FWLabs: Amazon Kindle a primera vista

FWLabs: Amazon Kindle a primera vista

Parece que cuando anunciaron el Kindle, nunca entendí lo que era. Obviamente me quedó claro que era un lector de libros electrónicos, pero pensé que era otro más del montón. Sin contar el hecho de que era producido por Amazon, una compañía conocida por sus servicios web, no por fabricar productos electrónicos que llevaran su nombre. Sinceramente no lo miré dos veces.

Pero la semana pasada tuve la suerte de tenerlo en mis manos un par de minutos — y digo literalmente un par de minutos, ya que fue el Kindle de un amigo en un aeropuerto pocos instantes antes del embarque. Cuando entendí finalmente lo que Jeff Bezos había creado, me di cuenta de como el fundador de Amazon quiere cambiar el futuro de los libros.

Aunque todavía le falta trabajo, el ecosistema que ha creado Amazon para leer libros digitales es definitivamente el camino a seguir. A continuación detallo las 3 cosas sorprendentes que a mi parecer convierten al Kindle en el iPod de los libros electrónicos.

  1. Conexión celular: Una de las cosas que no me había dado cuenta, era que cada Kindle vendido traía una conexión a un servicio celular llamado Amazon Whispernet, que utiliza la red de Sprint. Eso significa que en cualquier lugar que tengas señal de Sprint, puedes acceder de manera gratuita a la tienda de Amazon y comprar libros electrónicos (e-books) para Kindle y a cualquier página internet (en un navegador experimental un tanto básico). Obviamente también tiene su lado malo, ya que fuera de Estados Unidos quedas limitado a conectarlo vía USB, ya que no tiene Wi-Fi.
  2. Kindle Store: Una cosa es que venga de fábrica con una conexión celular gratuita, pero la otra es que tenga un tienda bien equipada y fácil de usar para aprovechar esa conexión. Aparte poder comprar libros por precios que van desde US$1.99 hasta US$9.99, puedes suscribirte a periódicos por US$5.99 a US$14.99 mensuales, suscribirte a revistas por US$1.25 hasta US$3.49 por mes e incluso leer blogs por RSS por un valor que va desde US$0.99 hasta US$1.99 — aunque puedes leerlos gratuitamente usando el navegador experimental. Lamentablemente los libros en formato AZW tienen DRM, pero puedes cargarle libremente libros en formato TXT, PRC, o MOBI — estúpidamente no acepta PDF. Lo interesante es que cualquier autor puede subir su libro a la Kindle Store y fijarle un precio que va desde US$0.99 hasta US$200 y llevarse un 35% del precio de lista.
  3. Papel electrónico: Aunque no son los primeros en utilizar una pantalla de papel electrónico, la versión que usa el Kindle es una de las mejores que hemos visto. La pantalla de 6 pulgadas, fabricada por E Ink, tiene una resolución de 600×800, densidad de 167ppi y es capaz de mostrar hasta 4 niveles de grises. Es lenta al refrescarse y no interpreta colores, pero el nivel de contraste y la capacidad de poder verlo perfectamente al Sol, hace que realmente parezca papel… electrónico. El texto se ve mejor que en una impresora de inyección a tinta de principios de los noventa. Dan ganas de ver lo que lograrán en 5 años más, especialmente en su versión flexible. Sin mencionar que mientras presenta una imagen, no gasta nada de energía, cero. Sólo utiliza energía para cambiar la imagen.

Aunque esas son las cosas que el Kindle hace extraordinariamente bien, también es capaz de reproducir audio en formato MP3 e incluso audio libros de Audible. El navegador experimental aunque no representa las páginas web como uno espera y es muy básico, al menos sirve para acceder a la gran mayoría de páginas web — algo especialmente interesante cuando la conexión es gratuita y disponible en casi cualquier lugar al ser celular. Finalmente también tienen un servicio experimental llamado NowNow al cual le puedes hacer preguntas de investigación y te responderán en 10 minutos (por ejemplo, “¿Cómo se llamaba el escudero de Don Quijote?”) — aunque no lo probé.

Para los interesados, el equipo incluye 64MB de RAM, 256MB de almacenaje (180MB disponibles, equivalente aproximadamente a 200 libros electrónicos), una ranura de expansión de memoria SD, conexión mini-USB, conexión celular EVDO, mini-jack para audífonos, parlante incorporado, un teclado completo QWERTY, grandes botones a ambos lados de la pantalla para cambiar de página en ambas direcciones y una especie de “scroll wheel” para navegar y seleccionar. Corre sobre Linux y tiene una minipantalla secundaria para la barra de scroll, que parece estar hecha de mercurio líquido, imposible de explicar en palabras.

El bicho cuesta US$399 y sólo está a la venta en Estados Unidos. Su precio en parte es debido a la subvención para la conexión celular gratuita, que no funciona fuera de EE.UU., lo que hace excesivo su precio para alguien que lo use fuera de ese país. Habiendo dicho todo eso, yo jamás me lo compraría (con suerte leo libros en papel), pero definitivamente podemos ver que este será el camino de los libros — especialmente cuando sea flexible y portátil como un rollo de papel.

Link: Amazon Kindle