[metroimage ids=”38-277651,38-277656,38-277660,38-277661,38-277662,38-277663,38-277664,38-277669,38-277674,38-277675,38-277676,38-277678,38-277683,38-277685,38-277687,38-277691,38-277692,38-277693,38-277694,38-277695,38-277696,38-277700,38-277702,38-277704,38-277706,38-277707,38-277711,38-277713,38-277715,38-277719,38-277721,38-277722,38-277725,38-277729,38-277732,38-277735,38-277739,38-277740,38-277744,38-277748″ imagesize=”large”]

Blade 350 QX Review [FW Labs]

Probamos uno de los drones más completos con uno de los precios más accesibles.

Si, lo sabemos. Tu tarjeta de crédito comienza a sudar cada vez que ves un dron, mientras tu pasas inventando las mil y una razones por las cuales necesitas uno. A nosotros nos pasa lo mismo. Los drones del presente son verdaderos robots voladores repletos de sensores, haciéndolos cada vez más sencillos de volar, a un precio cada vez menor. El Blade 350 QX (proporcionado gentilmente por XRC Hobbies) es uno de los mejores ejemplos.

Parto por aclarar que estoy metido en el mundo radiocontrolado desde la adolescencia, habiendo volado — o más bien estrellado — varios modelos de aviones y helicópteros, quizás por eso me sorprendo tanto con lo fáciles de maniobrar que son estos nuevos aparatos. Siempre me ha fascinado la miniaturización en general y cuando se suma a algo tan extraordinario como la capacidad de volar, el resultado es extremadamente tentador.

Hace varios años tuvimos la suerte de conseguir un AR.Drone de Parrot al poco tiempo que estuvo disponible y sólo podemos resumir la experiencia como una gran desilusión. Primero porque un iPhone no es la mejor forma de controlar un objeto volador, segundo porque sus sensores no eran muy sofisticados. Al volar en exteriores perdías la estabilidad con el más mínimo viento y en interiores necesitabas más espacio del que generalmente puedes conseguir — todo empeorado por sensores insensatos. Quizás vieron el recorrido que grabamos de las oficinas de Betazeta — con múltiples accidentes incluidos. Por suerte los años no han pasado en vano y hoy es impresionante como han evolucionado estos bichos.

Este dron es mucho más de lo que aparenta. (cc) Leo Prieto / FayerWayer

El Blade 350 QX que revisamos aquí (conocido internamente como BLH7800), sorprende al traer un GPS, giroscopio electrónico, acelerómetro, barómetro electrónico, brújula electrónica y un sofisticado controlador de vuelo en un paquete que parece de juguete. Esto lo hace tan fácil de manejar como un auto radiocontrolado — sabrás que esa es una declaración extraordinaria si alguna vez intentaste volar un helicóptero a control remoto. Si vuelas en el modo básico, conocido como “SMART”, no te permitirá realizar maniobras peligrosas y hasta generará un “circulo de seguridad” a 5 metros del piloto, asegurando que no te estrelles contigo mismo, siendo capaz de mantener una posición fija con el mínimo esfuerzo. Sin embargo en su modo experto, puedes lograr fácilmente acrobacias de nivel profesional.

Desempaque y Preparación

El 350 QX viene en dos configuraciones: Ready-to-Fly (RTF, listo para volar) y Bind-N-Fly (BNF, configuración que requiere que tengas un control de 5 o más canales compatible con DSM2/DSMX). En este caso probamos el modelo “BNF”, aprovechando un control Spektrum DX6i que teníamos disponible.

La primera grata sorpresa al abrir la caja es que viene con todo lo que esperas y un poco más. Aparte del mismo dron, una batería y cargador para auto, viene con hélices de repuesto, una montura para GoPro con soporte anti-vibración y una serie de herramientas.

Conectores compatibles con cientos de baterías estándar del mundo del aeromodelismo. (cc) Leo Prieto / FayerWayer

La marca Blade que fabrica este cuadricóptero, es parte de Horizon Hobby, nombre reconocido en el mundo del radiocontrol. Gracias a eso el 350 QX usa un control remoto y batería estándar en el mundo del aeromodelismo, haciendo que muchos prefieran este modelo si ya tienen un avión o helicóptero a radiocontrol.

Especificaciones Técnicas

Algunos tecnicismos:

Batería (incluida) 11.1V 3S 2200 mAh 30C LiPo
Cargador (incluido) 2-3S LiPo DC Balanceado (para automóvil)
Tiempo de Vuelo 5 a 14 minutos (8 a 12 minutos en nuestras pruebas)
Motores (4) Brushless, 1100Kv
Velocidad Máxima 4 m/s (14 Km/h)
Largo 465mm
Ancho 465mm
Alto 138mm
Peso 680g
Control Incluído (Modelo RTF) Spektrum DX5e
Control Requerido (Modelo BNF) Control de 5 o más canales compatible con DSM2/DSMX

La pregunta más común que me han hecho al estar usando este dron es ¿cuanto dura la batería? Obviamente la forma de vuelo y el peso afecta la duración de la batería — volando sin GoPro logramos cerca de 12 minutos, claro que aterrizamos a la primera advertencia de batería baja, quizás aguantaba un par de minutos más. Volando con GoPro la advertencia de batería baja comienza poco después de los 8 minutos.

