientos de los niños tienden a ser más impredecibles.

Hasta el momento Google no ha revelado a detalle cómo funciona la tecnología de detección y proximidad integrada en sus coches autónomos. Sin embargo la nota difundida por ellos deja en claro que aún les queda por afinar algunos detalles para que sus automóviles tengan un desempeño 100% confiable.