Investigadores crean un Tricorder funcional como el de Star Trek

Investigadores crean un Tricorder funcional como el de Star Trek

En el marco del SXSW 2015 se presentó uno de los finalistas del Qualcomm Tricorder XPrize, el reto: crear un dispositivo portátil de diagnóstico médico completo, como en Star Trek (casi).

El Vitaliti Tricorder Suite es un dispositivo cuyo prototipo vuelve a constatar el legado de Star Trek, no sólo como una de las piedras angulares de la cultura geek y pop, sino como un semillero de ideas y proyecciones que poco a poco se convierten en realidad. En su momento comprobaron su primer acierto con la predicción del teléfono móvil y las tablets, y ahora lo vemos con el Tricorder (también conocido como Tricodificador o Trigrabador), un dispositivo móvil capaz de escánear y analizar lo que fuera con fines de investigación, defensa, biológicos o médicos, que ya es una realidad.

Surgido como parte de una competencia organizada por la XPrize Foundation, iniciada en el año 2012, el Qualcomm Tricorder XPrize concentró a distintas empresas y organizaciones bajo la meta de crear un dispositivo, un Tricorder, capaz de analizar la situación de salud de cualquier individuo, diagnosticando hasta 15 condiciones médicas distintas, desde la presencia de un cuadro de anemia hasta infecciones del tracto urinario, tal y como lo haría el señor Spock en un mal episodio de Star Trek.

(C) Cloud DX

El prototipo, reseñado por los chicos de Popular Science, de apenas 2 kilogramos de peso, desarrollado por la compañía Cloud DX y con un sistema basado en procesos de cómputo de nube, fue presentado en el marco del SXSW 2015, por el propio director del Qualcomm Tricorder XPrize, Grant Campany, revelando a los 10 competidores que permanecen en la contienda del diseño de la versión definitiva, para ser acreedores a un premio por USD $7.000.000 (CLP $4.489.065.000 / MXN $107.742.600).

El Vitaliti Tricorder Suite se distingue por su monitor de señales, compuesto por una especie collar con dos electrodos que se coloca en la parte posterior del cuello, con la finalidad de medir la actividad cardíaca del paciente, además de contar con muchos otros dispositivos capaces de diagnosticar otras diversas condiciones de salud. Como podemos observar dista mucho del Tricorder que conocimos en Star Trek, aunque su aplicación, bajo finalidades médicas, es básicamente el mismo.

El dispositivo final, una vez terminado podría llegar a realizar diagnósticos en menos de 72 horas, lo que significaría virtualmente contar con un laboratorio de análisis portátil, ahorrando considerables sumas de tiempo, llegando a fortalecer los sistemas de salud de países con bajos recursos.

A Leonard Nimoy le hubiera gustado…