Aunque incluye una batería de 2200 mAh, puedes usar una batería de 3000 mAh sin problemas para lograr sobre 15 minutos de tiempo de vuelo.

La segunda pregunta es ¿que tan lejos llega? En modo “SMART” tiene un limite de altura de 45 metros, en otros modos no hay límites, con algunos usuarios reportando alturas cercanas a los 1.500 metros — revisa la reglamentación en tu país antes de intentar algo similar.

(cc) Leo Prieto / FayerWayer

Modos de Vuelo

El 350 QX tiene 3 modos de vuelo: SMART (si eres un Iniciado o Padawan Jedi), Stability (Caballero Jedi) y Agility (activar sólo si te consideras un Gran Maestro Jedi). Todos con un modo “Volver a Casa” (Return Home), que al momento de activarlo hace regresar automáticamente al dron al punto GPS desde el cual despegó. Más fácil imposible.

SMART: El modo más sencillo, conocido como “SMART”, puede ser un poco confuso si tienes experiencia volando helicópteros a radiocontrol. Para un principiante es perfecto: Primero genera un “circulo de seguridad” de 5 metros en torno al piloto, impidiendo incluso encender los motores si te encuentras muy cerca del dron. Otra característica es que fija límites de distancia y altura para que no se escape de tu vista, y adicionalmente mantiene los controles en modo “relativo” al piloto. Esto significa que incluso si giras el dron para que mire hacia atrás (180°), la palanca para “retroceder” hace que el dron siempre se acerque a ti y la palanca para “avanzar” hace que siempre se aleje de ti. Finalmente, si sueltas los controles en cualquier momento, el dron detendrá su movimiento y se quedará “flotando” en un punto fijo gracias a su GPS — incluso ajustando si hay viento.

Stability: Una vez que ya tomas confianza con las características de vuelo, puedes probar la segunda modalidad: Stability (estabilidad). El único problema que veo, es que debes estar consciente ahora que los controles ya no son relativos a tu posición (como en el modo SMART). Es decir, si vuelas hacia adelante el dron se alejará de ti, luego al girarlo en 180° y vuelves a moverlo “hacia adelante”, ahora se acercará a ti — contrario a lo que sucedía en el modo SMART. Ahora, si estás acostumbrado a volar helicópteros a radiocontrol, esta modalidad es la considerarías normal. Personalmente prefiero volar siempre en esta modalidad. Otra diferencia es que ya no habrán limites de altura, pero si mantendrá su posición GPS al soltar los controles.

Agility: El modo para expertos o para un Maestro Jedi Miembro del Consejo™, conocido como Agility (agilidad), es la forma más fácil de estrellar tu dron — si no tienes la experiencia necesaria. Aquí se desactivan casi todos los sistemas de apoyo, permitiendo lograr acrobacias acrobáticamente acrobáticas con extrema pericia — el controlador de vuelo sigue ayudando, pero no te protegerá de cometer errores. Este modo sólo está disponible en controles de 6 canales, lo que es una protección adicional si sólo tienes un control de 5 canales.

Experiencia de Vuelo

En pocas palabras: Sorprendentemente fácil de volar. En más palabras, el 350 QX funcionó perfecto en todas las circunstancias y en más de una docena de vuelos no se estrelló una sola vez — una marca intachable que nunca fui capaz de lograr con el AR.Drone. Con un helicóptero eléctrico radiocontrolado, generalmente tienes que rezarle a Anemoi para que no exista ni la más mínima brisa, por eso sorprende tanto que este dron no le tenga miedo al viento. Incluso con vientos sobre los 20 Km/h (usando un dedómetro profesional), se comportaba estable y fácil de maniobrar, manteniendo su posición con leves ajustes.

El dron te comunica su estado con un carnaval de LEDs. Luces que apenas se ven una vez que toma cierta distancia a plena luz del día. De noche son una fiesta. (cc) Leo Prieto / FayerWayer

Una vez que esperas que obtenga la posición con los satélites GPS — un proceso que toma entre 30 segundos y 3 minutos, dependiendo del las circunstancias (edificios, árboles, cielo nublado, etc) — estás listo para volar. Con todos sus sensores funcionando al unísono, el despegue parece magia: Sube de forma perfectamente vertical. Si hay viento, ves que hace un ajuste pero luego mantiene su ubicación de forma constante.

El ascenso vertical es impecable: Sube como si estuviera siendo abducido por un OVNI, atrapado en una columna directa al cielo. Un principiante se sentirá rápidamente con la confianza para empezar a maniobrarlo en más direcciones. A medida que tomas más riesgos, con vuelos a mayor distancia o maniobras más complejas, siempre puedes recuperar el control fácilmente. Es muy seguro si estás concentrado en lo que estás haciendo. Pero es importante advertir que este dron es muy rápido, en pocos segundos puedes estar a cientos de metros de altura y perderlo de vista.

