FBI captura a un fugitivo en Nepal gracias a sistema de reconocimiento facial

FBI captura a un fugitivo en Nepal gracias a sistema de reconocimiento facial

El fugitivo llevaba 14 años eludiendo a la justicia y "nunca pensó que iban a encontrarlo".

El FBI anunció que logró capturar en Nepal a un fugitivo estadounidense que llevaba 14 años escapando de la justicia luego que las autoridades locales escanearan el típico cartel de “Se Busca” con un dispositivo con tecnología de reconocimiento facial.

El fugitivo, un músico y malabarista de 48 años llamado Neil Stammer, se escapó de las autoridades en 1999 tras ser acusado de numerosos cargos de abuso sexual y secuestro de menores. Las autoridades sabían que el tipo hablaba prácticamente una docena de idiomas y había viajado numerosas veces al extranjero, por lo que era considerado un fugitivo particularmente difícil de atrapar.

Atrapar a Stammer fue un asunto casi de azar: Un cazador de fugitivos del FBI llamado Russ Wilson fue trasladado a las oficinas del FBI en Albuquerque, Nuevo México (de donde provenía Stammer), dónde “además de los fugitivos actuales, tenía casos antiguos y resaltó el de Stammer“, afirmó Wilson.

El agente mandó a hacer un nuevo cartel de “Se Busca” del fugitivo para el sitio web del FBI justo cuando el Departamento de Estado (equivalente al Ministerio del Relaciones Exteriores de EE. UU.) se puso a probar una tecnología de reconocimiento facial para detectar pasarportes falsos.

Porque sí nomás“, aseguró el FBI, un agente del ministerio se puso a escanear los posters de los más buscados del FBI, “y cuando pasó por el cartel de Stammer ocurrió algo curioso: El rostro de Stammer coincidía con una persona cuyo pasaporte decía que tenía un nombre diferente“.

Resultó que Stammer residía hace bastantes años en Nepal realizando clases de inglés bajo el nombre falso de Kevin Hodges, donde además visitaba rutinariamente la embajada de EE. UU. en Nepal para renovar su visa de turista.Estaba muy cómodo en Nepal“, afirmó Wilson. “Mi impresión era que nunca pensó que iba a ser descubierto“.

La tecnología de reconocimiento facial del FBI se llama Next Generation Identification, y usa una base de datos que contiene 13,6 millones de fotografías —que esperan ampliar a 52 millones el próximo año— de unos 8 millones de individuos que incluyen también a personas inocentes, lo que ha causado resquemores en las organizaciones por las libertades civiles debido a su muy bajo nivel de precisión.