El camino recorrido por Microsoft hasta llegar al Surface

El camino recorrido por Microsoft hasta llegar al Surface

Todo parte con la desconfianza de Microsoft hacia sus "socios" fabricantes del PCs, quienes no han innovado en su campo, así que la gente en Redmond optó por hacerlo ellos mismos.

Durante los últimos meses, escondido en un búnker, Microsoft pensó, diseñó y fabricó el Surface, un PC tipo tablet-híbrido de manufactura propia que busca darle aire fresco al rubro, todo de la mano de Windows 8. Este lanzamiento no quedó indiferente a los ojos de los fabricantes consolidados de hardware (Acer, ASUS, etc.), quienes se molestaron un poco por la irrupción de Microsoft al rubro de los productos tangibles, en lugar de quedarse sólo en el software.

¿Pero qué motivó a la compañía para crear el Surface? Todo partió con una desconfianza hacia los fabricantes que Microsoft empezó a gestar tiempo atrás, cuando Apple anunció el primer iPad el año 2010. En ese entonces, la gente de la manzana mordida aseguró grandes cantidades de aluminio de primera calidad para hacer su producto, algo que hicieron directamente desde los proveedores del mineral. Esto sorprendió a Microsoft, quien empezó a preguntarse porqué sus socios no aplicaban estrategias parecidas.

En eso es que junto a HP se estrenó la tableta Slate 500 con Windows 7, la que esperaba ser una apuesta fuerte en un mundo donde el iPad recién se estrenaba con semanas de diferencia, por lo que el desastre aún no se veía venir. Lo que ocurriría más tarde es que el HP Slate 500 no sería un éxito, y Microsoft además de preguntarse porqué sus socios no eran más atrevidos en forma independiente, ahora se cuestionaba la eficiencia de trabajar codo a codo con ellos para crear productos que integrasen de mejor manera software y hardware.

Entonces llegaron a una conclusión: si no se puede confiar en los socios para que innoven ni tampoco se puede hacer algo de la mano de ellos, entonces que se haga en casa. ¿Y por qué no hacen algo bueno los fabricantes independientes? Ellos se defienden diciendo que tanto Microsoft como Intel se están llevando todas las ganancias por sus productos, véase el sistema operativo y el hardware interno, por lo que la labor de ensamblar, que es lo que realmente hacen marcas como Asus, les deja muy pocas ganancias como para invertir en nuevos productos.

¿Cuál será la fórmula para que dichas marcas puedan mostrar una mejor oferta? Que les bajen los precios de las licencias y de los chips, ya que sin dinero no hay manera de crear cosas como el Surface, dispositivo que requirió de una gran inversión e investigación que una gran compañía como Microsoft tiene disponibles.

Link: With Tablet, Microsoft Takes Aim at Hardware Missteps (The New York Times)