Por suerte tienes la función salvavidas: Volver a Casa. En cualquier momento, si lo pierdes de vista o de orientación y no confías poder recuperarlo manualmente, mueves una palanca y se activa un piloto automático que lo vuelve al punto GPS desde el cual despegó. Esto lo hace primero escalando (o descendiendo) de forma perfectamente vertical hasta una altura de 20 metros para reducir el riesgo de chocar con un poste/árbol/muro/humano. Al principio lo usas casi siempre, porque es simplemente mágico. Pero a medida que tomas confianza y experiencia, te darás cuenta que es más rápido pilotearlo manualmente de regreso.

Eso si, recuerden siempre manejar los drones lejos de las personas. En espacios abiertos, sin árboles, postes o edificios. Incluso si eres un piloto experto, es importante que respetes las regulaciones de tu país. En Chile, donde vivo y he piloteado este dron, la regulación (PDF – 435 KB) obliga solicitar a la DGAC (Dirección General de Aeronáutica Civil) autorización de cualquier vuelo sobre 400 pies (120 metros) de altura o en zonas de alta concentración de personas, ya que no están cubiertas como clasificación de “aeromodelismo”. Jamás cerca de un aeródromo, helipuerto o aeropuerto.

Videos y Fotos Aéreas

Si, lo sabemos, sólo quieres sacarte una dronie. La buena noticia es que no hay fabricante de drones que no sepa eso. El 350 QX viene con un soporte para GoPro incluido. Así que si tienes esa cámara, tu primer vuelo ya puede ser una misión de reconocimiento desde las alturas.

El soporte anti vibraciones ayuda bastante, pero si quieres video realmente estabilizado vas a querer invertir en un gimbal. (cc) Leo Prieto / FayerWayer

La montura tiene un sistema de amortiguación que reduce considerablemente la vibración de la cámara. Ya que no puedes usar el WiFi de la GoPro para observar la imagen en tiempo real con tu móvil (a menos que quieran arriesgar perder el control del dron por utilizar la misma frecuencia de 2.4 Ghz del control), las opciones disponibles son grabar un video o activar las fotografías con temporizador. Mientras el dron está estático “flotando” en un punto fijo, los videos y fotografías que obtienes salen enfocados y sin efecto “jalea/gelatina”. Incluso ascendiendo o descendiendo verticalmente.

No hay mucho que analizar en esta foto tomada con la GoPro en el 350 QX, más que notar que la imagen no tiene efecto “gelatina”. (cc) Leo Prieto / FayerWayer.

Obviamente mientras realizas una maniobra o giro, la velocidad con que ajusta su orientación, hace que obtengas video con saltos. Para eso ya tendrías que obtener un “gimbal” (giroscopio) para tener máxima estabilización de video a calidad profesional — por suerte hoy pillas gimbals chinos por menos de USD $100.

Conclusión

Para ser uno de los drones de tamaño completo (con soporte para GoPro) más baratos del mercado*, nos sorprendió su facilidad de uso y alto desempeño. Vuela prácticamente solo, vuelve completamente solo y es más rápido que la competencia. Si eres un piloto experto, te sorprenderá lo que puedes lograr. Si eres principiante, puedes tener la tranquilidad que — si RTFM y sigues las instrucciones — puedes aprender a volar sin destruir tu juguete nuevo.

Quizás no debería haber usado la palabra “juguete”: Probablemente lo único que no nos gustó del Blade 350 QX es que su diseño lo hace parecer un juguete. Su apariencia esconde un sofisticado robot volador capaz de lograr las mismas cosas que modelos que cuestan el doble. De hecho, la mejor demostración que no es juguete, es que puedes encontrar repuestos para absolutamente todas las piezas (desde la placa controladora, pasando por el cuerpo, las hélices y toda la electrónica). Más encima puedes seguir expandiendo su capacidad hasta convertirlo en un dron más “profesional”, para convertirlo en un dron con transmisión de video en tiempo real (FPV, por ejemplo) por pocos pesos.

Lo Bueno

  • Precio accesible
  • Dron inteligente con modalidad “Volver a Casa”
  • Fácil y seguro de usar para principiantes
  • Altamente capaz y expandible para expertos
  • Compatible con transmisores y baterías estándar

Lo Malo

  • Modelo “BNF” requiere comprar transmisor (control) aparte
  • Tapa del compartimiento de la batería se siente frágil
  • Su diseño no representa su capacidad (parece de juguete)

Comprar

USA / Internacional Chile México España
Amazon XRC Hobbies MundoHobby Amazon
USD $419.99 (BNF) CLP $289.900 (BNF) MXN $9.650 (RTF) EUR 476.49 (RTF)

*Blade también hace un modelo más pequeño llamado 200 QX, que es aproximadamente unos USD $200 más barato (USA / Chile).